“Que estraña vista dende aquí a vida!

E foi tan só unha presa

de agostos e outubros repregados…”

[Fragmento do ‘Estrañamente’, en ‘Os ángulos da brasa’, Tambo, Faktoría K de Libros (2012)]

Manuel Álvarez Torneiro falaba a través dos seus versos. Veterano xornalista, fondamente culto, xesto sobrio e vida humilde, o seu vencello coa literatura foi tardío pero teceu a través da lírica un fío irrompible coa memoria, co pensamento, coa esencia. Inaugurouse a nova etapa da colección Tambo con “Os ángulos da brasa”, que volveu latir, tímido pero vizoso, na súa voz sabia e rouca; e os premios fóronse sucedendo coa mesma paciencia, dozura e amabilidade coa que atendía unha entrevista tras outra: o Ánxel Casal da Asociación Galega de Editoras, o da Asociación de Escritoras e Escritores en Lingua Galega, o da Crítica Española e, como colofón, o Premio Nacional de Poesía que, por primeira vez, recaía nunha obra escrita en galego.

Onde nunca e mañá” e “Rigorosamente humano” tamén atoparon abeiro na mesma república insular das letras, onde as súas lectoras e lectores -aferrados a ese sustancioso legado poético- perderan toda esperanza de que o autor prendese lume novo na escrita. Porque para Torneiro todo estaba dito.

Deixounos silandeiro, fiel á súa discreta existencia. Envolto nos recordos, nas ausencias e nos silencios, no desexo do imposible, na convicción do inconformista, na pícara mirada do neno eterno, na vertixe do amor e da beleza. “A poesía é un xénero de rango superior” e poucos, como Torneiro, o alcanzaron con tanta certeza, honestidade e coherencia.

Ata sempre, mestre.

 


EL PREMIO CIUDAD DE ORIHUELA DE POESÍA PARA NIÑOS Y NIÑAS ALCANZA SU DUODÉCIMA EDICIÓN

La Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Orihuela y KALANDRAKA han convocado el XII Premio de Poesía para Niños y Niñas Ciudad de Orihuela, un certamen internacional con una dotación de 5.000 euros. El plazo de presentación de los trabajos finalizará el 19 de septiembre de 2019 a las 12:00 horas y el fallo del jurado se dará a conocer el 30 de octubre, coincidiendo con el aniversario del nacimiento del poeta oriolano Miguel Hernández.

Podrán participar autores mayores de edad -excepto ganadores de anteriores ediciones- que presenten un libro inédito en castellano, de poesía infantil, no premiado anteriormente en ninguna otra convocatoria literaria. La obra, que tendrá una extensión mínima de 300 versos y máxima de 500, se presentará bajo lema o seudónimo y por quintuplicado, mecanografiada a doble espacio y escrita por una sola cara. Los datos personales de los participantes se adjuntarán en un sobre cerrado en cuyo exterior se anotará el título o lema de la obra y el seudónimo del autor o autora.

Los trabajos se enviarán al Registro General del Excmo. Ayuntamiento de Orihuela (c/ López Pozas, s/n 03300 Orihuela). KALANDRAKA editará la obra que designe el jurado, formado por profesionales de reconocido prestigio. La publicación, prevista en torno al 21 de marzo de 2020, coincidiría con el Día Mundial de la Poesía.

Desde su creación, el Premio Internacional de Poesía para Niños y Niñas Ciudad de Orihuela suma ya once poemarios: “El secreto del oso hormiguero”, de Beatriz Osés, que ha ilustrado Miguel Ángel Díez; “Ciudad laberinto”, de Pedro Mañas, con ilustraciones de Silvina Socolovsky; “Los versos del libro tonto”, de Beatriz Giménez de Ory, con la propuesta estética de Paloma Valdivia;  “Palabras para armar tu canto”, de Ramón Suárez Caamal, ilustrado por Cecilia Rébora; “El idioma secreto” (que también recibió el Premio Fundación Cuatrogatos 2014), de María José Ferrada, con imágenes de Zuzanna Celej; “Gorigori”, de María Jesús Jabato, que contiene reproducciones de obras pictóricas en las que se inspiran los poemas; “Donde nace la noche“, de Laura Forchetti, con ilustraciones de María Elina Méndez; “Mundinovi” (premiado igualmente por la Fundación Cuatrogatos en 2017), de Juan Carlos Martín Ramos, cuyos versos han sido ilustrados por Federico Delicado;  “Arroz con leche”, de Natalí Tentori, con ilustraciones de Elizabeth Builes; la décima edición premió “Cara de velocidad”, de Marga Tojo, que cuenta con María Hergueta en el plano estético; y la obra más reciente es “¡A la luna, a las dos y a las tres…!”, de Nieves García García, ilustrada por Noemí Villamuza.

[Bases completas del XII Premio Internacional Ciudad de Orihuela en PDF]


Los poemas de “¡A la luna, a las dos y a las tres…!” -XI Premio Ciudad de Orihuela de Poesía para Niñas y Niños- recrean la tradición popular en clave lúdica. La propuesta de Nieves García plantea una dualidad entre composiciones -canciones, coplas, juegos, adivinanzas- cuyo referente es la literatura oral, a partir de las cuales elabora otro planteamiento literario novedoso marcado por el júbilo, la musicalidad y el énfasis expresivo. La luna -y cuanto la rodea: la noche, las nanas, los sueños- es la protagonista de este poemario, que destaca por la unidad de conjunto lograda y su oportuna contribución a la poesía para las primeras edades, con un lenguaje asequible.

Partiendo de su aparente ausencia en la fase de luna nueva, nuestro satélite se irá descubriendo para divertirse con las estrellas. Mientras, ya desde la cuna hemos fantaseado con alcanzarla. Pero el paso de los años hacia la madurez nos aleja de su magia, por eso este libro -ilustrado por Noemí Villamuza– anima a recuperar la ilusión de la infancia.

Nieves García ha recibido el XI Premio Ciudad de Orihuela en el Día Mundial de la Poesía. En su visita a la ciudad natal de Miguel Hernández, ha visitado por primera vez la casa del gran poeta, donde destaca la célebre higuera del huerto.

La Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Orihuela ha organizado el acto institucional de entrega del XI Premio Ciudad de Orihuela de Poesía para Niñas y Niños en el centro cultural La Lonja. Una delegación del Ayuntamiento de Aspe, encabezada por la alcaldesa, la concejala de Cultura y la responsable de la Biblioteca Pública Municipal han acompañado a la autora, natural de esta localidad alicantina.

