Jurado IX Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños

La bonaerense Natalí Tentori ha sido galardonada con el IX Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños por la obra presentada con el lema “Arroz con leche”. El certamen, convocado por la Concejalía de Educación de Orihuela y el sello Faktoría K de la editorial Kalandraka, tiene una dotación de 5.000 euros y ensalza la figura y el legado literario del poeta oriolano Miguel Hernández.

“Arroz con leche” ofrece “vivencias cercanas y familiares en las que podemos reconocernos y descubrir la dimensión mágica de las cosas cotidianas”, ha destacado el jurado. Escrito en verso libre, destaca la figura de la mujer “como centro de un universo poético que hunde sus raíces en la propia Tierra”.

Ha sido elegido por unanimidad entre 139 trabajos procedentes de diversos países, entre los que figuran España, Argentina, México, Cuba, Chile, Guatemala, Costa Rica, Perú, Estados Unidos y Gran Bretaña. “Cuando las nubes se guardan” ha sido la finalista del certamen. El jurado ha estado formado por la concejala de Educación y Cultura de Orihuela, Begoña Cuartero; el ganador de la VIII edición del certamen, Juan Carlos Martín; la profesora María Luisa Pastor; el poeta Antonio Rubio y el director de Kalandraka, Xosé Ballesteros.

Natalí Tentori (Buenos Aires, 1982) ha formado parte de grupos de investigación y acción poética, poesía escénica y performance como Nancy Doméstica. Es autora del álbum “Una mitología de las flores” y del libro de cuentos “Mil clavados”, además de participar en varias antologías. Ha sido co-fundadora y editora de la Revista Infantil de Juego Poético Cháchara, que obtuvo en 2013 el 1º Premio del Fondo Nacional de las Artes (Argentina). Como escritora, ha ganado el Concurso Internacional de Cuentos Horacio Quiroga 2008 (Uruguay).

Natalí Tentori, autora de "Arroz con leche"

La obra galardonada será publicada en marzo -mes de la poesía- de 2017. “Arroz con leche” se sumará a “El secreto del oso hormiguero”, “Ciudad Laberinto”, “Los versos del libro tonto”, “Palabras para armar tu canto”, “El idioma secreto”, “Gorigori”, “Donde nace la noche” y “Mundinovi”, que son los títulos premiados en anteriores ediciones.

El Premio Internacional Ciudad de Orihuela es uno de los certámenes de creación poética para público infantil más importantes del panorama actual de las letras iberoamericanas: por la proyección de las obras publicadas en las ferias internacionales del libro (Bolonia, Frankfurt, Buenos Aires, México…), por su cuantía económica, por la calidad de las ediciones -que complementan la parte literaria con propuestas estéticas específicamente creadas para esos textos- y por su encuadre en una colección consolidada, variada en cuanto a la amplia franja de lectores a la que se dirige, y con un diseño atractivo.


"Un monstro ven a verme", de Patrick Ness (trad. X.Fraga), Faktoría K.

CHEGA ÁS LIBRARÍAS “UN MONSTRO VÉN A VERME” COINCIDINDO COA ESTREA DO FILME

A novela de Patrick Ness, traducida por Xesús Fraga, incorpórase ao catálogo de Faktoría K

Esta semana chegou ás librarías “Un monstro vén a verme”, a edición en galego da novela na que se inspira a película de Juan Antonio Bayona, que se estrea este venres 7 de outubro. A colección Narrativa K do selo Faktoría K de Libros incorpora esta novela de Patrick Ness, traducida por Xesús Fraga, que foi galardoada cos premios The Red House e National Galaxy, ademais das medallas Carnegie e Greenaway.

A partir dunha idea da escritora norirlandesa Siobhan Dowd, que en 2007 perdeulle a batalla ao cancro, o autor tece unha historia emocionante, divertida e conmovedora; o libro que a ela “lle tería gustado”, explica Ness no limiar, mais sen imitar a súa voz. O resultado é unha narración sinxela pero profunda sobre o amor, a perda e a esperanza.

O seu protagonista é un rapaz agoniado porque a súa nai está gravemente enferma. A aparición dun impoñente monstro que chega para contarlle tres historias, fai que teña que enfrontarse á realidade malia o medo á dureza coa que se lle presenta a vida. “Un monstro vén a verme” impacta e move á reflexión sobre a capacidade de superación das persoas diante dunha situación dolorosa.

Foi a primeira novela xuvenil de Patrick Ness, que xa conseguira o recoñecemento da crítica pola súa triloxía “Chaos walking”. O escritor de orixe estadounidense afincado no Reino Unido, que tamén recibiu os premios Guardian e Booktrust pola súa traxectoria literaria, ten publicado tamén novelas para adultos e relatos curtos.

Xornalista, escritor e tradutor, Xesús Fraga ten traído ao galego a obra de autores como Julian Barnes e Vladimir Nabokov. Precisamente, coa tradución de “Lolita” -publicada por Faktoría K- recibiu o Premio Lois Tobío da Asociación Galega de Editoras; un recoñecemento ao que se suman os premios Rubia-Barcia, Raíña Lupa e Frei Martín Sarmiento, pola súa faceta narrativa.


"Míster Magnolia", de Quentin Blake (Kalandraka).

“A Míster Magnolia le falta una bota.
Tiene 1 trompeta que siempre está rota,
2 primas flautistas que dan bien na nota,
pero… a Míster Magnolia le falta una bota”.

En el Día Internacional de la Traducción, sea el homenaje de KALANDRAKA a quienes hacen posible que podamos leer clásicos como este 《Míster Magnolia》, del gran Quentin Blake, en todas las lenguas posibles, especialmente en las minoritarias. De Miguel Azaola es la traducción en castellano; de Xosé Ballesteros, en galego; Francesc Parcerisas lo ha traducido en català; y Eva Lizasoro, en euskara. ¡Qué fortuna y qué riqueza, esta pluralidad idiomática! Las aventuras de este atípico personaje llegarán la próxima semana a las librerías.

 


 

"Un monstro vén a verme", de Patrick Ness (trad. Xesús Fraga). Faktoría K.

