Los personajes creados por Óscar Villán para «La cebra Camila» y «El pequeño conejo blanco«; los protagonistas de «La verdadera historia de Caperucita» y «Garbancito«, ilustrados por Marc Taeger; y las aventuras de «Renato«, de Manolo Hidalgo, han inspirado el diseño de las prendas de CASA K. El lema «Para vestir de cuento» se ha hecho realidad con pijamas, camisetas y vestidos de algodón 100%, cuya textura, hechura y colorido se ha cuidado hasta el mínimo detalle, incluyendo originales aderezos que sorprenden a los más pequeños.

Hasta el 16 de enero, el ESPACIO KALANDRAKA de Madrid acoge una exposición de ilustraciones originales de esos álbumes con sus publicaciones correspondientes, que se complementan con sus respectivas prendas de ropa.

Precisamente, Manolo Hidalgo visitará el ESPACIO KALANDRAKA este viernes 3 de enero a las 17:30 horas para presentar «Renato». Irá acompañado de sus inseparables lápices y rotuladores para animar a los niños y niñas a comenzar 2014 dibujando, desarrollando su creatividad y alimentando su imaginación con la lectura.


Educar el ojo y endulzar el oído. Con ese lema, acuñado por Antonio Rubio, surgieron hace años sus pictogramas poéticos o poegramas, que Óscar Villán ilustró con imágenes precisas y delicadas pinceladas. Convertida en una referencia a nivel educativo y en un recurso de lectura muy útil en el ámbito del hogar, la colección ‘De la cuna a la luna’ sigue maravillando a los más pequeños y, con ellos, también a los mayores.

Los versos de “Luna”, “Cinco” y “Cocodrilo” sonaron en el Espacio Kalandraka al ritmo de la guitarra de Álvaro Muñoz. Porque estos poegramas están hechos para contar y cantar con melodías sencillas, que se anclan en la memoria e acaban involucrando a toda la familia, recitando al unísono: “Verde, verde, verde… el cocodrilo que muerde…” o “Luna, luna, luna… luna, luna, sol…”.

La profesora de música Verónica López nos mostró un original sistema para contar “Luna”, con cubos luminosos que se combinan con el devenir del texto.

Y a partir de la luna, también recordamos los cantos con los que se mecen los sueños: las nanas y recitados de antaño: “Luna lunera, cascabelera…”; o las fórmulas y adivinanzas de antaño, que han pasado de generación en generación, como se transmite la tradición oral: “Redondita como un queso y nadie puede darle un beso…”

Soplando y soplando, también ayudamos a un intrépido pollito a volar de libro en libro, a pasar de mano en mano.

Desde su apertura, el ESPACIO KALANDRAKA viene recibiendo a autores e ilustradores muy admirados por su trayectoria literaria y artística. Cualquier rincón se ha convertido en un improvisado lugar de lectura. En compañía o en solitario, pequeños y mayores disfrutan de los Libros para Soñar en toda su diversidad: desplegables, cómics, poesía, álbum ilustrado…

Además de visitar el ESPACIO KALANDRAKA, Antonio Rubio y Álvaro Muñoz han participado esta Navidad en el Salón del Libro Infantil y Juvenil de Madrid, con una multitudinaria sesión de cuentos y música.


Fue artífice de exposiciones tan importantes como “Kipling ilustrado”, “Max Panóptica 1973 – 2011” o “Miguel Calatayud. Ilustraciones 1970/2010”, celebradas en el Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM) y que dieron lugar a sus correspondientes publicaciones en formato catálogo, editadas por KALANDRAKA. De su autoría es también el texto de “Kembo. Incidente en la pista del circo Medrano”, que figura en la Lista de Honor IBBY por las ilustraciones de Miguel Calatayud. Ha fallecido Carlos Pérez (Valencia, 1947) y, desde KALANDRAKA, queremos unirnos a las muestras de condolencia por su pérdida.

Licenciado en Filosofía, ha sido un gran experto y promotor del arte gráfico. Había trabajado como director de exposiciones no sólo para el MuVIM, sino también para el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Participó en la realización de guiones para documentales y fue colaborador de prestigiosas revistas especializadas en arte. Escribió artículos para catálogos y publicaciones y formó parte del comité asesor de la Fundación Cañada Blanch y del consejo internacional de la Fundación Vicente Huidobro. En 2012 fue galardonado con la insignia de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de Francia.

