Los Libros para Soñar de KALANDRAKA están presentes en algunas de las principales ferias del libro que se desarrollan en Latinoamérica durante el invierno austral. Finalizada en Argentina la 27ª Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil organizada por la Fundación El Libro, comienza la Feria Internacional del Libro de Lima, hasta el 6 de agosto. Ediciones Iamiqué en el primer caso y Polifonía Editora en el segundo, hacen posible -con su mediación como distribuidores en sus respectivos países- que el público argentino y peruano acceda a las novedades del catálogo y a una selección de los títulos del fondo editorial.

27ª Feria del Libro Infantil y Juvenil (Argentina)

Por primera vez, la Feria del Libro Infantil y Juvenil se ha desarrollado en tres sedes: el Centro Cultural Kirchner en Buenos Aires, Tecnópolis en el barrio bonaerense de Vicente López, y el Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha en la ciudad de La Plata.

27ª Feria del Libro Infantil y Juvenil (Argentina)

27ª Feria del Libro Infantil y Juvenil (Argentina)

Bajo el paraguas del colectivo de editores independientes Libro que te quiero libro -que ya había participado previamente en le Feria del Libro de Buenos Aires- volvieron a reunirse Ediciones Iamiqué, CocoBooks, Tragaluz, Limonero, Pequeño Editor y KALANDRAKA para compartir stand en el CCK.

27ª Feria del Libro Infantil y Juvenil (Argentina)

En el Centro Cultural Dardo Rocha de La Plata hemos contado con la colaboración de la librería Palabras sin Prisa.

27ª Feria del Libro Infantil y Juvenil (Argentina)

[Fotogafías: Ediciones Iamiqué]

La recta final de la Feria del Libro Infantil y Juvenil en Argentina ha coincidido con el inicio de la 22ª FIL Lima, donde Polifonía es uno de los 150 expositores. Organizada por la Cámara Peruana del Libro, esta edición reúne a invitados de 15 países y tiene programadas más de 800 actividades culturales.

FIL Lima 2017 FIL Lima 2017

[Imágenes: Polifonía Editora]

Clásicos recuperados de la LIJ contemporánea, las obras distinguidas en el Premio Internacional Compostela de Álbum Ilustrado y en el Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños y Niñas, libros de poesía y de ciencia, cuentos tradicionales adaptados, obras de autor… conforman la oferta de títulos de KALANDRAKA en estas dos citas internacionales, que tendrán continuidad en la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil de México, del 10 al 20 de noviembre, y en la FIL de Guadalajara del 25 de noviembre al 3 de diciembre.


COMO LA LLUVIA 6.tif

El sol se pone a la misma hora para todos los habitantes de Bombay. Al regresar a sus casas, algunos podrán abrir los grifos para lavarse y preparar la cena. Pero la mayoría, que carecen de  agua corriente, tendrán que repartir entre toda la familia el contenido de los cubos que han llenado en las fuentes públicas… Como Agni, un niño de diez años que ya desde los seis trabaja en un lavadero.

Mientras frota y refrota sin parar, Agni sueña que algún día cambiará su suerte. Su sueño es el de los más de 250 millones de niños y niñas que madrugan cada día, no para ir a la escuela o jugar, sino para trabajar, forzados por las redes de explotación y esclavitud infantil o de forma «voluntaria» para ayudar a sus familias, sumidas en la pobreza.

El 12 de junio se celebra el Día Mundial contra el Trabajo Infantil. “Agni y la lluvia“, escrito por Dora Sales e ilustrado por Enrique Flores, aborda esta lacra con una mirada tierna centrada en el valor de los sentimientos, la esperanza y la voluntad por progresar de su protagonista, que emociona y genera empatía. Las acuarelas de Enrique Flores, que destacan por el trazo rápido e imperfecto, nos transportan al hogar, la barriada, al inmenso tendal…

“…Agni no entiende bien qué es eso de ser pobre. Solo tiene una cosa clara: sus padres, Lalita y él lo son. Y todos los vecinos del barrio, también. Porque cuando los mayores hablan entre ellos, en muchas ocasiones suelen terminar diciendo que son pobres. «No es bueno ser pobre», piensa Agni al recordar las caras tristes de los mayores cuando dicen esa palabra. Al hacerlo nunca sonríen”.