《Non é máis ca un soño》, dixo Conor para si no xardín traseiro, mentres ollaba para o monstro, cuxa silueta se recortaba contra o luar no ceo da noite…

Recén saído do prelo, e a piques de chegar ás librarías a próxima semana, FAKTORÍA K presenta《Un monstro vén a verme》. Xesús Fraga traduciu ao galego esta novela de Patrick Ness, que nestes días é noticia pola estrea, o vindeiro 7 de outubro, da versión cinematográfica dirixida por J.A. Bayona. Que mellor ocasión para anunciars este lanzamento editorial, co gallo do Día Internacional da Tradución. Parabéns a todos os tradutores e tradutoras.

 

 


"Diario de Crosses Green", presentación en Noia.

A Casa da Cultura Antón Avilés de Taramancos, en Noia, acolleu a presentación do “Diario de Crosses Green”, do escritor Martín Veiga. Volta o autor á súa terra natal procedente de Cork, a cidade irlandesa onde reside e traballa como profesor universitario. En Cork empezaron a agromar estes versos; de hai xa 15 anos son as primeiras composicións. Porque a obra poética de Martín Veiga constrúese lentamente, dende o sosego, a observación e a reflexión de vagar, en conexión sensorial e espiritual coa natureza.

“Unha garza fita as augas pousada nas ponlas

do salgueiro, estantía coma un penedo branco”

Garzas, lavandeiras, merlos… a presenza das aves é constante no “Diario de Crosses Green”, tal e como destacou a poeta e xornalista Ana Romaní, directora do programa Diario Cultural da Radio Galega. Definiuno como unha “cartografía emocional que nos convoca, un mapa dos lugares da emoción”. Citando a profesora e crítica literaria Chus Nogueira, trataríase dunha “poética do territorio”, unha poética “sobre a literatura e sobre o poema”.

"Diario de Crosses Green", presentación en Noia: Ana Romaní

Martín Veiga fainos partícipes do seu “diálogo literario” con Avilés de Taramancos, Cunqueiro, Novoneyra, Manuel Antonio, María Mariño e outras voces literarias que evoca nestes versos; os lectores asistimos ás súas reflexións sobre a literatura e a poesía.

“Poesía nun sentido moi profundo” é o que, segundo o profesor e escritor David Pérez, practica Martín Veiga, que entende a poesía como “algo profundamente vital, unha actitude ante a vida”. Os seus poemas son comparables con “haikus sen a forma do haiku” pola súa capacidade para “deter o tempo”.

"Diario de Crosses Green", presentación en Noia: David Pérez.

"Diario de Crosses Green", presentación en Noia.

A presentación completouse cun recital do autor, que acompañou a lectura dos seus poemas cunha proxección de fotografías históricas de Cork, pertencentes á colección de Michael O’Leary e ao Cork Camera Club.

"Diario de Crosses Green", presentación en Noia.

Esta obra de Martín Veiga súmase ao ronsel literario da colección Tambo, que dirixe o escritor Luís Rei Núñez e da que forman parte “Os ángulos da brasa” (Premio Ánxel Casal de Poesía 2012, Premio da Crítica Española 2012, Premio de Poesía da Asociación de Escritores en Lingua Galega 2012 e Premio Nacional de Poesía 2013), “Onde nunca e mañá” e “Rigorosamente humano”, os tres de Manuel Álvarez Torneiro; “Alén da fronteira” (Premio Lois Tobío de Tradución 2012), que recompila a obra de sete poetas vascos; “Tríptico”, de Antoni Marí; “Espiral de sombras”, de Xavier Seoane; “Estrela do norte”, de Luís Rei Núñez; e “Tempo de exilio”, de Joseba Sarrionandia (Premio Etxepare 2015 de Tradución).

"Diario de Crosses Green", presentación en Noia.

“Diario de Crosses Green” tamén se presentará este martes 12 de xullo, ás 20:00 horas, na libraría Couceiro de Santiago, coa participación de Chus Nogueira.

"Diario de Crosses Green", presentación en Noia.

Presentación de "Diario de Crosses Green" na Libraría Couceiro de Santiago.


Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi" (Faktoría K).

“Los títeres ejercen una magia especial sobre la infancia”

 

Con el Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños, Juan Carlos Martín Ramos (Belmez, 1959) suma su tercera distinción como escritor, tras el Lazarillo y el Leer es Vivir. Aunque trabaja como técnico de Cultura en el Ayuntamiento de Fuenlabrada, su relación con los cuentos y la oralidad es consecuencia de toda una vida vinculada a los títeres, la creación de personajes, escenarios y tramas. El salto a la escritura ha sido acaso una evolución natural en su trayectoria personal y profesional. “Mundinovi”, que llegará a las librerías a finales de marzo, es una vuelta a las raíces de su infancia, el eco impreso de una memoria que jugaba con marionetas antes que con balones, el sonoro aliento de los aplausos que llegaban desde el otro lado del teatrillo que Titiritaina instalaba en parques y plazas.

– KALANDRAKA: ¿Qué es Mundinovi?

– JUAN CARLOS MARTÍN RAMOS: Es un homenaje personal al mundo de los títeres. Tiene que ver con que he sido titiritero y, junto con mi mujer, Lurdes López, formábamos la compañía Titiritaina. Además, mi abuela Consolación, a la que llamaba Mamá Son, construía títeres. Por eso para mí los títeres eran compañeros de juegos. Aunque las marionetas han aparecido en otros libros, o en algún poema de esa temática, tenía un deseo especial de hacerle un pequeño homenaje personal a ese mundo tan cercano para mí. El libro está dividido en tres partes: una primera titulada “Diario de un títere”, en la que un títere de guiñol habla de sus vivencias dentro de un teatrillo; una segunda, de homenaje a algunos personajes tradicionales, como el caso de Maese Trotamundo, que es un personaje de Javier Villafañe, un titiritero argentino que yo admiro muchísimo y del que lamento que no haya posibilidad de encontrar ninguna obra suya en España. Por eso este capítulo también es un homenaje personal a Javier Villafañe. Y la tercera parte son pequeñas escenas escritas en verso con la idea de sacar los títeres a escena. Quería que este poemario permitiera un acercamiento al mundo de los títeres, jugar y representar con esos personajes.