D.E.P.

 


“Este hombre nos dejó huérfanos, no solo a los africanos, sino a toda la humanidad”.

El narrador camerunés Boniface Ofogo recordaba con estas palabras a Nelson Mandela en la reciente sesión de cuentos para adultos realizada en el ESPACIO KALANDRAKA. En este sencillo homenaje a Madiba, Boni Ofogo recordaba las enormes dificultades que padecen los habitantes del continente africano y cuánto hizo Mandela por la igualdad, los derechos y las libertades de su pueblo.

La figura de Madiba ha calado tanto en la historia contemporánea, su historia y su labor política y social ha sido de tal trascendencia en todo el mundo, que Boni Ofogo relató una anécdota que le ocurrió con un grupo de niños a los que hablaba sobre Mandela:

Una niña me preguntó: –Y como ha muerto… ¿quién ocupará su lugar? – Yo no entendí la pregunta y contesté: –Ahora hay otro presidente.

–No, no me refiero a eso –me corrigió– ¿quién va a hacer lo que él hacía, por lo que era tan importante?

Esa niña tenía ocho años. Muchos políticos hablan, dicen muchas cosas y hacen otras, pero él fue un hombre que dijo muchas cosas e hizo las cosas que dijo.

Fue un homenaje festivo, una prolongación de los tributos de música y danza que se le dedicaron en su Sudáfrica natal. El ESPACIO KALANDRAKA se llenó también de ritmo con la proyección del video de la actuación de Johnny Clegg, en 1999, interpretando en directo “Asimbonanga”, a la que se sumó el propio Mandela bailando sobre el escenario. Su sonrisa y su carisma parecían estar presentes de nuevo entre el público.

Boni Ofogo comparó a Mandela con el baobab, conocido en África como el “árbol de la palabra” porque en las tardes de calor, la gente busca su sombra y se reúne bajo sus ramas para contar historias.

Una de las múltiples leyendas que existen sobre el baobab cuenta que su corteza se volvió tan sólida y áspera a causa de la codicia de una hiena, que quiso arrebatarle las riquezas que compartía con otros animales a los que ayudaba. El baobab reaccionó bruscamente cerrando su corazón, aunque en África cuentan que este árbol es como los seres humanos: duros por fuera, pero con un corazón bondadoso por dentro, lleno de tesoros.

Un mensaje subyace tras esta sesión especial de cuentacuentos para adultos con Boni Ofogo: las personas mueren, las ideas permanecen y nos corresponde a la generación actual tomar el testigo de quienes nos han precedido, para que cada uno en su vida cotidiana pueda contribuir a la construcción de un mundo mejor.

El eco de los cuentos y las fábulas de Boni Ofogo volvió a resonar en el ESPACIO KALANDRAKA en una nueva sesión para público infantil.

Comenzó el encuentro abriendo su correspondencia y descubriendo que alguien le había enviado un cocodrilo en el interior de un sobre peculiar: “Lágrimas de cocodrilo”, de André François, fue la primera historia de un repertorio de relatos tan asombrosos como el de esta criatura del Nilo, que Boni fue capaz de capturar de nuevo para enviarla, también por carta, a un nuevo destinatario elegido entre los participantes de la sesión. Puede que ahora mismo esté camino de Alicante…

Utilizando un instrumento tradicional africano, Boni Ofogo nos mostró lo difícil y arriesgado que es coger la cabeza de un león con las manos, rodear sus fauces abiertas y coseguir un rugido feroz. Entre el susto de unos y la impresión de otros, Boni Ofogo comenzó la narración de “El león Kandinga”, que se quedó sin amigos porque era egoísta y no compartía nada con los demás.

“Comer hierba, beber agua y dormir mucho” es cuanto deben hacer los animales de la selva para sobrevivir, como la sabia tortuga protagonista de otro de los relatos africanos de Boni.

…Y después de aprender la fórmula tradicional con la que terminan los cuentos, los más pequeños pudieron colorear las siluetas del León Kandinga y de la liebre, a partir de las ilustraciones de Elisa Arguilé.