Dora Sales, autora de "Agni y la lluvia" (Kalandraka).

«Niños como Agni tienen algo que en otras sociedades más pudientes hemos perdido, que es la solidaridad, la generosidad absoluta»

Dora Sales (Castellón, 1974) es traductora especializada en literatura poscolonial, sobre todo india y africana. Ha colaborado con editoriales como Espasa, Siruela, Random House-Mondadori y Altaïr. Ha preparado ediciones críticas de textos literarios latinoamericanos. Licenciada en Filología Inglesa y doctora en Traducción e Interpretación, actualmente es profesora titular en la Universidad Jaume I. También tiene experiencia en materia de gestión cultural. Entre otros, es autora de los libros “Y oyes cómo llora el viento” (Lóguez) y “Puentes sobre el mundo” (Peter Lang).

La autora presentó “Agni y la lluvia” en la librería Babel de Castellón y, en vísperas del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, firma ejemplares de la obra en la caseta 179 de KALANDRAKA de la Feria del Libro de Madrid. Con ella desgranamos las claves de esta obra.

– ¿Cómo nació la historia de Agni? Desde su origen como proyecto literario hasta su publicación, ¿cómo valora el resultado una vez convertido en libro?

– Cuando yo le envié este texto a Kalandraka la primera vez, en 2009, no le mandé este libro ni esta historia así completa, que ni se parecía. Yo envié algo a la aventura, que había hecho con mucha ilusión, pero en aquel momento no tenía ni por asomo la idea de que esto iba a convertirse en un libro de esta envergadura, de esta extensión, ni de esta naturaleza. Yo mandé diez páginas de las que ha quedado algo, bastante; pero eran diez páginas de lo que en aquel momento creí que iba a ser un cuento corto. Yo no sé qué vio el director, Xosé Ballesteros, en esas diez páginas, pero vio algo, por lo que yo le estaré siempre agradecida.

– Desde 2009 a 2017 ha publicado otros libros, pero ¿acaso este representaría como ninguno el carácter dialéctico del proceso editorial?

– El editor vio algo en Agni; sobre todo, vio a ese niño que tenía una historia que contar, pero no en solo diez páginas. Realmente, a partir de esas diez páginas, él me dijo: “Sigue, sigue escribiendo”. Y yo seguí, seguí y le fui enviando versiones. Él me orientaba con sutileza: “Esto lo podías alargar… aquí no acabes tan rápido…”. Nunca me decía qué tenía que pasar y yo me fui dejando llevar, un poco como las olas; sin empujarme, pero me iba llevando, hasta que terminó siendo el texto que es ahora y el dijo entonces: “Ya está”. Así que este libro lo he escrito yo, pero él también lo ha hecho posible y lo ha hecho existir porque yo no había escrito toda esta historia tal y como es ahora. Por eso le agradezco haber visto potencial en el material original.

– ¿Cómo es Agni?

– Es un  niño tremendamente inteligente dentro de su situación; tiene unas reflexiones que no sólo me he inventado yo, sino que también las tienen niños en esas circunstancias. Sus reflexiones son tan maduras que te sorprenden. De alguna forma, se trata de visibilizar este tipo de situaciones, sin olvidar que -por el tipo de texto que se trata- hay que entretener y, de alguna manera divertir, dentro de lo que se pueda. Para eso está el personaje del mejor amigo de Agni, que es un desastre, pero un desastre maravilloso: el típico amigo que va contigo al fin del mundo aunque no sepa a dónde.

«Es una historia sobre el trabajo infantil, pero yo no quería que fuese todo lo dramática que es la realidad de estos niños y niñas que trabajan»

– En un relato cuyo trasfondo es un tema social tan comprometido y de un calado humano tan preocupante como el trabajo infantil, ¿cómo se combinan la realidad y la ficción?