Por décimo primera vez celebramos la entrega del Premio Internacional de Poesía para Niñas y Niños Ciudad de Orihuela.

En estos tiempos prosaicos la lectura por placer, por desgracia, no es una actividad excesivamente mayoritaria. Pesa a que nunca hubo tanta oferta de lecturas en librerías y en bibliotecas, y pese a que la posibilidad de leer en cualquier soporte nunca estuvo más a mano, cuatro de cada diez personas confiesa que no abre un libro en su vida… ni por descuido. Una desgracia para cualquier sociedad, y no solo para la española. Como leí hace poco en algún lugar: Los libros curan la más peligrosa de las enfermedades humanas: la ignorancia.

Por eso les animo a descubrir la lista de los beneficios reales e inmediatos que proporciona el acto de leer; en Orihuela tienen un buen ejemplo práctico. Hoy toca festejar colectivamente que en esta ciudad, gracias al empeño de las personas que trabajan en los Servicios Educativos del ayuntamiento de Orihuela, bajo la jefatura de Fuensanta Mazón y la dirección de la edil Begoña Cuartero, los amantes de los libros -los letraheridos, como diría Esther Tusquets- estamos de enhorabuena. Año tras año, este encuentro anual que aquí nos congrega, es una auténtica fiesta de la palabra. De la palabra en su esencia más pura. Porque la poesía, como nos recuerda el gran maestro y amigo Federico Martín, es el primer encuentro con la Literatura:

“Son las canciones de cuna los primeros poemas que el niño oye, y aún antes de comprender su significado, se deleita con la musicalidad y el ritmo de las palabras”.

Así lo entendió Miguel Hernández, y así fue capaz de crear poemas tan sublimes e imperecederos como Nanas de la cebolla.

Precisamente uno de los objetivos de este certamen es contribuir a que la memoria del gran poeta oriolano siga tan viva como vivos estás sus poemas. La figura del poeta ha ido creciendo cada año y sus palabras han germinado como un canto de primavera, han vencido al odio y a la injusticia que lo dejó morir en una celda, separado de su hijo recién nacido y de su compañera.  Este premio que cada año otorga el ayuntamiento de Orihuela es una de las mejores muestras de que el legado de Miguel Hernández sigue latiendo con vigor.

Y aunque cada año revivimos a través de la poesía la obra de este gran autor, en esta ocasión la obra galardonada tiene un carácter especial porque ¡A la luna, a las dos y a las tres!, de Nieves García, parece un auténtico homenaje al poeta “lunicultor”, como llegó a llamarse a sí mismo Miguel Hernández. Recordemos que su primer libro, publicado en 1933 y prologado por Ramón Sijé, se tituló Perito en Lunas. Ese cuerpo celeste simbolizaba para él la exaltación de la vida, la fecundidad y, sobre todo, la vocación poética.

Puesta en la mejor práctica estás, luna.

Ay, sí. No hay que agregarle ya por pena

a tu suma de luz cifra ninguna,

mista en todo de blanca y de morena.

El propio Miguel Hernández sabía que muchos otros poetas y escritores habían cantado a la luna antes que él, y que otros muchos lo habrían de seguir. Porque la literatura es fluido continuo que comienza con la tradición oral… y nunca acaba.

La leyenda “El rayo de luna”, de Bécquer.

Alberti en “Marinero en tierra”:

Ha nevado en la luna, Rosa-fría.

Los abetos patinan por el yelo,

Tu bufanda rizada sube al cielo

Como un adiós que el aire claro estría. 

O Pablo Neruda, que le dedicó una oda:

Reina de los astros
estos humildes versos quiero dedicarte
y aunque ya por otros
bien ensalzada fuiste
el atrevimiento me tomo de cantarte.
 

Pero no creo equivocarme al decir que el autor que ha deslumbrado con su luz lunera y ha inspirado más a Nieves García para escribir esta obra ha sido Federico García Lorca, que en su “Romancero Gitano” escribió:

La luna vino a la fragua

Con su polisón de nardos.

El niño la mira mira.

El niño la está mirando.

La niña Nieves conocía todos estos versos y muchas otras lecturas que, depuradas, tamizadas y combinadas en la memoria y en su imaginación, han hecho posible que esta luna que ella ha mirado noche tras noche para ahora presentárnosla en este bello poemario, sea una luna especial.

Una luna que se transforma, se estira, se encoge, se esconde, se resfría y, sobre todo, que juega y canta.

Podemos asegurar que es una luna-pan, porque alimenta.

Si yo fuese maestro, me sentiría enormemente alegre porque estos poemas me permitirían jugar con mis alumnos y alumnas en el patio, en el aula de música, en la de psicomotricidad, en la de plástica… Hay tantas posibilidades rítmicas y lúdicas en ¡A la Luna, a las dos y a las tres! que cada uno de los poemas se puede transformar en canción o en una hermosa escena, como pronto podremos comprobar aquí, en unos minutos.

En el recital ha participado alumnado de los centros educativos CEIP Nuestra Señora del Pilar-La Campaneta, CRA Azahar-La Matanza, CC Nuestra Señora del Carmen, CC Jesús María-San Isidro y CEIP San Bartolomé. También ha asistido profesorado de cada colegio.

Dentro de unos meses, exactamente el 20 de julio, se cumplirán 50 años de un hecho que significó un cambio crucial en la historia de la humanidad: la llegada de los primeros hombres a la luna.

Lo recuerdo porque la noticia fue retransmitida por televisión; aquella televisión en blanco y negro que ya se iba adueñando de la salita de estar de cualquier hogar. Yo era un niño que aún se asombraba de ver el planeta Tierra girando en la pequeña pantalla mientras se anunciaba el Noticiero.

Hasta entonces, para mí la Luna era aquel satélite enigmático que crecía hasta la plenitud y luego volvía a decrecer, día a día, hasta desaparecer por completo e iniciar de nuevo un ciclo ininterrumpido.

Claro que ya había leído “De la Tierra a la Luna” de Julio Verne, y sabía que el barón de Münchhausen también había estado en ella; aunque esas historias eran mera fantasía.

Pero aquellas imágenes eran otra cosa, eran de verdad. Tan reales como la frase que pronunció el astronauta Armstrong, que quedó grabada para siempre en nuestra memoria:

Este es un pequeño paso para un hombre y un gran salto para la humanidad.

Yo hubiera preferido que el comandante Armstrong hubiese cantando:

Luna, lunera, cascabelera

debajo de la cama tienes la cena.