Beatriz Gimenez de Ory estudiaba Filología Hispánica cuando escuchó por primera vez la palabra “bululú”. Le atrajo su sonoridad y comenzó a profundizar en su origen y significado. La figura del actor ambulante que iba de pueblo en pueblo haciendo representaciones teatrales caló en su imaginario y a partir de ahí comenzó a rondarle la idea de escribir una historia protagonizada por este entrañable personaje.

La autora del poemario “Los versos del libro tonto”, por el que ganó el III Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños, ha visitado el ESPACIO KALANDRAKA para compartir con los lectores las claves de una obra literaria que ha encontrado en las ilustraciones de Mariona Cabassa un excelente complemento artístico.

Conversando con Belén Sáez, Beatriz Giménez de Ory nos hizo partícipes de las sensaciones de la infancia que pudo recuperar escribiendo una obra que necesariamente tenía que estar en verso. Recordando sus lecturas de la niñez, se volcó en la musicalidad y en el ritmo que caracterizan la poesía.

Lo que inicialmente iban a ser las peripecias de una lucha poética entre Bululú y otro rival, derivó en un duelo simbólico entre dos títeres -Manontroppo y Dragonzález- por el amor de Marionetta. “Bululú tiene la cualidad de reunir a toda la gente del pueblo, a quienes presenta sus marionetas: Manontroppo es gentil y amable; Marionetta es dulce y juiciosa; Dragonzález es el malo de esta historia…». Hay que adentrarse en las páginas de este libro para saber cuál de estos protagonistas es el mejor poeta.

Beatriz Giménez de Ory también tuvo palabras de elogio para el trabajo de Mariona Cabassa: sus ilustraciones resultaron ser el reflejo de lo que había imaginado, con títeres dinámicos, que rebosan colorido, hasta el punto de que casi se pueden oír los cascabeles del gorro de Bululú… y cuando Dragonzález escupe fuego, parece que vayan a arder las páginas.

Tratándose de un poemario ambientado en la época juglaresca, no podía faltar la música en la presentación de “Bululú”: la voz magnífica de Carolina Alcaide, la guitarra de José Luis Ariño y Quique Gutiérrez a la flauta.

La propia Beatriz recitó varios fragmentos de su libro, comenzando por el enfrentamiento entre Manontroppo y Dragonzález, con un ovillejo: un tipo de estructura poética cuyo origen se remonta a Cervantes y que ha sido utilizada por otros autores, desde José Zorrilla a Rubén Darío.

Entre poema y poema Beatriz va detallando las partes de su obra: una primera en la que los personajes deben demostrar sus conocimientos musicales creando poemas dedicados a instrumentos antiguos; una segunda prueba para medir su destreza con los versos de amor; y un último desafío de ingenio, con acertijos como “Me ves y no me ves, soy tu alma gemela pero del revés, ¡ojo! Si me rompes, por mil tu reflejo multiplicaré pues soy…».

Así es “Bululú”, una obra que nos acerca a las raíces de la literatura de tradición oral, que recupera para los lectores de hoy el legado del Siglo de Oro y que, como su protagonista, siempre vuelve. Y qué mejor homenaje para recordarle que las marionetas que se obsequiaron al público del ESPACIO KALANDRAKA.


 


O propio libro-cd-dvd se define nas súas páxinas como “un delicado entramado de sentimentos”. Amizade, complicidade, ledicia… todos eles e moitas máis emocións fluíron a flor de pel no gran concerto dos “CoraSons” celebrado na Illa de Arousa, un ano despois da primeira xuntanza do numeroso grupo de artistas que conforman este fermoso proxecto, convertido agora nun libro-cd-dvd que xa navega, dende as rías galegas a todo o mundo: Galicia, Portugal, Brasil, Mozambique, Cabo Verde, unidos por lazos lingüísticos e culturais para achegar esta mensaxe de fraternidade a través do idioma universal da imaxe e da música.

O actor Carlos Blanco foi o mestre de cerimonias dun espectáculo no que una vintena de músicos e intérpretes subiron ao escenario.

