“Garbancito y otros cuentos” es una exposición para público de todas las edades. La Biblioteca Pública del Estado, en la ciudad de Zamora, acoge hasta el 21 de julio esta muestra de ilustraciones, objetos y libros, por la que ya están pasando -en rondas guiadas- diversos grupos de escolares procedentes de los centros educativos de la zona. Desde su inauguración la están visitando con interés los numerosos usuarios con los que cuentan estas privilegiadas instalaciones.

El público podrá admirar ilustraciones pertenecientes a 10 títulos del catálogo de los Libros para Soñar de KALANDRAKA: “Garbancito” y “La verdadera historia de Caperucita” (Marc Taeger), “No hay escapatoria” y “El pequeño conejo blanco” (Óscar Villán), “Chivos chivones” (Federico Fernández), “Los siete cabritillos” (Ana Míguez y Sofía F. Rodríguez), “El pollito de la avellaneda” y “Los cuatro amigos” (Gabriel Pacheco), “La casita de chocolate” (Pablo Auladell) y “La ratita presumida” (José Antonio López Parreño ‘Rodorín’ y Pablo Mestre). Les une que son cuentos tradicionales o recogidos de las fuentes de la oralidad.

Las obras permiten hacer un recorrido por distintas técnicas artísticas, desde el collage a la fotografía de un montaje escénico, pasando por las figuras modeladas de plastilina, o los acrílicos y la tecnología digital. Con esta amplia variedad de estilos se pretende inculcar sensibilidad artística, para que sea apreciado el talento creativo y el esfuerzo de producción por parte de los ilustradores.

La muestra empieza -y termina- en un rincón de lectura para que tanto niños como adultos puedan contextualizarse a nivel literario y bibliográfico antes de iniciar el recorrido, o bien acudir a los libros después de contemplar las ilustraciones tal y como fueron concebidas por sus creadores. La Biblioteca Pública de Zamora se convierte así en un pequeño museo impregnado de fantasía y colorido.

La exposición se completa con diversos objetos fabricados expresamente para que traspasen el lienzo, la cartulina o el cuadro. Dándole corporeidad a la figura de la casita de chocolate, a la campanilla con la que se representa el personaje de Caperucita, o a los tres chivos chivones que se diferencian por su tamaño, se potencia la implicación de los espectadores en los diversos cuentos. O a la inversa, tal vez sean los cuentos los que irrumpen en el terreno de la realidad.

Para que los más pequeños se ilusionen entre los personajes entrañables de estos relatos imperecederos, y para que los mayores rememoren su niñez, “Garbancito y otros cuentos” despierta emociones y no deja indiferentes a los visitantes.

Deja un comentario