Ilustraciones de Marc Taeger
La Alliance Française de Sabadell acoge la exposición “Exilio y Punto”, protagonizada conjuntamente por los ilustradores Marc Taeger y Carole Hénaff. Marc muestra los originales del álbum “Aquiles el puntito” (Kalandraka), mientras que Carole exhibe los de “Poètes en exil” (Mango). Una ocasión excepcional para recrearse con una instalación que desborda elegancia, colorido y sencillez.

————————————————————–

A Alliance Française de Sabadell acolle a exposición “Exilio y Punto”, protagonizada conxuntamente polos ilustradores Marc Taeger e Carole Hénaff. Marc amosa os seus originais do álbum “Aquiles o puntiño” (Kalandraka), mentres que Carole exhibe os de “Poètes en exil” (Mango). Unha ocasión excepcional para recrearse cunha instalación que reborda elegancia, colorido e sinxeleza.


Carles Poy presenta a Marc Taeger como un artista que se rodea de una multitud de imágenes que encuentra, selecciona y acumula espontáneamente. Piensa a través de la emoción y siente a través de la razón: una mística sin fe, al margen de la lógica, una diversidad de lecturas que nos transporta a nuevos lugares, nos aporta nuevas visiones.
Ilustraciones de Marc Taeger
Además del dibujo, Marc Taeger cultiva otras disciplinas artísticas: animaciones como “Noche de terror” (TV), “nFO” (Sal a la sopa), VW New Beetle (TV), libros como “La verdadera historia de Caperucita” y “Aquiles el puntito” (Kalandraka); objetos como “Caganet”, “Plato” (Food Culture Museum Barcelona), “Ferrari 24”, “Desayuno con inmigrantes” (ARCO 2003); ilustraciones para prensa, anuncios y publicidad como “Tiempo de cerezas” (Pizpirigaña 2008), Rayuela (Sevilla 2007) y “Caballo de copas” (150 años del Casino de Llagostera).
Ilustraciones de Marc Taeger
Marc Taeger expuso en el Museo de Arte Contemporánea de Barcelona (MACBA), el Círculo de Bellas Artes de Madrid, el Centro Galego de Arte Contemporáneo (CGAC), la Capilla del Antiguo Hospital de Santa Creu, en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo de San José (Costa Rica). Realizó instalaciones en Shangai y últimamente ha reemplazado los tragos de anís por el vino joven y ligero de Ribeiro, en Galicia, donde vive y trabaja desde hace varios años.
Ilustraciones Marc Taeger
Las ilustraciones de Marc Taeger para el álbum infantil “Aquiles el puntito” son una muestra más de su talento artístico, al crear un personaje que representa a la perfección el papel inquieto de los niños: un personaje en continua transformación y crecimiento a través de los sentidos, con afán de experimentar nuevas vivencias. En cuanto al estilo, trabajó con diferentes clases de papel previamente pintado y después recortado, piezas a las que luego dio forma y con las que creó composiciones mediante la técnica del collage.
Ilustraciones de Marc Taeger

Ilustraciones de Carole Hénaff
Carole Hénaff suele moverse acompañada de una libreta donde refleja el mundo que desfila ante sus ojos. Cuenta Carlos Díaz Cubeiro que en sus trabajos convive una tradición del diseño, que hunde sus raíces en la historia del arte y en las viejas disciplinas, con un concepto contemporáneo de la profesión, fresco y poco amigo de los clichés. Inquieta y viajera, Carole Hénaff evita las carreteras principales; lo suyo es seguir caminos sinuosos e inciertos, no aptos para turistas. Su dominio del oficio hace que el azar y la intuición sean tan buenos compañeros de viaje, como el rigor y el trabajo duro. Sus portadas, ilustraciones, carteles o logotipos son, en el exacto sentido del término, excepcionales.
Ilustraciones de Carole Hénaff
El catálogo de la exposición define su obra como un exquisito punto de encuentro entre forma y concepto; una diáfana encrucijada entre modernidad y tradición. Una obra que nos recuerda que el diseñador gráfico encuentra su plenitud en este diálogo ininterrumpido entre la idea y la forma, entre la intención y la consecución, entre lo nuevo y lo viejo, y que para ello necesita del concurso de todas las habilidades posibles.
Ilustraciones de Carole Hénaff
Para Carole, el dibujo, acompañado de la escritura, no es sólo un instrumento esencial de su trabajo, sino una manera de relacionarse con la realidad. Por este motivo viaja siempre acompañada de sus libretas de viajes y sus lápices y acuarelas. Estas libretas constituyen un fin en si mismas, pero también suponen una buena colección de imágenes a las que poder acudir para un trabajo posterior, ya sea pintura, ilustración o diseño. Un hábito éste -el de llevar un diario gráfico o libro de ruta- absolutamente recomendable y que debiera instaurarse como asignatura obligatoria en todas las escuelas de diseño. Ejercitar la mirada, no sólo entre las cuatro paredes del estudio, sino frente a los estímulos visuales más variados, es una terapia infalible contra el adocenamiento creativo. Si bien Carole no llegó jamás a Tombuctú, fue esta mítica ciudad la que le regaló todas las experiencias acumuladas en el viaje, plasmadas, en parte, en su libreta.
Ilustraciones de Carole Hénaff