…As irmás Ana Senlle, Chus Domínguez e Uxía, que prometen un disco conxunto para datas próximas; Magín Blanco, que contribuíu a enriquecer o disco con temas cargados de ritmo; Xoán Curiel e Najla Shami, que tinxiron de “vermello corazón” a todo o público; Pierre Aderne, que estreou aquí un novo traballo discográfico coa voz de Cristiana Águas como complemento ideal; Tatán Cunha, o titiriteiro-crooner máis carismático da nosa terra; a simpatía contaxiosa de Luanda Cozetti que, por primeira vez en público, cantou acompañándose coa guitarra para presentar unha emotiva composición inspirada no mar da Arousa e nos seus mariñeiros”; a cardióloga Belén Cid, que por esa noite non tivo que atender ningunha urxencia coronaria no “taller de corazóns”; Rui David, que uniu a calidez da súa voz coa de Isabel Leal; e o talento de Adrián Solla nos teclados, a percusión arquitectónica de Bruno Cardoso, o son do Morrazo coa frauta de Budiño, o toque brasilego de Sérgio Tannus na dirección musical, os acordes de Alfredo Teixeira, o latexo intenso do contabaixo de Pablo Vidal, e o redoble maxistral de Quiné Teles, que celebrou por anticipado o seu aniversario cunha nova pandeireta de orixinais ferreñas.

Todos eles comandados por Isaac Palacín e Dani Juncal dende a ‘torre de control’ do Auditorio da Illa.

Foi unha velada especial para os que aínda non se empaparan con esta marea de “CoraSons” e para os reviviron momentos máxicos; como a pequena Clara María, que aínda estaba no berce cando este proxecto abrollou coma un trevo ventureiro na primavera. Será para febreiro cando o público de Vigo e de Compostela teñan a oportunidade de compartir este feixe de afectos.


Coa gran presentación de «Corasons» no Auditorio da Illa de Arousa este fin de semana, unha representación simbólica dos músicos e intérpretes que actuarán no concerto deste domingo ofreceu un pequeno petisco dese espectáculo na FNAC da Coruña.

Xoán Curiel, Isabel Leal, Magín Blanco, Carlos Blanco e Uxía interpretaron varias cancións do disco. Tamén se proxectou un fragmento do documental de Paco Abelleira, que recolle o espírito dun proxecto colectivo que partiu dunha serie de fotos nas que a figura do corazón é o eixe vertebrador de tanto talento reunido ao abeiro dunha lingua común, con artistas de Galicia, Portugal, Brasil, Mozambique, Cabo Verde e Angola.


«É un traballo que parte das fotografías de Isabel Leal e que se completa con cancións inspiradas nesas fotografías, nesa idea do corazón, e un documental fantástico de Paco Abelleira, que retrata ese proceso e faino moi sutilmente».

Uxía

«Tratar de descubrir o que non é obvio e que faltaba por descubrir. É un desafío. É algo simbólico».

Isabel Leal

«Estamos xente do teatro, do teatro de títeres, xente da música que está crecendo con isto, xente nova que está facendo música en Galicia e tendo un certo protagonismo, que van ser quen máis adiante -con esa voz quente que van adquirindo co tempo- sexan os que van representar a cultura galega por aí adiante».

Tatán Cunha

«Kalandraka fai unha edición que sube o nivel do contido, unha edición que valoriza o que nós fixemos».

Paco Abelleira

«Hai cancións espléndidas, non só as clásicas, tamén a marabillosa versión de Luanda do «Desafinado» de Jobim, as composicións de Magín ou Najla feitas para este proxecto. E esa combinación entre cantores profesionais e non profesionais. Pero moi ben gravado, moi ben editado. E a química que existe entre as voces. Eu estou orgullosísimo do resultado do proxecto».

Carlos Blanco

Na presentación de CORASONS, celebrada na Casa das Crechas de Santiago. Con Uxía, Carlos Blanco, Isabel Leal, Paco Abelleira e o director de KALANDRAKA, Xosé Ballesteros.

«Nunca unha operación de varices deu para tanto!»

…O humor de Carlos Blanco…

Quentando as voces para o concerto deste domingo día 15 ás 20:00 horas no Auditorio da Illa de Arousa.

No tempo que eu era só

E não tinha amor nenhum,

Meu coração

Batia mansinho:

Tum tum tum…

A mostra das fotos de CORASONS, realizadas por Isabel Leal, permanecerá na Casa das Crechas de Santiago durante o mes de decembro. Imaxes poéticas que volven a espazo onde se expuxeron por primeira vez hai un ano.