«Quería que este poemario permitiera un acercamiento al mundo de los títeres, jugar y representar con esos personajes»

-Sobre el planteamiento literario, ¿qué importancia tiene la elección del tipo de rima y la estructura de los versos?

-Son versos rimados y, fundamentalmente, octosílabos. Tengo otros libros construidos con verso libre pero, en “Mundinovi”, tenía más sentido optar por esta estructura con la que yo quería recoger la tradición de los títeres; de ahí la decisión de darle un formato más tradicional al poemario. Me facilitaba contar ciertos aspectos e historias de los personajes.

-¿Quién guía al público en su lectura a través de los poemas de “Mundinovi”?

-En la primera parte es el propio títere el que habla de sí mismo. En el siguiente capítulo dedicado a los retratos de los personajes, es una tercera persona quien guía al público; alguien que ama profundamente los títeres: el mismo autor… o incluso el lector. Las escenas finales son diálogos y un monólogo donde son los propios personajes los que comunican y se hacen oír.

-¿Hasta qué punto la dedicación de la abuela Mamá Son a los títeres marcó no solo los juegos de tu infancia, sino además tu primera profesión y, por extensión, tu trayectoria literaria?

-Mi abuela era muy mayor cuando yo era pequeño. Ella era de una aldea de Cuenca, que era una pedanía de Fuente Obejuna, en Córdoba, y regentaban el casino del pueblo. El casino tenía un teatro que fue destruido por un bombardeo en la Guerra Civil. Aún estando en una pedanía de Fuente Obejuna, era un teatro por el que pasaban las mejores compañías de zarzuela; al menos las que iban de gira por Andalucía. Mi abuela tocaba la guitarra, el piano, el acordeón… En ese casino pasaban muchas cosas que yo nunca llegué a ver. A mi abuela, además, le gustaba mucho coser y, fundamentalmente, hacía títeres. Luego me los entregaba a mí para que yo hiciera mis propias funciones para mis amigos, en mi teatrillo. Yo debía tener en casa más de cien títeres de guiñol. Mamá Son fue una pionera del reciclaje porque los hacía de tela, pero utilizaba también muelles, botones, trozos de cartón y de plástico… Siempre armaba los muñecos con una base de tela, y hacía un tipo de títere tradicional de una zona de Andalucía: los títeres de guiñol, con piernas. Existen diferentes tipos de guiñol, pero en Andalucía, concretamente, hay una tradición de títeres de guante en los que se mete la mano por la espalda, pero por delante les cuelgan los pies. Eso que yo entonces desconocía, con el paso del tiempo descubrí que respondía a una tradición andaluza.

«Mamá Son fue una pionera del reciclaje porque los hacía de tela, pero utilizaba también muelles, botones, trozos de cartón y de plástico»

-Además de la experiencia personal como titiritero, ¿el bagage sobre el que sustenta “Mundinovi” respondería también a un proceso de investigación paralelo?

-Más que investigar, leí. Y además de la experiencia propia, como titiritero siempre me interesó la tradición. Las tradiciones siempre son importantes, aunque sea para romperlas. En el mundo de los títeres, la tradición es un hilo argumental que siempre debe formar parte del contenido de las obras, de la manera de construir los títeres… A parte de que yo los utilizaba para hacer representaciones, yo jugaba con ellos desde muy pequeño y para mí siempre han sido elementos muy familiares. Ya no solo los mismos títeres, sino el hecho de que mi abuela utilizara diferentes materiales para hacer marionetas, de alguna forma me influyó porque, desde que yo era un niño, siempre construí mis pequeños juguetes; es algo que tiene que ver con mi parte creativa. Por eso este libro quiero dedicárselo a mi mujer, Lurdes, como compañera de Titiritaina, y a la vez tener un recuerdo especial hacia mi abuela.

«En el mundo de los títeres, la tradición es un hilo argumental que siempre debe formar parte del contenido de las obras, de la manera de construir los títeres»

-De alguna manera, ¿“Mundinovi” podría tener cierto enfoque reivindicativo por la vigencia de los títeres frente a la implantación de las nuevas tecnologías en tanto podrían amenazar la supervivencia de este género?

-Es curioso, pasa igual con la poesía: se suele decir que no interesa a los niños, como si fuese una manera de correr un tupido velo. Pero la realidad lo desmiente, en la medida en que se sabe cómo es posible acercar la poesía a los niños. Con los títeres pasa esto mismo. Podría pensarse que ahora, con los nuevos medios audiovisuales, nos hemos acostumbrado a ver televisión, cine y animaciones impresionantes. Con este panorama, puede parecer que los títeres no tienen ningún valor ni capacidad de comunicarse con la sensibilidad de infantil. Sin embargo, basta con ver un espectáculo de títeres en un parque -no tiene por qué ser necesariamente en un teatro- y comprobaremos que los títeres ejercen una magia especial sobre la infancia. Yo también lo he comprobado cuando era titiritero, porque ya hace 30 años que no ejerzo como tal, aunque en el fondo nunca se deja de ser titiritero… Cuando nos han invitado a visitar algún colegio o instituto para dar una charla, en nuestra intervención siempre hemos incluido alguna pequeña representación de títeres para hacer la demostración a los chavales. Y es impresionante ver en un muchacho adolescente -al que posiblemente no le guste mucho estudiar o que incluso su comportamiento en clase no siempre sea el más adecuado- la capacidad que tiene el títere -un simple muñeco haciendo algo muy simple- para hechizar y captar su atención. De alguna forma, el títere se comunica. Porque además el títere puede decir las mismas cosas que una persona pero, si las dice un títere, adquiere una dimensión diferente, e incluso la intención es distinta. Un títere puede decir cosas que una persona sería incapaz de decir en público. Eso me pasaba cuando era titiritero: como era el títere el que hablaba por mí, yo dejaba que dijera cosas y allá él, porque yo era solo un instrumento. Esto forma parte de la Historia: en el Siglo de Oro, cuando durante la Cuaresma se prohibía el teatro, este espectáculo era sustituido por representaciones de títeres. Los títeres siempre han podido decir cosas que, en boca de una persona, hubieran sido causa de encarcelamiento, o casi de ejecución. A pesar de todo, es cierto que a los títeres se les da poco espacio para que puedan salir a la luz, visibilizarse. Pero aún en los tiempos que vivimos, las marionetas siguen ejerciendo esa capacidad de fascinar y hechizar al niño de hoy, y al adulto de hoy. También lo comprobábamos cuando éramos titiriteros. Siempre que se actuaba en un parque o en una plaza, el público se organiza por sí mismo: los más pequeños se sentaban delante, luego los hermanos mayores se sentaban detrás, y los padres después, esperando a que acabase la función. Finalmente, sea cual sea tu edad, el títere es capaz de transmitirte algo que está por encima de los años que tengas. Pero más aún en los niños, sigue ejerciendo una capacidad de fascinación muy especial; y posiblemente ahora incluso más que en otros tiempos porque, actualmente, a la capacidad de fascinación se le añade la capacidad de sorpresa. Están tan acostumbrados a ver cosas maravillosas, que tanto se parecen a la realidad, que ser conscientes de tener enfrente algo que, de alguna forma, les resulta extraño, acaba potenciando esa posibilidad de comunicarse.