– “Agni y la lluvia” es muchas cosas en una. Efectivamente, es una historia sobre el trabajo infantil, pero yo no quería que fuese todo lo dramática que es la realidad de estos niños y niñas que trabajan. Sobre todo, es una historia en la que gran parte de lo que sucede es ficción: me lo he inventado yo, es fruto de muchas anécdotas sacadas de contexto que he traído a mi terreno para contar la historia; pero es una historia real. Agni es muchos niños en uno y, realmente, una de las muchas historias que se pueden contar sobre niños trabajadores es la de los niños de Bombay que trabajan en los lavaderos: se pasan todo el día con las manos mojadas, con lo que eso implica de que estén hinchadas y perjudicadas, con horarios tremendos y una pobreza extrema cuyo nivel no podemos ni imaginar.

Dora Sales, autora de "Agni y la lluvia" (Kalandraka).

– ¿Qué mensaje nos transmiten estos niños y niñas que viven su infancia como si fuesen adultos?

– Esos niños existen, los he visto… Y lo que más me chocó e impactó cuando estuve en Bombay es que constantemente se están riendo. Son niños felices, dentro de su circunstancia porque, como mucha gente amiga de allí me explicaba, ellos no tienen con qué compararse, no saben lo que es vivir otra vida; entonces son felices con que salga el sol… ¡con cualquier cosa! Y esa sabiduría que tienen se refleja en esa sonrisa que muestran permanentemente, en esa generosidad real que practican. ¡Yo he visto a niños compartir una galleta entre cinco! Al darles una galleta, no se la comen con el ansia que deben tener, lógicamente, porque son criaturas que, en su gran mayoría, están desnutridas. Niños como Agni tienen algo que en otras sociedades más pudientes hemos perdido, que es la solidaridad, la generosidad absoluta. Muchas de las cosas que suceden en la historia -el contexto cultural- son reales, parten de mis propias vivencias en Bombay; es el Bombay que yo conozco, las calles que yo conozco, las comidas que yo conozco… es ‘mi’ Bombay. En ese sentido, también es un pequeño homenaje a esa ciudad.

«Son niños felices, dentro de su circunstancia, porque no tienen con qué compararse, no saben lo que es vivir otra vida»

– ¿Cómo ha abordado el contexto próximo al protagonista de esta historia y, en especial, las repercusiones que rodean el fenómeno del trabajo infantil?

– He tratado de construir la historia fuera del cliché de la típica familia padre-madre-hermano-hermana. Existe ese núcleo, pero aquí hay además un hermano mayor, que es hijo de otra madre, porque las familias son ante todo cariño y no importa de quién seas hijo. Toda la base y la historia cultural son reales; el niño es real, o más bien lo que le pasa. Son niños y niñas que existen y, sobre todo, su gran carencia -no solo la carencia vivencial de la pobreza en la que viven- es educativa, porque son niñas y niños que trabajan desde muy pequeños y no acceden al colegio. Desde hace algunos años ya empieza a haber proyectos para tratar de llevar a esos niños a la escuela, aunque sigan trabajando, porque es muy difícil sacarles por completo del trabajo cuando ese empleo es el sustento de su familia, o gran parte de lo que necesita esa familia para salir adelante.

– Sin embargo, el protagonista del libro no es el eje de la historia. ¿Qué otro personaje femenino representa ese papel fundamental?

– Agni tiene una hermana pequeña. Este personaje es el drama de la historia, en el sentido aristotélico; es decir, lo que empuja a la acción: esa niña que tiene cuatro años, que está creciendo, que dentro de poco también tendrá que empezar a trabajar. Agni y su hermano quieren que esa niña no trabaje, que pueda tener una oportunidad de no trabajar. Esto, en cualquier circunstancia, es importante y marca la cuestión del género. Pero en un lugar como la India todavía más, porque allí, hasta hace poco, y sobre todo en determinadas zonas, tener una hija era como una desgracia. Tenían que ‘colocarla’, no eran consideradas como algo productivo. Entonces, que una familia tan pobre, pero tan inteligente, llena de valores, con esa inteligencia emocional -que es la que importa como motor para cualquier otro tipo de inteligencia- se preocupe, y especialmente los hermanos (los padres también, pero ellos ya arrastran su propio drama) para que la hermana menor no tenga que llegar a la situación a la que los mayores han llegado, es muy importante. Las personas que dirigen los proyectos para que esto se canalice, también son mujeres, representantes de una generación real y actual de gente que está dentro de contextos donde el machismo es muy acusado. Pero están haciendo cosas distintas, teniendo en cuenta esa igualdad que es tan necesaria entre niños y niñas. De un modo muy sutil, esta mirada también quería dejarla presente en la historia.