 Porque la Luna bien se merece que la sigamos acogiendo para alimentarla con canciones, coplas, juegos, adivinanzas, nanas y sueños. A ella y a sus amigas las estrellas, los luceros, el sol y toda la Vía Láctea las ha reunido Nieves García en este poemario que ha ilustrado Noemí Villamuza. Un poemario que invita al juego y al canto. Un poemario que resultaba un reto para cualquier artista que desease ilustrarlo.

Noemí Villamuza ha hecho un gran trabajo de creación y de recreación. Ha envuelto estos versos lunáticos, nocturnos y soñadores en un tono azulado sobre el que destacan las figuras infantiles; representaciones realistas y de delicado detallismo realizadas con acuarela, que juegan con la intensidad del color y contrastan con el dorado reflejo de la luna.

Estoy seguro de que este libro escrito por Nieves e ilustrado por Noemí, pensando, en primer lugar, para los niños y las niñas de Orihuela, recorrerá a partir de ahora tantos kilómetros por todas las bibliotecas, escuelas y hogares del mundo… que podría incluso alcanzar la Luna.

Y puede incluso que algún día llegue a estar en alguna biblioteca de la Luna Lunera.

Intervención del director de KALANDRAKA, Xosé Ballesteros, en el acto de entrega del premio.

 

La autora y el director de KALANDRAKA, con el equipo de la Concejalía de Educación de Orihuela

 

Visita de la autora al colegio Jesús María, en el barrio de San Isidro

“¡A la luna, a las dos y a las tres!” ante uno de los murales del barrio de San Isidro

Entrevista en Radio Orihuela (Cadena Ser) con Nieves García; la concejala de Educación, Begoña Cuartero, y el director de KALANDRAKA, Xosé Ballesteros.


NIEVES GARCÍA GANA EL XI PREMIO INTERNACIONAL CIUDAD DE ORIHUELA DE POESÍA PARA NIÑAS Y NIÑOS CON LA OBRA “¡A LA LUNA, A LAS DOS Y A LAS TRES!” 

El jurado del XI Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niñas y Niños ha elegido la obra de Nieves García García, de Aspe (Alicante), presentada con el lema “¡A la luna, a las dos y a las tres!”. El certamen, convocado por la Concejalía de Educación de Orihuela y KALANDRAKA, tiene una dotación de 5.000 euros y ensalza la figura y el legado literario del poeta oriolano Miguel Hernández, del que mañana se cumplen 108 años de su nacimiento. Es la primera vez que el poemario galardonado recala en la Comunidad Valenciana. Se publicará en marzo -mes de la poesía- de 2019.

La obra premiada ha sido elegida entre casi un centenar de trabajos procedentes de varios países, entre los que figuran España, Argentina, Chile, Perú, Cuba, Estados Unidos, Alemania o Reino Unido. “¡A la luna, a las dos y a las tres!” ha destacado por “su sentido musical y lúdico, la recreación de la tradición popular, la unidad del conjunto, el acierto en el lenguaje y su contribución a la poesía para las primeras edades”.

El jurado ha estado formado por la concejala de Educación y Cultura de Orihuela, Begoña Cuartero; la ganadora de la pasada edición del certamen, Marga Tojo; el poeta y traductor Miquel Desclot; la escritora oriolana Ada Soriano y el director de KALANDRAKA, Xosé Ballesteros, con Fuensanta Mazón como secretaria.

Nieves García es diplomada en Ciencias Sociales por la Universidad de Alicante y durante cuatro décadas  ha sido profesora de Educación Primaria en el colegio Perpetuo Socorro de Aspe. Ha completado su formación en numerosos cursos de Literatura Infantil y Juvenil. También ha investigado sobre la cultura popular de su pueblo, publicando artículos en revistas locales como “La Jira” y “La Serranica” y participando como ponente en las Jornadas de Investigación del Museo Histórico de Aspe. Ha ganado el IX Premio de Investigación Manuel Cremades y el 1º Premio del Certamen de Microrrelatos 2016 del Ayuntamiento de Novelda, entre otras distinciones.

El Premio Internacional Ciudad de Orihuela es uno de los certámenes de creación poética para adultos más importantes del panorama actual de las letras iberoamericanas dirigidas al público infantil: por la difusión de las obras publicadas en las ferias internacionales del libro (Bolonia, Frankfurt, Buenos Aires, México…), por su dotación económica, por la calidad de las ediciones -que se completan con ilustraciones elaboradas específicamente para esos textos- y por formar parte de una colección consolidada, variada en cuanto a la amplia franja de lectores a la que se dirige, y con un atractivo diseño.


Este martes 20 de marzo, en la víspera del Día de la Poesía, se entregará el X Premio Internacional Ciudad de Orihuela a Marga Tojo por el poemario titulado “Cara de velocidad”. La artista plástica Maria Hergueta ha elaborado las ilustraciones de este hermoso libro que llegará a las librerías el 2 de abril, conmemorando otra fecha destadada: el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil.

Con motivo de los 10 años del Premio Internacional Ciudad de Orihuela, hacemos un repaso no solo de las obras ganadoras del certamen, sino también de otros poemarios que se han ido publicando en este tiempo bajo el paraguas de esta colección.


“Poesía para os sentidos, coa imprescindible cooperación das sinestesias”. Así describía Vicente Araguas o poemario “Tempo transfigurado” de Cesáreo Sánchez Iglesias. Na presentación celebrada no Espacio Kalandraka de Madrid, o profesor e crítico literario falou de beleza, de autenticidade. Canda el, Paz Castro, en representación de Kalandraka, e o autor, que evocou as claves deste décimo volume da colección Tambo: a música e o amor.

“Só somos como nos soñamos cando amamos. Somos memoria do amor, e dos seres que amamos e polos que moitas veces fomos amados. Somos memoria do amor, e dela quizais veñen as orfandades do amor, das máis diversas formas de amor do feminino, sabendo da forza do non dito, e como nos procuramos nel. A busca do feminino é unha constante neste libro”. 

. . . . . . . . . .

“Poesía para los sentidos, con la imprescindible cooperación de las sinestesias”. Así describía Vicente Araguas el poemario “Tempo transfigurado” de Cesáreo Sánchez Iglesias. En la presentación celebrada en el Espacio Kalandraka de Madrid, el profesor y crítico literario habló de beleza, de autenticidad. Con él, Paz Castro, en representación de Kalandraka, y el autor, que evocó las claves de este décimo volumen de la colección Tambo: la música y el amor.