«El títere puede decir las mismas cosas que una persona pero, si las dice un títere, adquiere una dimensión diferente, e incluso la intención es distinta»

-Barriga Verde y Bululú en Galicia, la Tía Norica en Cádiz, el personaje de Perico en Catalunya, los vascos Zaldico, Ziripot y Miel-Otxin… ¿”Mundinovi” actualiza en cierto modo la temática titiritera?

-Hago alguna referencia en el libro: hay personajes como el Don Cristóbal español, Pulcinella en Francia… en el fondo, son el mismo. Se trata de personajes que han ido evolucionando por diferentes países; en parte porque los titiriteros viajaban. De hecho, el título del poemario es el nombre que se le daba a una caja, un pequeño retablo, en el que durante el siglo XVI se representaban escenas del Nuevo Mundo, de ahí “Mundinovi”. Normalmente eran titiriteros de origen italiano, y los españoles intentaban imitarles o italianizaban su manera de expresarse: Mundinovi, mundinovi, / lleguen, señoras, / lleguen, señoris, / verán cosis novis, / galanes, coriosis / e maravillosis…”. Esas referencias que cuento no son imprescindibles para leer el libro pero, en la medida en que quería hacer un pequeño homenaje a los títeres, suponían una oportunidad para intentar despertar en el público la curiosidad por su origen y su historia. No quería hacer un catálogo porque hay varios tipos de marionetas, muchos personajes y distintas técnicas para el manejo de títeres, pero he partido de lo que tiene más que ver conmigo: los títeres de guante, que son lo que tengo más cercano.

«Es impresionante ver en un muchacho adolescente la capacidad que tiene el títere -un simple muñeco haciendo algo muy simple- para hechizar y captar su atención»

"Mundinovi", de Juan Carlos Martín Ramos, ilustrado por Federico Delicado (Faktoría K).


Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Tras la entrega del VIII Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños, llegaba el momento del encuentro del autor de “Mundinovi” con el alumnado oriolano. Las aulas, en esta ocasión, no solo recibían a un escritor, sino a dos titiriteros que -maleta en ristre- llevaron su teatrillo, sus marionetas, su música y sus canciones a los escolares del Colegio Andrés Manjón, del Colegio Jesús María San Agustín y del CEIP Virgen de los Desamparados.

COLEGIO ANDRÉS MANJÓN

http://bit.ly/21FIfmv

Fue en el Colegio Andrés Manjón donde Juan Carlos Martín recibió la primera sorpresa de una jornada llena de emociones: al comenzar a recitar uno de los poemas de “Mundinovi”, las voces de los niños y niñas se sumaron al unísono a la del poeta, espontáneamente. De su memoria fueron brotando los versos que habían aprendido mucho antes, incluso, de que el libro fuese libro…

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

http://bit.ly/21FIfmv

http://bit.ly/21FIfmv

Se abre la maleta mágica de Titiritaina. Juan Carlos Martín y Lourdes López sacan de su interior sacan los sencillos materiales con los que convertirán su modesto portaequipaje en un telón detrás del cual comenzarán a aparecer entrañables personajes: el músico que pregona el espectáculo, el viejo rey que quería ser más joven, el bufón que no tenía quien le animase, o la bruja que no era tan malvada…

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

“Mundinovi, mundinovi,

lleguen, señoras, lleguen, señoris,

verán cosis novis,

galanes, coriosis

e maravillosis…”

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

La sorprendente maleta de Titiritaina también guarda un personaje muy familiar para los escolares. Juan Carlos Martín ha convertido al poeta Miguel Hernández en un delicado títere de cartón, audaz trapecista capaz de cruzar la clase sobre un monociclo portador de “vientos del pueblo”, llevando consigo un mensaje que deposita en uno de los alumnos para que lo comparta con sus compañeros y compañeras…

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

100_4722

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Las manos de Lurdes López hacen volar a estas criaturas de trapo; a través de su voz se comunican con el público, expectante ante unas historias asombrosas, tocadas por la sonoridad de la rima. Cuando no es ella quien se transforma en la increíble mujer barbuda que por nada del mundo quiere renunciar a cada uno de los pelos que pueblan su rostro…

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

COLEGIO JESÚS MARÍA SAN AGUSTÍN

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Los versos flotaban en el aire nada más traspasar las puertas del colegio Jesús María San Agustín, donde hasta los peldaños de las escaleras anunciaban la celebración del Día de la Poesía…

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Muchas preguntas para Juan Carlos Martín sobre su trayectoria como titiritero, que precedió a su actual faceta literaria. Mucha curiosidad sobre el proceso de elaboración de los títeres, hechos hace más de 30 años pero, que pese a las “arrugas”, están en plena forma para seguir entusiasmando a pequeños y mayores.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

“—¡Ay, qué triste estoy, Bufón!

Cuéntame cualquier historia

divertida. ¡Hazme reír!

—Ahora mismo, majestad.

(Al público.) Pero a mí,

a mí, ¿quién me hará reír?”