Dora Sales, autora de "Agni y la lluvia" (Kalandraka).

– ¿Hasta qué punto “Agni y la lluvia” contribuye a agitar conciencias y hacer un llamamiento a la solidaridad y la sensibilidad de la población para combatir la lacra de la explotación infantil?

– Proyectos como el que de alguna manera se narra en la historia, de escuelas muy pequeñas que a lo mejor terminan educando a un máximo de 20 niños y niñas, existen y son reales. También está la idea de que por muy pequeño que parezca ese tipo de proyecto -porque 20 en un contexto de cientos de niños trabajadores, parece muy pequeño-, es más que ninguno. Más valen 20 niños y niñas estudiando y recibiendo por lo menos la educación mínima para aprender a leer y escribir, sumar y restar, que nada. Cuando vemos tragedias y pensamos que no podemos ayudar, cierto es que no podemos arreglar el mundo, pero a lo mejor podemos contribuir en algo concreto. Y esto, por pequeño que parezca, siempre es algo más que nada.

– Ni siquiera el nombre de la niña es casual. ¿Detalles como ese redundan en la credibilidad y la verosimilitud del relato?

– Todos los nombres de los personajes y sus significados son de verdad, y están pensados desde el simbolismo. Lalita significa ‘la que juega’. Y es lo que los hermanos quieren: que pueda seguir jugando mientras sea niña y no tenga que trabajar como ellos desde tan pequeños.

«Su gran carencia -no solo la pobreza en la que viven- es educativa, porque son niñas y niños que trabajan desde muy pequeños y no acceden al colegio»

– ¿Cuál es la clave para, sin obviar que se trata de una historia triste, envolver esa melancolía de luminosidad y esperanza?

– Esa era la idea: contar una historia que, de fondo es muy dura; en ningún momento se le quita hierro a esa dureza, pero se cuenta con un tono que Xosé Ballesteros me ayudó a encontrar para poder entretener, divertir y hacer pensar. Porque, ante todo, es literatura.

– Sobre el carácter atemporal y universal de un tema como el trabajo infantil, ¿aspira a que la historia de Agni llegue a ser conocida en más países?

– Como traductora, me encanta que “Agni y la lluvia” se haya publicado simultáneamente con traducción al catalán y al gallego. Es un lujo para una traductora ser traducida; el colmo de la ilusión. Ahora espero que pueda llegar a otras lenguas para que la historia de este niño -que es uno de tantos, pero perfilado con muchos matices- pueda seguir circulando y viajando por el mundo.

Dora Sales, autora de "Agni y la lluvia" (Kalandraka).


La caseta de KALANDRAKA en la 76ª Feria del Libro de Madrid es el punto de encuentro de los autores e ilustradores de los Libros para soñar con el público. De todas las edades nos visitan; para todas las edades hay propuestas de lectura en la caseta 179; de todos los tamaños, colores, temáticas y gustos…

Quesia, compositora e intérprete en "Cifra y aroma" (Kalandraka).

Quesia

Gracia Iglesias, autora de "El Hilo" (Kalandraka).

Gracia Iglesias

Emilio Urberuaga y Antonio Sandoval, autores de "El árbol de la escuela" (Kalandraka).

Emilio Urberuaga y Antonio Sandoval, con las libreras de LIBROS PARA SOÑAR

Miguel Ángel Pacheco, ilustrador de "Poemas de la Oca Loca" (Kalandraka).

Miguel Ángel Pacheco

MariA JOsé Martín Francés, autora de "Las tres princesas pálidas" (Kalandraka).

MaríA JOsé Martín Francés

Antonio Rubio

Antonio Rubio

David Pintor en la caseta de KALANDRAKA

David Pintor

Rafa Ordóñez, autor de "Elefante, un guisante" (Kalandraka).

