La Corporación Cultural Lo Barnechea ha sido otra de las paradas obligadas de los editores de Kalandraka durante su reciente estancia en Chile. El desarrollo y la difusión de las artes y la cultura son el objetivo de esta entidad sin ánimo de lucro, que apuesta de una manera especial por la promoción del libro y la lectura, principalmente entre el público infantil y juvenil. Los editores de Kalandraka participaron en dos encuentros intensos: en uno de ellos, con mediadores y personal del ámbito educativo, explicaron en qué consiste el proyecto de animación a la lectura de Kalandraka, que abarca acciones a través de los centros escolares, bibliotecas y librerías, y el hogar. Desde los cuentos de tradición oral, hasta los libros para primeros lectores, el intercambio de impresiones fue gratificante y enriquecedor.

Procedente de la isla de Chiloé, al sur del país Chile, un grupo de jóvenes se desplazó al Centro Cultural para asistir a una sesión de cuentos. También se empaparon de palabras los niños y niñas del barrio de Barnechea. Y con ellos, profesoras, bibliotecarias y narradores voluntarios de la Fundación Giracuentos, que visitan a los pacientes pediátricos de los hospitales. Historias como la de “Frederick” y su poética cosecha de rayos de sol, el abanico de colores que rodea al “Cocodrilo” de la colección “De la cuna a la luna“, o la misteriosa transformación de “Un bicho extraño“… Pequeños y mayores disfrutaron de esta sesión de narración oral, en la que la voz y el libro fueron el foco de atención.

Precisamente, la Corporación Cultural Lo Barnechea ha editado una guía de literatura, libros y lecturas para niños y jóvenes de la que forman parte algunos de los títulos incluidos en la sesión de cuentacuentos: “Catalina, el oso y Pedro“, “El pequeño conejo blanco“, “Hilderita y Maximiliano“, “Nadarín” y “Las estaciones” son algunas de las recomendaciones del catálogo de los Libros para Soñar de Kalandraka para lectores a partir de 3 años; “¿Quién ha visto las tijeras?” y “El nacimiento del dragón” (Faktoría K) figuran entre las propuestas desde los 6 años; “Frederick” y “La historia de Erika” configuran la selección a partir de 9 años.

Una veintena de expertos -entre los que se encuentran Carmen Lucía Benavides, Verónica Uribe, María Elena Cruz o Cecilia Henríquez- forman parte del comité de evaluación de Literatura Infantil y Juvenil del Centro Lector de Lo Barnechea, responsable de los contenidos.

“Porque el libro debe movilizar en todo sentido al lector: en su intelecto, en sus emociones, en sus espíritu, en su cuerpo. Debe conmoverlo, debe dejar una huella en él. Y eso se consigue brindando obras de alta calidad literaria y estética. (…) El libro debe sorprender, emocionar, conmover. Evitar ser didáctico y moralista. No olvidar que la buena literatura requiere esfuerzo intelectual, que es perfectamente compatible con el placer de la lectura”. (María del Pilar Echeverría, María José González, Constanza Ried, María Isabel Tenhamm, coordinadoras generales de la Guía).

[“Guía de literatura, libros y lecturas para niños y jóvenes Un libro, una huella“. Corporación Cultural Lo Barnechea, Santiago de Chile. 2012]


Deja un comentario