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

CEIP VIRGEN DE LOS DESAMPARADOS

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

El colegio rural Virgen de los Desamparados fue la última parada en el pequeño recorrido por los centros escolares de Orihuela. Los acordes de la guitarra, las melodías y las peripecias de los títeres fueron más allá del espacio que ocupan los libros y las pizarras para inundar las huertas que rodean este centro educativo…

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

La amistosa discusión entre el viejo rey y el bufón, el Miguel Hernández mensajero, la reivindicativa mujer barbuda y la pacífica bruja recogieron el caluroso aplauso de los estudiantes y el profesorado. Pero la cosecha de experiencias fue más allá con el obsequio, por parte de un grupo de alumnas, de la representación de uno de los poemas de “Mundinovi”. Los versos de Juan Carlos Martín han echado raíces en Orihuela…

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

Juan Carlos Martín y Lurdes López con escolares de Orihuela.

“¡Mundinovi, mundinovi!

¡Un mundo que es menos

y, a la vez, es más!”

 


Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Anticipándose al Día de la Poesía, la Concejalía de Educación de Orihuela celebraba el pasado 17 de marzo el acto de entrega del VIII Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños al escritor Juan Carlos Martín Ramos, autor de “Mundinovi”. El libro, recién salido de imprenta y a punto de llegar a librerías y bibliotecas, ha tomado forma y color gracias a las ilustraciones de Federico Delicado.

Con este acto institucional realizado en el Auditorio La Lonja y con la presentación de la obra galardonada, la Concejalía de Educación de Orihuela y Kalandraka -a través de su sello Faktoría K- abren el plazo para el envío de trabajos a la nueva convocatoria del certamen, que ya suma nueve ediciones.

BASES del IX PREMIO INTERNACIONAL CIUDAD DE ORIHUELA DE POESÍA PARA NIÑOS

 

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

“Mundinovi” es un homenaje al mundo de los títeres por parte de un autor que ha nacido entre ellos, que ha jugado con marionetas y que además ha sido titiritero. En su intervención, tras recibir el VIII Premio Internacional Ciudad de Orihuela, Juan Carlos Martín Ramos explicaba por qué el poemario está dedicado a su abuela y a su compañera Lurdes López: la primera elaboraba artesanalmente títeres de guante con los que el autor, siendo pequeño, ya creaba sus propias funciones; con la segunda fundó la compañía “Titiritaina”.

Además, Mundinovi”-cuyo título procede de un pequeño retablo que en el siglo XVI servía para representar escenas del Nuevo Mundo- es un tributo al legado del marionetista argentino Javier Villafañe, artífice de personajes como Maese Trotamundos, que protagoniza uno de los poemas del libro.

Don Cristóbal, Chacolí, la Tía Norica o la Bruja son otras criaturas de trapo recuperadas de la tradición escénica a las que Juan Carlos Martín Ramos ha dotado de dimensión lírica en esta obra, que se divide en tres partes: “Diario de un títere”, con experiencias contadas en primera persona por los personajes de guiñol; “Títeres con cabeza” reúne varias figuras populares de los teatrillos de siempre; y “Títeres a escena” son seis pequeñas obras en verso para que los lectores puedan jugar con sus propios muñecos.

Precisamente, Juan Carlos Martín hizo salir al escenario a un viejo y simpático Bufón; pieza representativa del valioso patrimonio de “Titiritaina”, para agradecer el Premio Ciudad de Orihuela, elogiar la figura y el legado del poeta oriolano Miguel Hernández, y contagiar al público del espíritu cómico, libre y transgresor de las marionetas.

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

INTERVENCIÓN DE JUAN CARLOS MARTÍN RAMOS

Es la primera vez que vengo a Orihuela, y no lo entiendo. Orihuela viene en el mapa de mi memoria desde mi más fogosa adolescencia, desde uno de los días más importantes de mi vida, el día en que fui a comprar mi primer libro de poesía con las monedas, unas curiosas monedas llamadas pesetas, que fui guardando en un cajón durante varias semanas. 

Era un libro de pastas humildes, pero de alas poderosas. Era y es un libro, porque aún lo conservo, en el que algunas palabras y algunos versos habían sido sustituidos por unos misteriosos puntos suspensivos. 

A pesar de todo, la fuerza de aquellos poemas amordazados, heridos, mutilados, eran capaces de sostenerse en pie, de caminar con paso firme sobre las páginas del libro. Aquellos poemas eran capaces de atenazar mi corazón, de volar libres dentro de mi cabeza. Eran capaces de hacer visible lo invisible, de nombrar lo innombrable, de llenar el vacío, de ponerle música al silencio, de darle cuerpo a la ausencia.           

Estoy hablando de hace mucho tiempo, de hace mucho más de mucho tiempo, y estoy hablando de tal vez la primera antología que se publicó en España de un poeta del que hasta entonces sólo conocía algún poema en la voz de mi profesor de poesía más querido, Paco Ibáñez. 

Estoy hablando de un libro en cuya portada estaba y sigue estando escrito: “Miguel Hernández. Poemas”. 

Desde aquel día ya lejano, Miguel Hernández forma parte de mi vida. Y, por tanto, también Orihuela, el simbólico universo de la infancia y la primera juventud de Miguel Hernández convertido en íntimo y apasionado escenario de su poesía. 

Aquel libro fue decisivo para que madurase, con la profundidad y la fortaleza de un fruto prohibido, mi sensibilidad y mi idea del mundo. Y debo decir que, contrariando la intención de quien allí los puso, aquellos puntos suspensivos también me ayudaron a entender el verdadero valor de la poesía. 

Así que tengo muy claro que lo primero que debo hacer aquí esta tarde es expresar mi profundo agradecimiento a quienes han hecho posible que hoy, por fin, esté en Orihuela. 

A su alcalde, Emilio Bascuñana, como principal anfitrión. A Begoña Cuartero, concejala de Educación y Cultura, que tuvo a bien llamarme por teléfono para felicitarme por mi cumpleaños y ya, de paso, comunicarme la concesión del premio. Y al resto del jurado, a las profesoras y escritoras Antonia Rodenas y Fuensanta Estremera, al poeta Antonio Rubio y al director de Kalandraka, Xosé Ballesteros. 