Rafa Ordóñez

 


Premiados na II Gala do Libro Galego 2017A II Gala do Libro Galego organizada pola Asociación Galega de Editoras, a Asociación de Escritoras e Escritores en Lingua Galega e a Federación de Librarías de Galicia reuniu no Teatro Principal de Santiago a unha ampla representación de profesionais da literatura, da ilustración, da edición, da tradución, das librarías, do ensino… para asistir ao acto de entrega dos premios ás mellores publicacións nos distintos xéneros, iniciativas bibliográficas, de fomento da lectura ou de difusión cultural, entre outras categorías.

“Pola súa fluidez e narrativa do ilustrador; a súa plástica orixinal escapa da redundancia co texto, achegando un significado propio co seu deseño”: así xustificou o xurado o galardón entregado ao artista Óscar Villán no apartado de Libro Ilustrado pola obra “Canta connosco!“, un libro-disco que contén cancións infantís interpretadas polo grupo Migallas Teatro e que tamén incorpora videoclips dirixidos por José Miguel Sagüillo.

Óscar Villán recibiu o Premio ao Mellor Libro Ilustrado por "Canta connosco!"

Óscar Villán recibiu o Premio ao Mellor Libro Ilustrado por "Canta connosco!"Entre os premiados destacaron igualmente o ciclo Vermú entre libros impulsado pola Libraría Paz de Pontevedra, como mellor iniciativa cultural ou de fomento da lectura; e o escritor Xosé Monteagudo, autor de “Todo canto fomos”, distinguida no apartado de novela.

Libraría Paz, Óscar Villán e Xosé Monteagudo, premiados na II Gala do Libro Galego 2017Na lista de nominados tamén se atopaba a tradución da obra de Francesco Tonucci “Cando os nenos din Basta!“, realizada por Mónica Baleirón e Rut Vázquez.

Mónica Baleirón e Rut Vázquez, nominadas pola tradución de "Cando os nenos din Basta!".

Dende KALANDRAKA, parabéns aos autores e autoras premiados e os finalistas. Noraboa tamén ás secretarías técnicas da AGE, da AELG e da FLG polo traballo realizado para facer posible esta gala, que foi presentada por Iria Piñeiro e amenizada coa música do grupo De Vacas.

“Hai un ano as tres organizacións decidimos concentrar esforzos e aunar vontades co obxectivo de sumarnos ás celebracións do Día das Letras Galegas cunha Gala do Libro en Santiago de Compostela, para poñer en valor o labor do amplo colectivo de persoas que formamos a industria, e digo ben, a “industria” do libro galego. Esta iniciativa consolida a unión das tres asociacións e abre a porta á colaboración con outros colectivos cos que convivimos cordialmente: o dos ilustradores; o dos críticos; os do sistema bibliotecario; o dos tradutores; o do produto gráfico, nomeadamente imprentas; os mediadores e de defensa da lingua. 

Estamos xuntos nun acto que permite amosarlle á cidadanía a mellor faciana do “ecosistema” do libro galego. Unha comunidade que -non é nada novidoso dicilo- está a minguar de xeito alarmante.

Ficaron atrás os anos de bonanza; aqueles nos que soñabamos con ser un pequeno GRAN país de lectores e lectoras, cunha potente industria editorial. Un soño que puido facerse realidade. Foron os anos do final da década pasada, cando o Parlamento de Galicia aprobaba por unanimidade a Lei do Libro e da Lectura. Hoxe Galicia está baixo mínimos, tanto en consumo de libros como en número de títulos publicados na nosa lingua. Agora somos un pequeno e CATIVO país de grandes lectoras.

