“…Y el arte, déjenme decirlo, es el apogeo más noble de la mentira. El artista miente, y da a sus mentiras una verosimilitud tan persuasiva como perspicaz. Kipling miente en cada uno de sus relatos, y mienten os ilustradores al ofrecernos la representación espacial de estos relatos”.

TERESA DURÁN, profesora de la Universidad de Barcelona.

Kipling Ilustrado” es la publicación impresa que acompaña una exposición homónima en el Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM). Reúne siete relatos del escritor británico de origen indio Rudyard Kipling (Bombay, 1865-Londres, 1936), ilustrados por otros tantos artistas plásticos contemporáneos: Ajubel, Pablo Amargo, Isidro Ferrer, Pep Montserrat, Pablo Auladell, Paco Giménez y Arnal Ballester.

La obra contiene artículos del director del MuVIM, Javier Varela, de la comisaria de la muestra, Lola Pascual, y de la profesora de Educación Visual y Plástica de la Universidad de Barcelona, Teresa Durán. Los tres reflexionan sobre la gran aportación de Kipling a la Literatura moderna, al cumplirse 75 años de su fallecimiento, y analizan la valiosa relación entre Letras y Arte. Las historias que los ilustradores recrean a base de figuras, formas, colores y texturas son:

-“El gato que siempre andaba solo” (The cat that walked by himself, de ‘Just so stories’, 1902): Ajubel

-“El pequeño elefante” (The elephant’s child): Pablo Amargo

-“Rikki-tikki-tavi” (en ‘The jungle book’, 1894): Isidro Ferrer

-“El hombre que quiso ser rey” (The man who would be king, en ‘The Phantom Rickshaw and other Eerie tales’, 1888): Pep Montserrat

-“Georgie Porgie” (en ‘Life’s handicap’, 1891): Pablo Auladell

-“El regimiento perdido” (The lost Legion): Paco Giménez

-“El cuento más hermoso del mundo” (The finest story in the world, en ‘Many inventions’, 1893): Arnal Ballester

En su semblanza de este prolífico autor, la comisaria de “Kipling Ilustrado” alude a sus cinco novelas, sus cientos de poemas y relatos cortos, ambientados casi todos en la India colonial. Así llegó a ser el primer escritor inglés galardonado, en 1907, con el Premio Nobel de Literatura. Aunque de ideas imperialistas, se caracterizó por ser un personaje crítico y comprometido con su tiempo. A su hondo bagaje literario se unió su afán viajero y su capacidad de observación, que plasmó en “relatos luminosos y fascinantes”.

A los prestigiosos ilustradores que resuelven con éxito el reto de representar gráficamente la obra de Kipling les une un incuestionable talento creativo y les diferencia el estilo artístico con el que cada uno propone -desde el dibujo y la poética de los cuentos- su respectiva aproximación a la figura de este intelectual que predijo los cambios y los conflictos que en las últimas décadas revolucionaron el mundo.

Ajubel (Villa Clara, Cuba, 1956) refleja en sus ilustraciones los miedos y las esperanzas de los protagonistas de las escenas, que miran fijamente al espectador. Su intensa gama de colores -rojos, negros, verdes, azules- sugiere las emociones y vivencias no menos intensas que transmite el relato, acentuando el valor expresivo de las imágenes.

Desde la paradoja visual, Pablo Amargo (Oviedo, 1971) sorprende a los lectores con su divertido e inusual lenguaje estético. Su mirada va más allá de lo aparente, hasta el punto de camuflar sutiles retales de la selva en una representación de muebles de estilo colonial, con absoluta elegancia y economía de medios.

Isidro Ferrer (Madrid, 1963) evoca las primeras vanguardias con dibujos básicos, entre el blanco y negro, y el tono sepia. Figuras rotundas y primitivas, poéticas y simbólicas, que transmiten una carga siniestra de tensión e intriga. Con la técnica del linograbado logra texturas que enriquecen la obra en su conjunto.

Pep Montserrat (Barcelona, 1966) bebe de las fuentes del noveno arte para componer ilustraciones que remiten al origen de la imprenta, a base de estampaciones en relieve. Sus dibujos a dos tintas, con rótulos recortados y superpuestos, muestran la clara influencia del cine y la fotografía en su obra.

La propuesta estética de Pablo Auladell (Alicante, 1972) enlaza lirismo y misterio, con imágenes oníricas envueltas en una atmósfera ambigua e inquietante. Sus paisajes, trabajados desde el gusto por la mancha, ofrecen una mirada bucólica para una trágica historia.

Paco Giménez (Valencia, 1954) traza composiciones medidas y meditadas de líneas limpias y precisas. Dominando la geometría, las escalas y las perspectivas, no prescinde del entramado gráfico del que se vale en el proceso creativo, integrándolo en la imagen y logrando un efecto moderno y dinámico.

Desde el humor y la ironía del texto, Arnal Ballester (Barcelona, 1955) recurre al color -blanco, rojo, negro- como herramienta para identificar anécdotas, espacios geográficos y mentales. Imágenes contundentes y vibrantes, místicas y surrealistas, para un relato amoroso y tan real como la vida misma.

“…No en vano la literatura refleja experiencias y deseos vitales, e indagar en sus secretos es como hacerlo sobre la propia vida”.