También quiero expresar mi agradecimiento a quienes, además de todos los anteriores, le han concedido a “Mundinovi” el deseo de convertirse en un libro con vida propia. Este agradecimiento, por tanto, lleva escritos los nombres de Manuela, Paz, Silvia y de todo el equipo de la editorial  Kalandraka, que una mañana de noviembre, en su sede de Pontevedra, me enseñaron cómo entraba el sol por las ventanas en horas de oficina. 

Por supuesto, también quiero dar las gracias a quienes con su trabajo, su compromiso, su entusiasmo y su generosidad están contribuyendo a que, cuando vuelva a mi casa, pueda recordar mi estancia en Orihuela como un hermoso cuento lleno de sorpresas y con final feliz. Me refiero al equipo de la Concejalía de Educación de Orihuela: a Fuensanta, a Esther, a Mª Jesús, a Carmen, a Marina y a Manuel. 

Es imprescindible añadir aquí mi más profundo agradecimiento a los profesores y alumnos de los centros educativos de Orihuela que, según me han contado, han estado preparando con mucha ilusión la lectura de poemas que tendremos oportunidad de disfrutar dentro de unos momentos. Me va a ser muy difícil mantener el tipo con tanta emoción. 

Y no me olvido de vosotros, todos los que estáis aquí haciéndonos compañía en este acto. También vosotros sois protagonistas de este hermoso cuento, de la misma forma que es parte fundamental de su argumento todo lo que nos ha sucedido hasta ahora y todo lo que aún falta por sucedernos a lo largo de esta tarde. 

*

Finalizado el capítulo de agradecimientos, sin duda el más importante, creo que ha llegado el momento de contaros algo sobre “Mundinovi (El gran teatrillo del mundo)”, un libro de poesía que habla del minúsculo y a la vez inmenso, inabarcable mundo de los títeres. 

Para empezar, quiero haceros una confesión. Escribir un libro sobre títeres es una deuda que tenía conmigo mismo o, para ser más exactos, es una deuda que tenía con mi abuela. Porque mi abuela, y no quiero que parezca que lo digo por presumir, era titiritera. 

Gracias a ella, pasé gran parte de mi infancia dentro de un teatrillo de títeres. Allí crecí poniéndome de puntillas y cambié de voz muchas veces antes de cambiar los dientes. 

Pero el tiempo, como es su costumbre, pasó muy deprisa y, de pronto, ya no tuve que ponerme de puntillas dentro del teatrillo. De pronto, di el estirón y me descubrí muy lejos de las faldas de mi abuela, formando parte de mi propia compañía, “Titiritaina”, junto a mi compañera Lurdes López, con un títere en cada mano y levantando la voz ante un público desconocido que, al final del espectáculo, nos premiaba con el calor de su aplauso. 

Hace ya bastantes años que no abro la cortinilla de mi teatro de títeres. Ahora abro las páginas de un pequeño cuaderno donde sólo hay sitio para escribir poesía con la intención de que mis versos  lleguen algún día, si es posible en forma de libro, a manos de los lectores más jóvenes. 

Pero, en el fondo, sigo haciendo lo mismo. La palabra, hablada o escrita, es un instrumento para tocar la música de los sentimientos y de las ideas. Y la poesía, como el teatro, es una forma de mirar el mundo y de buscar el verdadero sentido de todas las cosas. 

¡Ay, la poesía! ¡La poesía! ¿De qué estamos hablando? ¿Qué es la poesía? ¿Para qué sirve la poesía? ¿Es importante la poesía en la infancia y en la adolescencia? ¿Es importante, en general, que leamos poesía? 

¡Demasiadas preguntas! ¿Y para qué? 

Al fin y al cabo, para quien no tiene la menor curiosidad por saber lo que pasa dentro de sí mismo, la poesía es inútil.

Para quien no quiere construir su propia mirada sobre el mundo, la poesía es innecesaria.

Para quien no tiene la menor intención de salir al encuentro de la mirada de los demás, la poesía es una pérdida de tiempo.

Para quien no siente curiosidad por saber qué sucede al otro lado del horizonte, o en la cara oculta de la luna, o al final de un callejón sin salida,  la poesía no tiene sentido.

Para quien no quiere jugar con las palabras ni sumergirse en el mar de sus múltiples significados, para quien no tiene ningún interés por descubrir el placer de leer poesía, la poesía no sirve para nada. 

Además, ¿para qué tantas preguntas sobre la poesía si la poesía las contesta por sí sola? 

Muchas veces me he perdido por el mar / como me pierdo en el corazón de algunos niños. [¿Es necesario explicar esto?] 

Cuando el mozo se hizo viejo / pensaba: Todo es soñar. / El caballito soñado / y el caballo de verdad. [¿Hay que añadir algún comentario?] 

Llegó con tres heridas: / la del amor, / la de la muerte, / la de la vida. [¿Le faltan a estos versos alguna coma?] 

Así es. La poesía habla por sí sola. Y debe hablar con voz propia. Por eso es tan importante que quienes escribimos poesía para niños y adolescentes afilemos bien nuestros lápices y seamos muy exigentes con nosotros mismos. 

Preservar la calidad literaria de lo que se lee en la infancia y en la adolescencia es el camino más corto para que la literatura lleve a la literatura, para que un libro lleve a otro libro, para que un joven lector de poesía siga teniendo a lo largo de su vida, como equipaje de mano, la fiel compañía de un libro de versos, la emoción y el placer de su lectura. 

*

Escribir y leer poesía es además una gran aventura en la que con demasiada frecuencia nos embarcamos solos. Por eso,  para mí es un gran privilegio ser, de momento, el último de una fila formada por autores a los que leo y admiro, y con quienes, a juzgar por su obra, comparto no sólo el hecho de escribir poesía sino sobre todo la convicción de que la literatura infantil y juvenil, en sus diferentes géneros y formas de expresión, debe ser, en primer lugar, buena literatura. 

A todos ellos quiero mandarles un abrazo desde esta silla que han ocupado antes que yo y, de todos ellos, quiero desde aquí invitaros a leer sus libros, si no lo habéis hecho ya. 

*

En capítulo aparte quiero hablar de Federico Delicado, el ilustrador del libro. 

Él es quien ha levantado el telón de la luz y el color para que las páginas de “Mundinovi” cuenten mucho más de lo que dicen, para que sus versos tengan con el lector mucho más que palabras. 