Diante deste panorama, que podemos facer os actantes do libro galego?  Feita está a fotografía: case a metade da poboación nunca le libros. NUNCA! En ningunha lingua. E da outra metade, a das persoas que len, de cada 100 libros, 17 están escritos en galego, incluídos os libros de texto. Estamos perdendo lectores. E o que é peor: estamos a perder falantes. Esa é a razón pola que hoxe nos situamos na resistencia. Na resistencia cultural

Porque estamos a quedar sen alimento. Porque sabemos que a nosa lingua vai camiño de ser un envoltorio. Porque queremos que a lingua sexa tamén o pan, o leite, o viño… E o mar, a terra, o ceo, a lonxitude, a latitude, as derivadas, a robótica e o universo todo. A lingua galega é o noso sustento, pero pode chegar a ser tan só un substrato. Segundo alerta o mapa 1.5 do Atlas de la Lengua Española en el Mundo, publicado en marzo de 2016 pola Fundación Telefónica, a lingua galega é unha lingua ameazada. Ameazada pola perda de falantes, ameazada porque a mocidade abandona o noso idioma por consideralo inútil, ameazada porque os medios de difusión desprézana, ameazada porque a política lingüística deste país non dá cortado a hemorraxia.

Hoxe, por primeira vez no ciclo histórico, hai en Galicia menos persoas falando galego que castelán. Son datos publicados en 2014 polo Instituto Galego de Estatística. Se a lingua morre, morrerá tamén a escrita. Daquela desaparecerá o noso sistema literario e, pasado o tempo, as nosas verbas serán só cinza e lembranza dun pasado remoto. 

Pregúntase Hélia Correia, a nosa escritora galega universal, A literatura salva? Não, não salva. Mas se ela se extinguir, extingue-se tudo.  

E nós, profesionais da escrita, da edición, do comercio do libro; mais tamén da ilustración, do deseño, da industria gráfica, do sistema bibliotecario, do ensino, da cultura, da política… imos asistir resignados ao devalar contínuo do noso patrimonio cultural: a lingua e a escrita? …Non, non nos resignamos!

Tampouco se resignaron as amigas e amigos que hoxe estarían aquí acompañándonos, pero que foron deixándonos ao longo deste ano, quedando nós un pouco máis orfos. As súas palabras, as súas obras, fican, porén, na nosa memoria colectiva. Aínda que choraron un pranto cotián de bolboretas, non se conformaron, traballaron arreo consonte as súas conviccións e agora forman parte da memoria da nosa estirpe… Grazas a todos eles:

María Teresa Alvajar

Xosé Luís Laredo Verdejo

David Mackenzie

Fernando Acuña Castroviejo

Ángel Rivas Veiga

Fermín Bouza Álvarez

Fran Cortegoso

Sabino Torres

José Luis Sucasas

Miguel Suárez Abel

Agustín Fernández Paz

Paco Souto

…Que a terra lles sexa leve.

Nós tampouco nos resignamos e resistimos. Abofé que somos testemuñas dun proceso de extinción, pero non queremos ser mohicanos. Antes preferimos ser mapuches: sabedores de que a resistencia prolongada, a resistencia do vimbio, pode deter -e mesmo reverter- tendencias que semellan abocarnos a un camiño sen volta. Por iso seguimos a reivindicar o desenvolvemento íntegro da Lei do Libro e da Lectura aprobada polo Parlamento de Galicia o ano 2006. Unha Lei que algúns consideran obsoleta diante da nova realidade dixital, mais, por que non a actualizamos? Porque non a adecuamos aos tempos presentes? Por qué non convocar novamente o Consello Asesor do Libro para que poidamos avaliar e propoñer solucións diante desta crise da industria do libro galego? Se non actuamos xa, quizais no futuro se fale de nós como daquel exército que foi de vitoria en vitoria ata a derrota final.

…RESISTIR! Mais “resistir” non é sinónimo de “decaer”. Deixémonos de laídos e non perdamos a forza nin a cohesión. Tampouco o optimismo. Hai talento no país, hai imaxinación, hai alegría, hai audacia, hai industria. Poñamos pois os mellores recursos ao servizo dunha das tarefas máis fermosas que pode emprender calquera nación: camiñar cara a un país de lectoras, construír un país de lectores. Ler para comprender o mundo. Ler para facelo máis xusto, solidario e sostíbel.

