Ana Abelenda en la sesión de cuentos "Lunas, versos y sueños"

KALANDRAKA volvió un año más a la Biblioteca de la localidad asturiana de Noreña, donde el equipo de animación a la lectura forjó buenos aliados entre el público infantil y juvenil, comprometidos con la literatura y el álbum ilustrado. En esta ocasión, el motivo de la visita era ofrecerles “Lunas, versos y sueños” y la experiencia no pudo ser más enriquecedora.
————————————————-
KALANDRAKA volveu un ano máis á Biblioteca da localidade asturiana de Noreña, onde o equipo de animación á lectura forxou moi bos aliados entre o público infantil e xuvenil, comprometidos coa literatura e o álbum ilustrado. Nesta ocasión, o motivo da visita era ofrecerlles “Lúas, versos e soños” e a experiencia non puido ser máis enriquecedora.


Adultos y niños asistieron a la sesión de "Lunas, versos y sueños" en la biblioteca de Noreña

Entre el público, caras conocidas de la visita anterior, un año mayores… que no se perdieron el cuento de “¿¿Dónde perdió Luna la risa?“. Una niña intentó convencer a la lechuza de que le dijese a dónde se habían marchado las traviesas carcajadas. A falta de versos, lo intentó con un refrán: “En abril, aguas mil”. Creemos que la lechuza no se dio por aludida.
Tampoco faltó el clásico “¿A qué sabe la luna?” de Michael Grejniec, que encandila a niños y adultos. Y como broche final, uno de los poemas del libro “El secreto del oso hormiguero“; el que más le gusta al buho amante de la poesía.

Cuando llega la noche
y se siente cansada…
la jirafa se acuna,
se inclina,
se mece,
sobre
la
lu
na.

             (Beatriz Osés)

——————————-

Entre o público, caras coñecidas da visita anterior, un ano maiores… que non se perderon o conto de “Onde perdeu Lúa a risa?“. Unha nena intentou convencer ao moucho de que lle dixera a onde marcharan as risotadas xoguetonas. A falta de versos, intentouno cun refrán: “En abril, augas mil”. Cremos que o moucho non se deu por aludido.
Tampouco faltou o clásico “A que sabe a lúa?” de Michael Grejniec, que encandila a cativos e adultos. E como broche final, un dos poemas do libro “El secreto del oso hormiguero“; o que máis lle le gusta ao moucho amante da poesía.

Ana Abelenda, cos nenos e nenas de Noreña, na sesión de contos "Lúas, versos e soños"


Deja un comentario