“Solo somos como nos soñamos cuando amamos. Somos memoria del amor, y de los seres que amamos y por los que muchas veces fuimos amados. Somos memoria del amor, y de ella quizás vengan las orfandades del amor, de las más diversas formas de amor de lo feminino, sabiendo de la fuerza de lo no dicho, y cómo nos buscamos en él. La búsqueda de lo femenino es una constante en este libro”. 

 


A poeta Lucía Novas presentou no seu Bueu natal o seu novo poemario, Cervatos, publicado na colección Tambo de Faktoría K. Na Sala Amalia Domínguez Búa estivo acompañada polo profesor e crítico literario Ramón Nicolás, e polo director da colección Tambo, Luis Rei Núñez. O gusto polas atmosferas kitsch, a beleza do efémero e a riqueza de obxectos superfluos marcan o estilo desta obra, que bebe das fontes do videoclip e do cinema, da música e da cultura audiovisual contemporánea.

A diferenza dos dez títulos de Tambo precedentes, os poemas de Cervatos teñen un carácter fragmentario, están elaborados a base dun atrevido colaxe de palabras enxertadas con tino, sensibilidade e lirismo. A autora amosa un mundo urbano, nocturno e inhóspito; mais tamén recolle o pouso e a autenticidade do mundo rural. Trátase, en conxunto, dunha poética híbrida entre memoria e cosmopolitismo, que aposta pola mestizaxe entre o popular e o vangardismo. Tampouco elude a crítica á posmodernidade, ao carácter fuxidío e fugaz dunha realidade na que se identifica os individuos como fráxiles cervatos expostos ao teimudo, fascinante e implacable paso do tempo.

 

Licenciada en Filoloxía Galega pola Universidade de Vigo, Lucía Novas é docente nun instituto de Pontevedra. Da súa faceta literaria, destaca como autora dos libros Epiderme de estío (2001, Premio de Poesía do Concello de Carral), e Neve (2010, Premio de Poesía Johán Carballeira). Tamén participou nas antoloxías Das sonorosas cordas (2005), Poetízate: antoloxía da poesía galega (2006), Erato: bajo la piel del deseo (2010) ou Novas de poesía: 17 poetas (2014). Ademais, ten colaborado en publicacións como Grial, Dorna, PolpA, Casa da Gramática ou Escrita Contemporánea. Os premios Minerva, Universidade de Vigo e Faustino Rey Romero completan polo momento os recoñecementos que ten colleitado como escritora.

“Cervatos” súmase aos poemarios dos galegos Manuel Álvarez Torneiro -Premio Nacional de Poesía 2013-, Xavier Seoane, Martín Veiga, Luís Rei Núñez e Cesáreo Sánchez Iglesias que viron a luz en Tambo, xunto coa obra do catalán Antoni Marí e do vasco Joseba Sarrionandia, entre outros autores.

Ξ      Ξ      Ξ      Ξ

Trala introdución de Luis Rei Núñez, Ramón Nicolás foi quen trazou o perfil literario da autora e as claves líricas de Cervatos. A súa achega serviu para informar e emocionar, revelando a lectura desta obra como unha oportunidade certeira para o deleite e a reflexión.

Polo xeral adóitase, nunha presentación, falar do libro que nos xunta e, se cadra, non tanto do autor ou autora. Ídesme permitir que, nunha primeira instancia, fale da autora, de Lucía Novas para o que, ademais, e aínda correndo o risco de ser un chisco inoportuno, tamén vos fale de min porque actuamos, escribimos cos “fíos da vida”, como dicía o noso querido Agustín Fernández Paz, invisibles pero tantas veces perennes e sempre resistentes na memoria.

   Hai algúns anos unha antiga profesora, que o foi de moitas persoas que andamos por aquí, Camiño Noia, telefonoume inesperadamente por se quería substituír durante un tempo na Facultade de Filoloxía de Vigo ao profesor Gonzalo Navaza, que se recuperaba devagar dun grave accidente. Sen pensalo como debería dixen que si e compatibilicei, ao longo dun ano e medio máis ou menos, o exercicio da docencia no instituto no que traballaba e traballo aínda hoxe, e algunhas materias que me correspondían para alumnado de primeiro de Filoloxía Galega da Universidade de Vigo.

   Lembro aquela experiencia como esgotadora física e intelectualmente, pero gozosa, talvez das máis gozosas que a práctica do ensino me brindou ata hoxe. Gozosa, en esencia, porque me posibilitou, sobre outras moitas cousas, coñecer e compartir, xa non só algúns coñecementos e actividades relativas, por exemplo, á nosa literatura contemporánea, que talvez aprendín a ver desde outra perspectiva e que sigo valorando, sen dúbida nun posicionamento chauvista, como a mellor do mundo, porque é nosa e nos define no mundo. Dicía que foi unha experiencia que mesmo me formou porque me resultou operativa para confirmar como un grupo de persoas moi novas querían formarse, e diría que con entusiasmo, nos camiños da filoloxía e, máis concretamente, nos camiños da filoloxía galega. Daquel grupo, moi numeroso, tanto que nuns primeiros momentos me asustaba, conservo na memoria, talvez polo seu interese, pola vontade de sempre saber máis, pola colaboración que me prestaron e  por unha actitude aberta e sempre xenerosa, a algunhas persoas como -e desculparanme outras que agora mesmo esquezo- como Iago Castro, Laura Montes, María Besteiros, Iria Collazo e, loxicamente, Lucía Novas.

   Pasou o tempo, eu volvín ao ensino medio onde felizmente sigo e fun observando como estas persoas, e outras moitas, foron converténdose en magníficos profesionais docentes e, nalgún caso, desenvolvendo con mérito labores noutros ámbitos que teñen que ver co mundo da edición ou da investigación. Ademais, algunhas daquelas persoas comezaban a dar os seus primeiros pasos no traballo literario creativo en lingua galega, o que sempre produce -e descúlpenme de novo- esa confesable, porque estamos entre amigas e amigos, pequena satisfacción como docente que produce o feito de constatar como persoas das que con seguridade aprendín eu máis delas ca elas comigo se incorporan, con paso firme e talento, ao mundo da creación literaria en lingua galega…, probablemente haxa poucas cousas, para min, máis fermosas.

   Ou, se cadra pode habelas,  cando neste mesmo lugar, hai algún tempo, dúas daquelas persoas ás que citei, concretamente Iria Collazo e Lucía Novas, realizan unha disección, garimosa e fantástica e que aínda conservo na memoria, sobre unha novela que aquel seu profesor publicara tamén con certa inconsciencia. E hoxe tócame, claro é, vivir outra desas experiencias que moitas persoas non gozan da posibilidade de vivir, isto é, dicir unhas palabras sobre un libro daquela Lucía Novas, hoxe convertida nunha poeta salientable que camiña, desde hai anos xa, con pasos firmes no ámbito da poesía contemporánea.