[Fragmento da intervención do presidente da AGE, Xosé Ballesteros]

https://youtu.be/BpZ18j7zIvg

Parte do equipo de Kalandraka cos ilustradores Óscar Villán e Xosé Cobas

 

II Gala do Libro Galego 2017, presentada por Iria Piñeiro.II Gala do Libro Galego, amenizada polo grupo De Vacas


76ª Feria del Libro de Madrid

El próximo viernes comienza la 76ª Feria del Libro de Madrid en el Parque del Buen Retiro. Un año más, los Libros para Soñar de KALANDRAKA volverán a su cita con los lectores; en esta ocasión, en la caseta número 179, que se llenará de libros de cartón para pre-lectores, adaptaciones de cuentos tradicionales, obras de autores contemporáneos, clásicos de la Literatura Infantil y Juvenil recuperados del olvido, poesía, libros de ciencia, de arte, libro-discos…

Novedades de KALANDRAKA en la Feria del Libro de Madrid

Tampoco faltarán los autores/as e ilustradores/as a su encuentro con el público. La agenda de firmas cuenta con figuras destacadas tanto en el plano literario como artístico: Rafael Ordóñez, María José Martín Francés, Antonio Rubio, David Pintor, Miguel Ángel Pacheco, Antonio Sandoval y Emilio Urberuaga, Gracia Iglesias, Quesia Bernabé, Pedro Mañas, Dora Sales, Joel Franz Rosell, Marta Azcona y Rosa Osuna.

Feria del Libro de Madrid 2017

Feria del Libro de Madrid 2017

Feria del Libro de Madrid 2017

Feria del Libro de Madrid 2017

Feria del Libro de Madrid 2017

Feria del Libro de Madrid 2017

Feria del Libro de Madrid 2017

Feria del Libro de Madrid 2017

Feria del Libro de Madrid 2017

Feria del Libro de Madrid 2017

Xosé Ballesteros

Feria del Libro de Madrid 2017

Feria del Libro de Madrid 2017

El 11 de junio será el último día de una Feria del Libro de Madrid que en este 2017 está dedicada a la cultura portuguesa. En el catálogo de KALANDRAKA son numerosos los autores/as lusos y los títulos evocadores del país vecino.

"LIsboa", de David Pintor

"Mário de Sá-Carneiro: Antologia Poética", ilustrada por Tiago Manuel (Kalandraka Portugal). "Fernando Pessoa, selección poética". Ilustrado por Pedro Proença (Faktoría K).

 "La abuela durmiente": Roberto Parmeggiani y João Vaz de Carvalho (KALANDRAKA, 2015).

"¡Muchas gracias!", de Isabel Minhós y Bernardo Carvalho (Kalandraka).

Ovejita dame lana

El tiempo vuela

Sueños de volar

 pes de la:Maquetación 1

"No hay dos iguales", de Javier Sobrino y Catarina Sobral

 


FIL de Buenos Aires 2017

La 43ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires que se celebra en La Rural afronta sus últimos días, hasta el 15 de mayo. Cinco años después de la puesta en marcha de ‘Libros para atesorar’ como colectivo de editoriales independientes reunidas para mostrar conjuntamente sus propuestas de lectura, en este 2017 el proyecto se remodela bajo el lema ‘Libro que te quiero libro’, formado por Ediciones Iamiqué, Pequeño Editor, Limonero, Coco Books y Kalandraka.

Además de los libros para pre-lectores, los clásicos de la Literatura Infantil y Juvenil de autores tan emblemáticos como Maurice SendakLeo Lionni, Tomi Ungerer, Arnold LobelJanosch o Shel Silverstein; junto con las obras de creación de autores contemporáneos, los libros interactivos y la colección de ciencias, algunas de las novedades que se han presentado en el stand 622 del Pabellón Azul han sido la obra de la artista argentina Nadia Menotti, “Las pescadoras“, “El árbol de la escuela” de Antonio Sandoval y Emilio Urberuaga, o el álbum ilustrado ganador del último Premio Internacional Compostela, “Una última carta”, de Antonis Papatheodoulou e Iris Samartzi.

FIL de Buenos Aires 2017

Carla Baredes, Ileana Lotersztain y Leonardo Lanzani, de Iamiqué, son los ojos, manos y oídos de KALANDRAKA en Argentina; quienes representan, promueven y hacen que los ‘Libros para soñar’ estén presentes en la FIL de Buenos Aires, además de distribuirlos en librerías y escuelas.

