“Una Sala de Lectura es un espacio donde cualquiera, a cualquier hora, puede sentarse con un libro y aventurarse por los universos que encierran las palabras contenidas en las páginas de un libro. En Conaculta buscamos llevar libros a todos los rincones del país. Actualmente a todo lo largo y ancho de la República Mexicana sesionan, de manera activa, más de 4.000 Salas. Las Salas de Lectura son espacios totalmente gratuitos donde todos somos bienvenidos, sin distinciones de ningún tipo. ¡Todos cabemos!”

Uno de los rincones más interesantes de la FIL de Guadalajara es el de las Salas de Lectura, un programa gubernamental del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes de México (Conaculta), que se puso en marcha hace 16 años a través de la Dirección General de Publicaciones, pensando en “acercar los libros a las comunidades y, sobre todo, a aquellos lugares donde el acceso a la cultura escrita es limitado”.

El mediador de la Sala de Lectura es una persona voluntaria que “invita, acompaña, propone, asesora, y está dispuesta a compartir, conversar, responder preguntas, orientar, comentar e incluso debatir con los asistentes” sobre libros y literatura. Cada año, Conaculta le entrega a cada uno un lote inicial de 100 libros para que estén a disposición de los usuarios de la Sala.

“Títulos de gran calidad literaria, que abarcan diversos géneros y muchos temas distintos. Hay algo para cada quien: para los niños, los jóvenes, los adultos y los adultos mayores por iguales”.

Este programa gubernamental se complementa con los denominados Centros de Lectura y Formación Lectora en los que “se amplía la noción de lectura a la escucha de programas de radio o libros grabados en audio, o al disfrute de películas, álbumes fotográficos, conciertos musicales”. Otra modalidad son los Paralibros: estructuras de autobús que se instalan en parques, plazas y otros espacios públicos.

Y para cubrir las necesidades de la población que habita en la frontera entre México y Estados Unidos, existen las Salas de Lectura Móviles o Librobicis. En uno de ellos, expuesto durante esta semana en la FIL de Guadalajara, nos encontramos con “Cerca”, de Natalia Colombo, que con esta obra ganó el I Premio Internacional Compostela de Álbum Ilustrado. Un libro sobre la incomunicación y contra el aislamiento individual, que está sirviendo precisamente para la población lectora estreche sus lazos de amistad a través de toda la geografía mexicana.


Deja un comentario