   Lucía é probable, estou convencido, que xa escribía naqueles anos compartidos en Marcosende pero, como sabedes, é unha voz galardoada en numerosos concursos literarios e, presenta, ata o de hoxe, unha obra poética singular e senlleira conformada por tres volumes como son Epiderme de estío (2001), Neve (2010) e Cervatos, que aquí nos xunta. Lucía é unha autora, como podedes advertir no que se refire ao espazo temporal que van marcando as datas de publicación dos seus libros, que coce a súa obra a lume manso e iso, para min, resulta, malia que non teña que sempre ser así, unha verdadeira garantía pois entende o coidado preciso que esixe a construción dunha obra que ha de ser meditada, elaborada e reelaborada, dona dun ritmo pousado e pousada na súa produción. Non hai présas por publicar, e isto define a Lucía, non teño dúbida.     Non vou falar aquí das súas obras anteriores mais si me gustaría citar unhas palabras  de Lucía a través das cales nos confesa a súa propia poética:

É a poesía para min a necesidade máis íntima, a substancia da vida, o alimento marabilloso, o pan máis exquisito, ave do Paraíso, pracer delicioso, catarse senlleira, viaxes inauditas, círculos purificadores, pomadas reconfortantes…

Imos enchoupándonos de vida e chega un intre en que reside en nós demasiada xiria: a experiencia vai pasando por unha peneira, criba senlleira, e elabóranse versos e palabras, sensacións de fulgor, raiolas lenísimas, metáforas do cotián e da marabilla… (calidoscopio fantástico, transparencia de vidros). O interior é sala luminosa cunha colección de espellos…

    Estas palabras axúdannos, creo eu, a entender tamén Cervatos, inserido nesa poética que, aventuro, a autora segue a abrazar. Poesía,  pois, é para Lucía “substancia da vida”, catarse, purificación, vida en definitiva. Mais tamén chamo a atención, se me permitides, sobre esa afirmación de que “a experiencia vai pasando por unha peneira”. Talvez poida radicar unha posible lectura  deste Cervatos, que é un libro de vida, un libro no que se olla a vida, un libro que bebe da experiencia sensorial e vital, un libro no que a vida se peneira para iluminarnos e, ademais, faino inserido, por fortuna, nunha colección poética onde o tratamento da palabra, do discurso poético e sobre todo dos silencios atopa un acubillo perfecto porque nel se espella ese diálogo sempre necesario entre a voz e o silencio, o branco, un branco limpísimo e brillante, tanto como a neve, e tantas veces tan elocuente.

   Cervatos, así pois, comenteino nun texto que publiquei hai algúns días, opta por depurar o sentido do poema, o sentido do verso, o propio sentido da palabra. O emprego, recorrente, reiterado e consciente das enumeracións léxicas e a vontade explícita de focalizar a atención na dimensión semántica e simbólica da palabra eríxese neste libro como un proceso intenso, extenuante, talvez mesmo, doloroso e quen sabe se purificador que, sen dúbida, cómpre vincular coa dinámica rápida dos frames do mundo audiovisual, das películas, das cancións… Porque tamén neste libro hai moita música, música evocada que todas e todos podemos ter na nosa mente, mais tamén unha construción que, por veces, parece agromar dunha inspiración musical determinada, sempre heteróxena, ordenada desde a instancia autorial.

   Gústame dicir que as fronteiras da linguaxe nestes poemas, como se di da poesía da poeta María Mariño, se dinamitan, estoupan e suxiren un camiño de interpretación, unha re-codificación impresiva e libérrima, probablemente única e distinta na recepción de cada unha das persoas que se acheguen a eles.

   En Cervatos, claro é, hai un símbolo, que non é o dos cervos, é o dos cervatos, mais que podemos vincular tamén coa poesía e a música: a cría do cervo, fráxil e fermosa, loxicamente dependente da nai e da manda, é un ser un tanto desvalido e, talvez, inocente, mais tamén claramente gregario o que nos fai pensar na voz da tribo, aquí presente sempre. O cervato, así pois, preséntase como o referente que sostén un contraste continuo porque desde o bosque, onde  vive alleo ao paso do tempo e abeirado a unha contorna protectora, a súa presenza sométese agora a unha ollada híbrida na que se desvela ese diálogo cun entorno de asfalto, coa atmosfera máis kitsch e cun son no que reverbera unha crítica á postmodernidade pero á que non se lle dá as costas reutilizando os seus referentes, tantas veces esmaltados cun verniz de ironía, que é un dos elementos máis salientables desta proposta. É un libro plural, heteroxéno, rupturista, fala da memoria, si, tamén do amor, mesmo do amor desde as marxes e a turbulencia dos nosos días. Un libro de contrastes, entre o urbano e o rural cando todo se mestura, de contrastes no uso de rexistros diferentes, de diálogo e diálogos, de obsesións talvez convertidas en elementos clave -velaí o reiterado espiño albar, a neve, os xeranios, os fentos, os tulipáns, as chaquetas de la, o purpúreo, o lobo cerval, o azul índigo, os amorodos… por citar só algunhas referencias recorrentes.

   Volvo aos cervos porque Lucía é filóloga e só dunha filóloga se poden atopar, probablemente, palabras como liscanzo, pelicano, buguina…, talvez unha filólogo con oído marabilloso presto a captar a eufonía pode rematar con ese marabilloso Nightingale da conclusión: Pero Meogo, inevitable non citalo ao falar deste libro, modernizou un xénero como o das cantigas de amigo ao introducir un símbolo como era o do cervo e talvez non sexa esaxerado que estes Cervatos volven modernizar o discurso lírico contemporáneo –non hai leixaprén non, pero non aseguraría eu que o recurso ao paralelismo, ás reiteracións non beban dunha fonte común e renovada transformada agora en imaxes que van e veñen, que van e veñen, que van e veñen. Talvez, con todo, todo isto non se ha ver ata dentro dun determinado tempo, pero alén da referencia literaria gustoume moito o deseño da cuberta que fai pensar máis ca en Pero Meogo, Joan Meendiz de Briteiros ou o xudeu de Elvas -que tamén o usaron como símbolos, aínda tamén pois hai sen dúbida erotismo nestas páxinas e gústame ver os cervatos remexendo aquí non nas augas senón nas conciencias; fai pensar Cervatos -dicía- nas pinturas rupestres cuxa reprodución, nalgunhas culturas, está asociada ao espírito e ao corpo, ao misticismo e á beleza, á forza da luz entre as tebras a un corpo que se rexenera polo marabilloso que supón o nacemento dos brotes nos seus cornos. Cos conceptos de renovación e rexeneración, aínda que poida en primeira instancia parecer hiperbólico, querería quedar. Veremos se o tempo me dá ou quita a razón, veremos mesmo se deste libro se dan tamén, no futuro, brotes ou agromos.