———————————————–

Carles Poy presenta a Marc Taeger como un artista que se rodea dunha multitude de imaxes que atopa, selecciona e acumula espontaneamente. Pensa a través da emoción e sinte a través da razón: unha mística sen fe, ao marxe da lóxica, unha diversidade de lecturas que nos transporta a novos lugares, nos aporta novas visións.
Ademais do debuxo, Marc Taeger cultiva outras disciplinas artísticas: animacións como “Noche de terror” (TV), “nFO” (Sal a la sopa), VW New Beetle (TV), libros como “A verdadeira historia de Carapuchiña” e “Aquiles o puntiño” (Kalandraka); obxectos como “Caganet”, “Plato” (Food Culture Museum Barcelona), “Ferrari 24”, “Desayuno con inmigrantes” (ARCO 2003); ilustracións para prensa, anuncios e publicidade como “Tiempo de cerezas” (Pizpirigaña 2008), Rayuela (Sevilla 2007) e “Caballo de copas” (150 años del Casino de Llagostera).
Marc Taeger expuxo no Museo de Arte Contemporánea de Barcelona (MACBA), no Círculo de Belas Artes de Madrid, o Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC), a Capela do Antigo Hospital de Santa Creu, no Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), o Museo de Arte e Deseño Contemporáneo de San José (Costa Rica). Realizou instalacións en Shangai e ultimamente reemplazou os tragos de anís polo viño xoven e lixeiro do Ribeiro, en Galicia, onde vive e traballa dende hai uns anos.
As ilustracións de Marc Taeger para o álbum infantil “Aquiles o puntiño” son unha mostra máis do seu talento artístico, ao crear un personaxe que representa á perfección o papel inquedo dos nenos: un personaxe en continua transformación e crecemento a través dos sentidos, con afán de experimentar novas vivencias. En canto ao estilo, traballou con diferentes clases de papel previamente pintado e despois recortado, pezas ás que logo deu forma e coas que creou composicións mediante a técnica do collage.

Carole Hénaff soe moverse acompañada dunha libreta onde reflicte o mundo que desfila ante os seus ollos. Conta Carlos Díaz que nos seus traballos convive unha tradición do deseño, que afunde as súas raíces na historia da arte e nas vellas disciplinas, cun concepto contemporáneo da profesión, fresco e pouco amigo dos clixés. Inqueda e viaxeira, Carole Hénaff evita as estradas principais; o seu é seguir camiños sinuosos e incertos, non aptos para turistas. O seu dominio do oficio fai que o azar e a intuición sexan tan bos compañeiros de viaxe, coma o rigor e o traballo duro. As súas portadas, ilustracións, carteis ou logotipos son, no exacto sentido do termo, excepcionais.
O catálogo da exposición define a súa obra como un exquisito punto de encontro entre forma e concepto; unha diáfana encrucillada entre modernidade e tradición. Unha obra que nos lembra que o deseñador gráfico atopa a súa plenitude neste diálogo ininterrumpido entre a idea e a forma, entre a intención e a consecución, entre o novo e o vello, e que para iso precisa do concurso de todas as habilidades posibles.
Para Carole, o debuxo, acompañado da escritura, non é só un instrumento esencial do seu traballo, senón unha maneira de relacionarse coa realidade. Por este motivo viaxa sempre acompañada das súas libretas, lápices e acuarelas. Estas libretas constitúen un fin en si mesmas, pero tamén supoñen unha boa colección de imaxes ás que poder acudir para un traballo posterior, xa sexa pintura, ilustración ou deseño. Un hábito este -o de levar un diario gráfico ou libro de ruta- absolutamente recomendable e que debera instaurarse como asignatura obrigatoria nas escolas de deseño. Exercitar a mirada, non só entre as cuatro paredes do estudo, senón fronte aos estímulos visuais máis variados, é unha terapia infalible contra o adocenamiento creativo. Se ben Carole non chegou endexamais a Tombuctú, foi esta mítica cidade a que lle regalou todas as experiencias acumuladas na viaxe, plasmadas, en parte, na súa libreta.


Deja un comentario