Poner en circulación relatos que se cuentan de manera oral, sean anónimos o no, fue el objetivo que unió la trayectoria profesional del editor José Manuel Mateo y del ilustrador Andrés Mario Ramírez Cuevas para comenzar a elaborar los libros que forman parte de la colección IdeaZapato, creada en 2010 en el sello editorial ObraNegra. Así surgieron títulos como “La verdadera historia de Juan Soldado, que metió al diablo en un costal”, “Prodigios y maravillas”, y los álbumes de pequeño formato “En este cuento”, “Peces sin pecera” y “El viaje del cordero, la cabra y el perro”, que han tenido una excelente acogida por parte de la crítica, al obtener varios premios en el marco de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil que se realiza en la Ciudad de México.

José Manuel Mateo explicó que está abierta una convocatoria a investigadores, divulgadores y escritores mexicanos para proponer la edición de textos de transmisión oral, a partir de un estudio o de un trabajo de campo previo, cuyo origen que se remonte desde el siglo XVII hasta la actualidad. Por su parte, el diseñador y profesor Andrés Mario Ramírez Cuevas convirtió su primera visita a la FIL de Guadalajara en una ocasión para juntar su talento artístico con su sentido del humor, convirtiendo a los participantes en la presentación en personajes de sus obras gráficas.

De dos creadores mexicanos, a dos chilenas. Del país anfitrión de la FIL, al país invitado. Del álbum ilustrado basado en la tradición impresa marginal y popular, a la poesía intimista y delicada. Del humor a la delicada observación de la naturaleza.

En la presentación de “El baile diminuto“, María José Ferrada hizo una serena reflexión sobre el contraste entre el ritmo apresurado de la vida actual, y la necesidad de detenerse para observar más cuanto nos rodea. La poesía nos proporciona esa pausa que nos permite descubrir lo más pequeño e insignificante que, como los insectos que habitan en el campo, poseen formas y colores fascinantes. Primero fue el grillo, y a este le sucedieron versos sobre otros seres diminutos que, juntos, conforman un poemario delicioso, lleno de musicalidad y sonoridad, con un sutil carácter lúdico. Bichos que al final del libro bailan juntos al ritmo del viento. La ilustradora Sole Poirot volvió a levantar piedrecitas y hojas para redescubrir a los protagonistas de estos versos, darles colorido y aspectos individualizados, dejándose llevar por la libertad creativa que le proporcionaba la poesía.


Deja un comentario