   E todo isto mercé o recurso da colaxe e do fragmentarismo; grazas á imaxe visionaria porque a idea case sempre é imaxe; xogando coa percepción libérrima, como apuntei, que obtemos ao ler ou oír as enumeracións, entre as que están tamén as deses espazos e lugares verdadeiros que aquí se nomean: certos porque non están en mapa ningún, mais si na memoria da voz que nos guía. Cervatos, dalgún xeito, supón unha invitación para habitar outros espazos, algúns percorridos por voces moi diversas entre as que atopo a de Lois Pereiro por só citar unha, desde outra perspectiva, como se di no libro rouba a transparencia e interpélanos desde a transgresión, desde a cerna da subversión, desde a vontade, iso é colleita miña, de matar dunha vez por todas a Bambi, a esa imaxe descafeinada e docificada, dunha vez, dese Bambi que Walt Disney ocultou e manipulou moitas pasaxes do libro orixinal do autor austríaco Felix Salten, esa versión que tanto dano fixo e estou certo que fai.

   Cervatos, cando menos a min, fai pensar que todos somos, no fondo, seres fráxiles, gregarios. Convida á reflexión, repara en obxectos e atmosferas particulares para reivindicar o pensamento pois semella que hai cervatos que nunca medran, que quedan nun estadio de eterna infancia e mocidade que lles impide dar co necesario espírito crítico para se enfrontar coa propia vida, polo que parece que nunca paso o tempo instalados nese non-lugar que é a adolecencia, pero que si pasa, porque tamén neste libro se fala do paso do tempo: un ubi sunt?, no fondo, orixinalmente e brillantemente tratado.

   Conclúo: Lucía díxome un día que o paxaro que prefería era o cuco, non se me ocorre outra forma para pechar esta intervención que estes versos do cantigueiro popular: Canta cuco, canta cuco,/ na rabiza do arado;/ canta cuco, canta cuco,/ que o tempo vaiche acabado.  O meu acabou e agardo que vos fose grato, tanto como supuxo vir a min aquí hoxe e arroupar aos Cervatos que nos xuntan. Grazas, Lucía, e que sigamos léndote moitos anos.

 

 

 


X Premio Ciudad de Orihuela de Poesía para Niñas y Niños

MARGA TOJO GANA EL X PREMIO INTERNACIONAL CIUDAD DE ORIHUELA DE POESÍA PARA NIÑOS Y NIÑAS CON LA OBRA “CARA DE VELOCIDAD”

El jurado del X Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños y Niñas ha elegido la obra de la periodista y escritora gallega Marga Tojo González, presentada con el lema “Cara de velocidad”. El certamen, convocado por la Concejalía de Educación de Orihuela y el sello Faktoría K de la editorial KALANDRAKA, tiene una dotación de 5.000 euros y ensalza la figura y el legado literario del poeta oriolano Miguel Hernández, al cumplirse hoy 107 años de su nacimiento y del que este año se conmemora el 75º aniversario de su muerte.

La obra premiada ha sido elegida por unanimidad entre 113 trabajos procedentes de una docena de países, entre los que figuran España, Argentina, México, Perú, Brasil, Italia o Israel. “Cara de velocidad” ha destacado por la “originalidad y potencia de sus imágenes poéticas, la presencia de un universo urbano embellecido por la fantasía, y la altura lírica de sus composiciones”. El jurado también ha valorado la existencia de “referencias musicales contemporáneas” y la capacidad de este poemario para transformar lo cotidiano “en poesía, aventura y juego”.

El jurado ha estado formado por la concejala de Educación y Cultura de Orihuela, Begoña Cuartero; los ganadores del certamen en las ediciones octava, tercera y segunda, Juan Carlos Martín, Beatriz Giménez de Ory y Pedro Mañas, respectivamente; la profesora Ana María Lucas y el director de KALANDRAKA, Xosé Ballesteros.

Marga Tojo, X Premio Ciudad de Orihuela por "Cara de velocidad"

La compostelana Marga Tojo ha colaborado en los medios digitales Praza.gal, Galizaanocero.tv y Eldiario.es, los periódicos El Correo Gallego y Galicia Hoxe -donde coordinó la sección de políticas sociales y el suplemento cultural hasta el cierre de esta cabecera- , la Revistas Luzes y la Revista do Audiovisual Galego. También ha participado en la fundación del proyecto periodístico Dioivo y ha formado parte del equipo del Festival Cineuropa de Santiago de Compostela. Actualmente reside en Madrid y figura en el consejo editorial de Altermundo. Como poeta, es autora de “Últimos bruídos”.

La obra galardonada será publicada en marzo -mes de la poesía- de 2018. El poemario de Marga Tojo se sumará a “El secreto del oso hormiguero”, “Ciudad laberinto”, “Los versos del libro tonto”, “Palabras para armar tu canto”, “El idioma secreto”, “Gorigori”, “Donde nace la noche”, “Mundinovi” y “Arroz con leche”, que son los títulos premiados en anteriores ediciones.

El Premio Internacional Ciudad de Orihuela es uno de los certámenes de creación poética para adultos más importantes del panorama actual de las letras iberoamericanas dirigidas al público infantil: por la difusión de las obras publicadas en las ferias internacionales del libro (Bolonia, Frankfurt, Buenos Aires, México…), por su dotación económica, por la calidad de las ediciones -que se completan con ilustraciones elaboradas específicamente para esos textos- y por formar parte de una colección consolidada, variada en cuanto a la amplia franja de lectores a la que se dirige, y con un atractivo diseño.

X Premio Ciudad de Orihuela de Poesía para Niñas y Niños

 

. . . . . . . . . . . .