El gran teatrillo del mundo en las manos de Federico Delicado es un lugar donde se detiene el tiempo, un lugar donde la vida sólo sigue cuando un títere sale a escena. 

En cada una de sus ilustraciones hay un personaje visible o invisible, sentado al borde de un camino, que nos invita a entrar en las profundidades de un universo mágico. 

Si nos asomamos a cualquier ilustración del libro, como quien se asoma a una ventana que enmarca un fragmento del paisaje, y miramos hacia uno y otro lado, podremos darnos cuenta de que cada imagen supera los límites de la página, que las líneas continúan, que el horizonte de color llega más lejos, que el mundo que ha dibujado Federico también existe fuera de la escena que aparece sobre el papel, a escondidas de nuestra mirada. 

Podréis comprobarlo fácilmente si os acercáis a una ilustración hasta que la punta de vuestra nariz toque el papel. Haced la prueba. En algunos casos, si encontráis el ángulo adecuado, incluso podréis asomaros desde fuera al interior de un teatrillo y descubrir abajo al titiritero, agazapado en la sombra, al mando de la secreta maquinaria que mueve la vida de sus pequeños personajes. 

Se dice que de los títeres se aprende mucho de la vida. Bueno, la verdad es que no sé quién más lo dice, pero lo digo yo. 

Los títeres reflejan la vida de los seres humanos con lúcida transparencia, con descarada libertad, con saludable rebeldía, sacándole punta a nuestros sentimientos y pensamientos más ocultos, poniendo en solfa las apariencias y las falsedades. 

Los títeres dicen en público lo que piensan. Son espontáneos, sinceros, inteligentes, irónicos. Dicen con su lengua afilada lo que los seres humanos decimos y dicen también lo que callamos. 

Por eso, no quiero ser yo quien ponga punto final a mi intervención. Durante mis años de titiritero me acostumbré a hablar por boca de los títeres. O, dicho de otra forma, me acostumbré a que los títeres hablaran por mí. Muy pronto descubrí que las palabras que salen de su boca hablan directamente al corazón de cualquier persona, sea cual sea su edad, y tienen la capacidad de sembrar en quien las escucha un profundo amor por el teatro, por la poesía, por los cuentos, por las canciones, por la dimensión mágica de la vida. 

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Así que no quiero ser yo quien diga mis últimas palabras. Voy a dejar que sea mi viejo compañero de teatrillo, ¡el Bufón!, quien se ponga en mi lugar y se despida por mí.

 

                                                              ¡Señoras y caballeros!,

                                                               aquí estoy, en Orihuela,

                                                               pueblo de Miguel ¡y mío!,

                                                               que yo leo sus poemas. 

 

                                                               Aquí estoy porque a escondidas

                                                               me colé en una maleta,

                                                               que si no el titiritero,

                                                               ¡traidor!, en casa me deja. 

 

                                                               ¡Señoras y caballeros,

                                                               orienten bien sus orejas,

                                                               cuando digo lo que pienso

                                                               nunca me muerdo la lengua! 

 

                                                               Por eso voy a decir

                                                               lo que calla aquí el colega,

                                                               lo que tacha de sus versos

                                                               por temor a que se sepa. 

 

                                                               Gritaré a los cuatro vientos

                                                               que estar hoy en Orihuela

                                                               y recibir este premio

                                                               es cumplir lo que se sueña. 

 

                                                               Porque no hay premio mejor

                                                               para quien junta las letras

                                                               que verlas dentro de un libro

                                                               al alcance de cualquiera. 

 

                                                               Un libro que vuele libre

                                                               con alas blancas y abiertas,

                                                               un libro que ponga voz

                                                               a lo que sientes y piensas. 

 

                                                               ¡Señoras y caballeros,

                                                               tomen nota de esta idea!

                                                               Para hablar de poesía

                                                               cualquier excusa es la buena. 

 

                                                               Poesía a todas horas,

                                                               poesía sin fronteras,

                                                               versos que se lleve el viento,

                                                               versos que vayan y vuelvan. 

 

                                                               Poesía para todos,

                                                               niños, viejos y, entremedias,

                                                               veinteañeros, cuarentones,

                                                               hombre o mujer, él o ella. 

 

                                                               Buen tiempo para la lírica,

                                                               que carga el futuro a cuestas.

                                                               Os aviso, navegantes,

                                                               ¡verso en popa a toda vela! 

 

                                                               Así que dale que dale,

                                                               joven lector, al poema.

                                                               Dale que dale que dale

                                                               a las palabras, poeta. 

 

                                                               ¡Haced camino al andar

                                                               contando piedras y estrellas!

                                                               ¡Que canten los ruiseñores

                                                               bajo el rayo que no cesa! 

 

                                                               ¡Señoras y caballeros,

                                                               aquí se acaba mi arenga!

                                                               En un lugar de La Lonja

                                                               de la ciudad de Orihuela. 

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

En una segunda parte de este acto público, los protagonistas fueron los escolares de Orihuela pertenecientes a los colegios Oleza, Jesús María de San Agustín, Andrés Manjón y Desamparados, así como al IES Gabriel Miró, que ofrecieron un hermoso recital a partir de una selección de poemas de “Mundinovi”.

La laboriosa puesta en escena con vestuarios especialmente elaborados para la ocasión, la ensayada dramatización de las actuaciones y la intensa implicación de toda la comunidad educativa -el propio alumnado, los docentes y las familias- aportó una dimensión especial y repleta de emoción a esta velada poética.

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi". Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi". Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Los escolares participantes en el recital, acompañados por una representación de la dirección de cada centro, recibieron un diploma por su intervención y un ejemplar de “Mundinovi”.

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

[Con profesorado de Orihuela]

Acto de entrega del VIII Premio Orihuela a Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi".

[Juan Carlos Martín Ramos, con Lurdes López, “compañera inseparable” del autor, “alma y hada” de ‘Titiritaina’]


Entrega del VIII Premio Ciudad de Orihuela

Este jueves 17 de marzo a las 19:00 horas se celebrará, en la Sala de Exposición “La Lonja”, en Orihuela, el acto de entrega del VIII Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños y la presentación de la obra galardonada:

Mundinovi“, de Juan Carlos Martín Ramos

Juan Carlos Martín Ramos, autor de "Mundinovi"


Jurado del VIII Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños.