LOLA PASCUAL, comisaria de la exposición

———————————————————————-

“…Y el arte, déjenme decirlo, es el apogeo más noble de la mentira. El artista miente, y da a sus mentiras una verosimilitud tan persuasiva como perspicaz. Kipling miente en cada uno de sus relatos, y mienten os ilustradores al ofrecernos la representación espacial de estos relatos”.

TERESA DURÁN, profesora da Universidade de Barcelona.

Kipling Ilustrado” é a publicación impresa que acompaña unha exposición homónima no Museo Valenciano da Ilustración e da Modernidade (MuVIM). Reúne sete relatos do escritor británico de orixe india Rudyard Kipling (Bombai, 1865-Londres, 1936), ilustrados por outros tantos artistas plásticos contemporáneos: Ajubel, Pablo Amargo, Isidro Ferrer, Pep Montserrat, Pablo AuladellPaco Giménez e Arnal Ballester.

A obra contén artigos do director do MuVIM, Javier Varela, da comisaria da mostra, Lola Pascual, e da profesora de Educación Visual e Plástica da Universidade de Barcelona, Teresa Durán. Os tres reflexionan sobre a grande aportación de Kipling á Literatura moderna, ao cumprirse 75 anos do seu pasamento, e analizan a valiosa relación entre Letras e Arte. As historias que os ilustradores recrean a base de figuras, formas, cores e texturas son:

-“El gato que siempre andaba solo” (The cat that walked by himself, de ‘Just so stories’, 1902): Ajubel

-“El pequeño elefante” (The elephant’s child): Pablo Amargo

-“Rikki-tikki-tavi” (en ‘The jungle book’, 1894): Isidro Ferrer

-“El hombre que quiso ser rey” (The man who would be king, en ‘The Phantom Rickshaw and other Eerie tales’, 1888): Pep Montserrat

-“Georgie Porgie” (en ‘Life’s handicap’, 1891): Pablo Auladell

-“El regimiento perdido” (The lost Legion): Paco Giménez

-“El cuento más hermoso del mundo” (The finest story in the world, en ‘Many inventions’, 1893): Arnal Ballester

Na súa semblanza deste prolífico autor, a comisaria de “Kipling Ilustrado” alude ás súas cinco novelas, os seus centos de poemas e relatos curtos, ambientados case todos na India colonial. Así chegou a ser o primeiro escritor inglés galardoado, en 1907, co Premio Nobel de Literatura. Aínda que de ideas imperialistas, caracterizouse por ser un personaxe crítico e comprometido co seu tempo. Á súa fonda bagaxe literaria uniuse o seu afán viaxeiro e a súa capacidade de observación, que plasmou en “relatos luminosos e fascinantes”.

Aos prestixiosos ilustradores que resolven con éxito o reto de representar graficamente a obra de Kipling úneos un incuestionable talento creativo e diferénciaos o estilo artístico co que cada un propón -dende o debuxo e maila poética dos contos- a súa respectiva aproximación á figura deste intelectual que predeciu os cambios e os conflictos que nas últimas décadas revolucionaron o mundo.

Ajubel (Villa Clara, Cuba, 1956) reflicte nas súas ilustracións os medos e as esperanzas dos protagonistas das escenas, que miran fixamente o espectador. A súa intensa gama de colores –negros, vermellos, verdes, azuis- suxire as emocións e vivencias non menos intensas que transmite o relato, acentuando o valor expresivo das imaxes.

Dende o paradoxo visual, Pablo Amargo (Oviedo, 1971) sorprende os lectores coa súa divertida e inusual linguaxe estética. A súa ollada vai máis aló do aparente, ata o punto de camuflar sutís retais da selva nunha representación de mobles de estilo colonial, con absoluta elegancia e economía de medios.

Isidro Ferrer (Madrid, 1963) evoca as primeiras vangardas con debuxos básicos, entre o branco e negro, e o ton sepia. Figuras rotundas e primitivas, poéticas e simbólicas, que transmiten unha carga sinistra de tensión e intriga. Coa técnica do linogravado logra texturas que enriquecen a obra no seu conxunto.

Pep Montserrat (Barcelona, 1966) bebe das fontes da novena arte para compoñer ilustracións que remiten á orixe da imprenta, a base de estampacións en relevo. Os debuxos a dúas tintas, con rótulos recurtados e superpostos, amosan a clara influencia do cine e da fotografía na súa obra.

A proposta estética de Pablo Auladell (Alicante, 1972) enlaza lirismo e misterio, con imaxes oníricas envoltas nunha atmosfera ambigua e inquietante. As súas paisaxes, traballadas dende o gusto pola mancha, ofrecen unha ollada bucólica para unha tráxica historia.

Paco Giménez (Valencia, 1954) traza composicións medidas e meditadas de liñas limpas e precisas. Dominando a xeometría, as escalas e as perspectivas, non prescinde do entramado gráfico do que se vale no proceso creativo, integrándoo na imaxe e logrando un efecto moderno e dinámico.

Dende o humor e a ironía do texto, Arnal Ballester (Barcelona, 1955) recorre ao color -branco, vermello, negro- como ferramenta para identificar anécdotas, espazos xeográficos e mentais. Imaxes contundentes e vibrantes, místicas e surrealistas, para un relato amoroso e tan real coma a vida mesma.

“…No en vano la literatura refleja experiencias y deseos vitales, e indagar en sus secretos es como hacerlo sobre la propia vida”.

LOLA PASCUAL, comisaria da exposición