 

MARGA TOJO GAÑA O X PREMIO INTERNACIONAL CIUDAD DE ORIHUELA DE POESÍA PARA NENOS E NENAS COA OBRA “CARA DE VELOCIDAD”

O xurado do X Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Nenos e Nenas elixiu a obra da xornalista e escritora galega Marga Tojo González, presentada co lema “Cara de velocidad”. O certame, convocado pola Concellería de Educación de Orihuela e polo selo Faktoría K da editorial KALANDRAKA, ten unha dotación de 5.000 euros e enxalza a figura e o legado literario do poeta oriolano Miguel Hernández, do que hoxe se cumpren 107 anos do seu nacemento, e cadrando neste ano co 75º aniversario do seu pasamento.

A obra premiada foi elixida por unanimidade entre 113 traballos procedentes dunha ducia de países, entre os que figuran España, Arxentina, México, Perú, Brasil, Italia ou Israel. “Cara de velocidad” destacou pola “orixinalidade e potencia das súas imaxes poéticas, a presenza dun universo urbano embelecido pola fantasía e pola altura lírica das súas composicións”. O xurado tamén valorou a existencia de “referencias musicais contemporáneas” e a capacidade deste poemario para transformar o cotiá “en poesía, aventura e xogo”.

O xurado estivo formado pola concelleira de Educación e Cultura de Orihuela, Begoña Cuartero; os gañadores do certame nas edicións oitava, terceira e segunda, Juan Carlos Martín, Beatriz Giménez de Ory e Pedro Mañas, respectivamente; a profesora Ana María Lucas e o director de KALANDRAKA, Xosé Ballesteros.

Marga Tojo, X Premio Ciudad de Orihuela por "Cara de velocidad"

A compostelá Marga Tojo colaborou cos medios dixitais Praza.gal, Galizaanocero.tv e Eldiario.es, os xornais El Correo Gallego e Galicia Hoxe -onde coordinou a sección de políticas sociais e o suplemento cultural ata o peche desta cabeceira- , a Revistas Luzes e a Revista do Audiovisual Galego. Tamén participou na fundación do proxecto xornalístico Dioivo e formou parte do equipo do Festival Cineuropa de Santiago de Compostela. Actualmente reside en Madrid e figura no consello editorial de Altermundo. Como poeta, é autora de “Últimos bruídos”.

A obra galardoada será publicada en marzo -mes da poesía- de 2018. O poemario de Marga Tojo sumarase a a “El secreto del oso hormiguero”, “Ciudad laberinto”, “Los versos del libro tonto”, “Palabras para armar tu canto”, “El idioma secreto”, “Gorigori”, “Donde nace la noche”, “Mundinovi” e “Arroz con leche”, que son os títulos premiados en anteriores edicións.

O Premio Internacional Ciudad de Orihuela é un dos certames de creación poética para adultos máis importantes do panorama actual das letras iberoamericanas dirixidas ao público infantil: pola difusión das obras publicadas nas feiras internacionais do libro (Boloña, Frankfurt, Bos Aires, México…), pola súa dotación económica, pola calidade das edicións -que se completan con ilustracións elaboradas especificamente para eses textos- e por formar parte dunha colección consolidada, variada en canto á ampla franxa de lectores á que se dirixe, e cun atractivo deseño.

X Premio Ciudad de Orihuela de Poesía para Niñas y Niños


Xulio Gutiérrez e Chema Heras, directores da colección de Ciencias de Kalandraka

Xulio Gutiérrez e Chema Heras, directores da colección de Ciencias de KALANDRAKA

Ollos”, de Xulio Gutiérrez e Nicolás Fernández, publicado na serie Animais Extraordinarios de KALANDRAKA, vén de ser incluído na selección The White Ravens 2017 pola Internationale Jugendbibliothek de Munich, que seleccionou 200 obras de 56 países para formar parte desta prestixiosa escolma dos mellores libros infantís e xuvenís.

Con esta distinción, o galego é unha das 38 linguas representadas en The White Ravens 2017 que, ao destacar “Ollos”, fai un recoñecemento a esta colección do selo Faktoría K: “Mentres moitos libros de non-ficción sobre animais do mundo se parecen uns aos outros porque organizan os seus contidos arredor de especies ou grupos, Animais Extraordinarios emprega unha estratexia diferente para explicar a abraiante diversidade e creatividade da natureza”, expón o comité de selección.

Asemade, os especialistas da Internationale Jugendbibliothek destacaron a claridade dos textos do profesor galego Xulio Gutiérrez, xunto coa precisión e co detallismo das ilustracións de Nicolás Fernández, madrileño afincado na Coruña.

“Ollos” é un dos títulos destacados no stand de KALANDRAKA en Liber, que remata hoxe en Madrid, e tamén ocupará un espazo importante no stand da editorial na Feira Internacional do Libro de Frankfurt, do 11 ao 15 de outubro. Precisamente, será na Feira de Frankfurt onde se vai presentar o catálogo impreso dos White Ravens, nun acto programado para o xoves día 12.

Dende a curuxa á lura xigante, pasando polo león ou o falcón peregrino, ata unha ducia de animais están representados neste libro científico que compara a visión da fauna -destacando as peculiaridades de cada especie- co sentido da vista dos humanos. Trátase do quinto volume dunha colección na que figuran “Bocas”, “Nacer”, “Construtores” e “Ocultos”, algúns dos cales xa foron distinguidos pola Fundación Germán Sánchez Ruipérez e pola Asociación Galega de Editores.

Profesor no IES da Pobra do Caramiñal, Xulio Gutiérrez é autor dunha vintena de libros sobre natureza e numerosos artigos en revistas especializadas. De formación autodidacta, Nicolás Fernández tamén ten publicadas varias obras como autor, ademais de compaxinar a súa faceta artística coa xestión dunha empresa ambiental.

Con “Ollos”, o catálogo de KALANDRAKA xa suma 15 títulos na veterana lista que impulsa a Internationale Jugendbibliothek, unha institución fundada en 1949 por Jella Lepman e que reúne libros infantís e xuvenís de todo o mundo para analizalos e achegarllos aos lectores como ferramenta de coñecemento e de intercambio cultural.

. . . . . .

"Ojos", de Xulio Gutiérrez y Nicolás Fernández (Faktoría K)

Ojos”, de Xulio Gutiérrez y Nicolás Fernández, publicado en la serie Animales Extraordinarios de KALANDRAKA, ha sido incluido en la selección The White Ravens 2017 por la Internationale Jugendbibliothek de Munich, que ha seleccionado 200 obras de 56 países y en 38 lenguas para formar parte de esta prestigiosa selección de los mejores libros infantiles y juveniles.