El escritor Juan Carlos Martín Ramos ha sido galardonado con el VIII Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños por la obra presentada con el lema “Mundinovi”. El fallo del certamen, convocado por la Concejalía de Educación de Orihuela y el sello FAKTORÍA K de la editorial KALANDRAKA, coincide con el 105 aniversario del nacimiento del poeta oriolano Miguel Hernández.

“Mundinovi” ofrece una “visión completa del mundo del títere”: desde qué son hasta quiénes son, pasando por la función que cumplen. Se trata de un “hermoso poemario”, ha señalado el jurado, elaborado a base de “versos populares muy rítmicos, acompañados con pequeñas escenas dramáticas”.

Ha sido elegido por unanimidad entre 106 trabajos procedentes de 29 países, entre los que figuran España, Argentina, México, Israel, Cuba, Costa Rica, Puerto Rico, Estados Unidos, Canadá, Francia o Israel. “La ormiga que perdió su hache” ha sido la finalista del certamen. El jurado ha estado formado por la concejala de Educación y Cultura de Orihuela, Begoña Cuartero, las profesoras y escritoras Antonia Rodenas y Fuensanta Estremera, el poeta Antonio Rubio y el director de Kalandraka, Xosé Ballesteros.

Juan Carlos Martín

Juan Carlos Martín Ramos (Belmez, 1959) es escritor y trabaja como técnico de Cultura en el Ayuntamiento de Fuenlabrada. Ha recibido el Premio Lazarillo de Literatura Infantil (2003) por la obra “Poemamundi” y el Premio Leer es Vivir (2002) por “Las palabras que lleva el viento”. Ha publicado en total seis libros para público infantil y juvenil. Se ha dedicado también al mundo de los títeres, en la compañía Titiritaina.

El Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños tiene una dotación de 5.000 euros. La obra galardonada será publicada en marzo -mes de la poesía- de 2016. “Mundinovi” se sumará a “El secreto del oso hormiguero”, “Ciudad Laberinto”, “Los versos del libro tonto”, “Palabras para armar tu canto”, “El idioma secreto”, “Gorigori” y “Donde nace la noche”, que son las obras premiadas en anteriores ediciones.

El Ciudad de Orihuela es uno de los certámenes de creación poética para público infantil más importantes del panorama actual de las letras iberoamericanas: por la proyección de las obras publicadas en las ferias internacionales del libro (Bolonia, Frankfurt, Buenos Aires, México…), por su cuantía económica, por la calidad de las ediciones -que complementan la parte literaria con propuestas estéticas ad hoc– y por su encuadre en una colección consolidada, variada en cuanto a la amplia franja de lectores a la que se dirige, y con un diseño atractivo.

Colección Orihuela (Faktoría K).


Varios acontecimientos ponen estos días de relieve la COLECCIÓN ORIHUELA de poesía, publicada en el sello FAKTORÍA K:

Interior de la casa-museo de Miguel Hernández en Orihuela

[Interior de la casa-museo de Miguel Hernández en Orihuela]

DondeNaceLaNoche_Dorrego_oct15

Ramón Suárez Caamal, en Pontevedra

Presentación de "Animales que hacen cosas en silencio" (Faktoría K).

"Lo que saben los erizos", de Beatriz Osés y Miguel Ángel Díez

El Premio Internacional Ciudad de Orihuela suma ya siete títulos galardonados, a los que se han añadido otros siete volúmenes vinculados al certamen. El próximo marzo -mes de la poesía- la colección incorporará una nueva entrega al publicarse la obra que resulte elegida por el jurado de esta 8ª edición del certamen. Los centros escolares de Orihuela -a través de la Concejalía de Educación, que participa en la convocatoria- volverán a implicarse en la presentación, recitando las composiciones en un acto abierto a toda la comunidad educativa, que se ha convertido en una auténtica fiesta literaria; una celebración en torno a la palabra, una cita consolidada en el calendario para ensalzar un género que -en el catálogo de KALANDRAKA- ocupa una posición destacada.

En la Colección Orihuela confluyen poetas de diversas nacionalidades, estilos y trayectorias creativas: a Beatriz Osés, Pedro Mañas, Beatriz Gimenez de Ory, Ramón García Mateos, Lolita Bosch, Fran Nuño y Juan Clemente Gómez se añaden la chilena María José Ferrada, el mexicano Ramón Suárez Caamal y la argentina Laura Forchetti.

El Premio Ciudad de Orihuela es uno de los certámenes de creación poética para público infantil más importantes del panorama actual de las letras iberoamericanas: por la proyección de las obras publicadas en las ferias internacionales del libro, por la dotación económica del certamen, por la calidad de las ediciones que complementan la parte literaria con propuestas estéticas ‘ad hoc’ y por su encuadre en una Colección sólida, variada en cuanto a públicos diversos y con un diseño atractivo.

"El secreto del oso hormiguero" (I Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños), de Beatriz Osés (ilustraciones, Miguel Ángel Díez). "Ciudad Laberinto", de Pedro Mañas y Silvina Socolovsky (Faktoría K). "Los versos del libro tonto", de Beatriz Giménez de Ory y Paloma Valdivia (Faktoría K).

"Palabras para armar tu canto" (IV Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños), de Ramón Suárez, ilustrado por Cecilia Rébora. "El idioma secreto": María José Ferrada & Zuzanna Celej (Faktoría K). "GORIGORI", de María Jesús Jabato.

"Donde nace la noche", de Laura Forchetti y María Elina Méndez (Faktoría K). "A mares": María Jesús Jabato - Rocío Martínez (Faktoría K). "Bululú", de Beatriz Giménez de Ory y Mariona Cabassa (Faktoría K).

"De los álamos el viento", de Ramón García Mateos y Fernando Vicente (Faktoría K). "La hora de los relojes", de Fran Nuño y Enrique Quevedo (FAKTORÍA K). "Tras, tras, cucutras", de Juan Clemente Gómez y Aitana Carrasco, en la colección de poesía de FAKTORÍA K.

"Animales que hacen cosas en silencio", de Lolita Bosch y Rebeca Luciani.