Esta distinción a “Ojos” -en la versión en gallego de la obra, editada también en castellano y portugués- supone un reconocimiento a esta colección del sello Faktoría K: “Mientras muchos libros de no-ficción sobre animales del mundo se parecen entre sí porque organizan sus contenidos en torno a especies o grupos, Animales Extraordinarios utiliza una estrategia diferente para explicar la asombrosa diversidad y creatividad de la naturaleza”, expone el comité de selección.

Además, los especialistas de la Internationale Jugendbibliothek han destacado la claridad de los textos del profesor Xulio Gutiérrez, junto con la precisión y detallismo de las ilustraciones de Nicolás Fernández.

“Ojos” es uno de los títulos destacados en el stand de KALANDRAKA en Liber, que finaliza hoy en Madrid, y también ocupará un espacio importante en el stand de la editorial en la Feria Internacional del Libro de Frankfurt, del 11 al 15 de octubre. Precisamente, será en la Feria de Frankfurt donde se presentará el catálogo impreso de los White Ravens, en un acto programado para el jueves día 12.

Desde la lechuza al calamar gigante, pasando por el león o el halcón peregrino, una docena de animales están representados en este libro científico que compara la visión de la fauna -destacando las peculiaridades de cada especie- con el sentido de la vista de los humanos. Se trata del quinto volumen de una colección en la que figuran “Bocas”, “Nacer”, “Constructores” y “Ocultos”, algunos de los cuales ya han sido distinguidos por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y la Asociación Galega de Editores.

Xulio Gutiérrez es autor de una veintena de libros sobre naturaleza y numerosos artículos en revistas especializadas. De formación autodidacta, Nicolás Fernández también ha publicado varias obras como autor.

Con “Ojos”, el catálogo de KALANDRAKA ya suma 15 títulos en la veterana selección The White Ravens que impulsa la Internationale Jugendbibliothek, una institución fundada en 1949 por Jella Lepman y que reúne libros infantiles y juveniles de todo el mundo para analizarlos y acercárselos a los lectores como herramienta de conocimiento e intercambio cultural.

"Ollos", de Xulio Gutiérrez e Nicolás Fernández (Faktoría K)

 


Natalí Tentori, autora del poemario "Arroz con leche"

Natalí Tentori ha viajado desde Buenos Aires hasta Orihuela para recibir, en la ciudad natal del poeta Miguel Hernández y coincidiendo con el Día Internacional de la Poesía, el IX Premio Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños y Niñas -organizado por la Concejalía de Educación y KALANDRAKA- por la obra “Arroz con leche”.

“Arroz con leche”, que llegará a las librerías y bibliotecas en abril, se suma a la todavía breve bibliografía de esta autora, que ha formado parte de grupos de investigación y acción poética, poesía escénica y performance, como Nancy Doméstica. Ha sido co-fundadora y editora de la Revista Infantil de Juego Poético Cháchara, que obtuvo en 2013 el 1º Premio del Fondo Nacional de las Artes (Argentina). Como escritora, también ha ganado el Concurso Internacional de Cuentos Horacio Quiroga 2008 (Uruguay).

Entrega del IX Premio Internacional Ciudad de Orihuela a Natalí Tentori

Entrega del IX Premio Internacional Ciudad de Orihuela a Natalí Tentori

Un año más, los centros educativos -con la colaboración del equipo docente y el entusiasmo del alumnado- se han volcado en la lectura de una selección de composiciones de este poemario. Han participado niños y niñas de los colegios Oratorio Festivo, Francisco Girona-Arneva, Fernando de Loaces, Nuestra Señora del Carmen y del Instituto Tháder.

Entrega del IX Premio Internacional Ciudad de Orihuela a Natalí Tentori

Entrega del IX Premio Internacional Ciudad de Orihuela a Natalí Tentori

Entrega del IX Premio Internacional Ciudad de Orihuela a Natalí Tentori

Entrega del IX Premio Internacional Ciudad de Orihuela a Natalí Tentori

Entrega del IX Premio Internacional Ciudad de Orihuela a Natalí Tentori

Tras el recital, los estudiantes y sus maestros han recibido diplomas de recuerdo por su participación en esta actividad que tanto ha emocionado a Natalí Tentori: sus poemas han crecido, trascendiendo el ámbito de la creación literaria para quedar impresos en una edición ilustrada, en el marco de la Colección Orihuela del sello Faktoría K de Libros, e incorporarse ya al bagage lector del público.

Entrega del IX Premio Internacional Ciudad de Orihuela a Natalí Tentori

Entrega del IX Premio Internacional Ciudad de Orihuela a Natalí Tentori

Entrega del IX Premio Internacional Ciudad de Orihuela a Natalí Tentori

Entrega del IX Premio Internacional Ciudad de Orihuela a Natalí Tentori

Entrega del IX Premio Internacional Ciudad de Orihuela a Natalí Tentori

También se ha convertido en una tradición la visita a los centros escolares. En esta ocasión, Natalí Tentori se ha desplazado a Orihuela Costa para compartir con un grupo de estudiantes del IES Playa Flamenca su experiencia como autora, que se remonta a la adolescencia. Muy curiosos y participativos formulándole preguntas sobre sus influencias o sus gustos literarios, la autora de “Arroz con leche” les ha hablado del poder “transformador y liberador” de la poesía, calificando este género como “una forma muy concreta de hacer magia”.

Visita de Natalí Tentori al IES Playa Flamenca en Orihuela-Costa

Visita de Natalí Tentori al IES Playa Flamenca en Orihuela-Costa

La narrativa, la poesía para adultos y, finalmente la poesía infantil, son los ámbitos literarios en los que Natalí Tentori ha experimentado. Lo que le conmueve, lo que le emociona o aquellos asuntos sobre los que no se habla forman parte de sus intereses temáticos a la hora de crear. A los niños y niñas del Colegio Los Dolses también les ha recitado algunos versos de este delicioso “Arroz con leche”.

Visita de Natalí Tentori al Colegio Los Dolses en Orihuela-Costa

Visita de Natalí Tentori al Colegio Los Dolses en Orihuela-Costa

La última escala de su recorrido fue en el Colegio Playas de Orihuela, donde también ha incidido en la belleza de las ilustraciones de “Arroz con leche”, realizadas por la artista colombiana Elizabeth Builes. “La creación hace que la única manera de transitar por la vida y hacerla visible es el invento”, ha explicado Natalí Tentori sobre estos poemas donde realidad e imaginación se tocan para “hacer que la vida eral se vuelva bella”.

Visita de Natalí Tentori al Colegio Playas de Orihuela en Orihuela-Costa

Visita de Natalí Tentori al Colegio Playas de Orihuela en Orihuela-Costa