FIL de Buenos Aires 2017

FIL de Buenos Aires 2017

FIL de Buenos Aires 2017

FIL de Buenos Aires 2017

Aunque bajo una nueva denominación, ‘Libro que te quiero libro’ mantiene la tradición de anteriores ediciones de la FIL de Buenos Aires, haciendo partícipes a algunos de los principales ilustradores del panorama visual latinoamericano de la decoración del stand con dibujos y viñetas realizados en directo durante una performance artística.

En esta ocasión, como novedad, también el público ha podido dejar su impronta en forma de texto o imagen en respuesta al lema de esta convocatoria abierta: «Y vós, ¿como querés al libro?». Los mensajes han sido de lo más sugerentes y divertidos: “¡Lo quiero todo terreno!”, “Me gustan los libros ilustrados”, “Como la luna al sol”, “Con la capacidad de hacerme volar”…

FIL de Buenos Aires 2017

FIL de Buenos Aires 2017

FIL de Buenos Aires 2017

FIL de Buenos Aires 2017

18358813_10155293452499153_8997213569762769905_o FIL de Buenos Aires 2017 FIL de Buenos Aires 2017

[Fotografías: Ediciones Iamiqué]

 

 


Día del Libro 2017

23 de abril: Día del Libro (descargar en formato PDF)

Por el camino, de Mariana Ruiz Johnson

Minilibros Imperdibles, volúmenes 1 y 2

Los tres cerditos, una adaptación de Xosé Ballesteros ilustrada por Marco Somà

La ventana de Kenny, un clásico de Maurice Sendak

Ernesto y Celestina, músicos callejeros, de Gabrielle Vincent

Leocadio, un divertimento de Shel Silverstein

Venezia, el nuevo cuaderno de viaje de David Pintor

Matilde, un libro visual de Sozapato

Agni y la lluvia, un relato de Dora Sales ilustrado por Enrique Flores

Arroz con leche, el IX Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños y Niñas con las composiciones de Natalí Tentori, acompañadas por las ilustraciones de Elizabehth Builes

Poemas de la Oca Loca, en el año del centenario de Gloria Fuertes, con las ilustraciones originales de Miguel Ángel Pacheco

Las alas del AVEcedario, poemas de Antonio Rubio ilustrados por Rebeca Luciani

 


 

Día do Libro 2017

23 de abril: Día do Libro (descargar en formato PDF)

Polo camiño, de Mariana Ruiz Johnson

Minilibros Imperdibles, volumes 1 e 2

Os tres porquiños, adaptado por Xosé Ballesteros e ilustrado por Marco Somà

Ernesto e Celestina, músicos da rúa, un clásico de Gabrielle Vincent

Canta connosco!, un libro-disco con cancións de Migallas, ilustracións de Óscar Villán e videoclips de José Miguel Sagüillo

Unha última carta, o IX Premio Internacional Compostela de Antonis Papatheodoulou e Iris Samartzi

As pescadoras, con escenografías de Nadia Menotti

Venezia, o novo caderno de viaxe de David Pintor

Matilde, un libro visual de Sozapato

Grisela, unha fábula actual de Anke de Vries e Willemien Min

Agni e a chuvia, un relato de Dora Sales ilustrado por Enrique Flores

Eu son Suleimán, unha novela xuvenil de Antonio Lozano

Biblioteca de Pedagoxía, dirixida polo catedrático de Historia da Educación Antón Costa

 


"Agni y la lluvia", de Dora Sales y Enrique Flores (Kalandraka)

Agni y la lluvia”, un texto de Dora Sales ilustrado por Enrique Flores, es la historia de un niño de diez años que vive en Bombay y trabaja en un lavadero. Mientras frota y refrota sin parar, Agni sueña que algún día cambiará su suerte. Su sueño es el de los más de 250 millones de niños y niñas que madrugan cada día, no para ir a la escuela o jugar, sino para trabajar, forzados por las redes de explotación y esclavitud infantil o de forma «voluntaria» para ayudar a sus familias, sumidas en la pobreza.

La Librería Babel de Castellón fue el escenario de su presentación con la autora, arropada por el director de KALANDRAKA, Xosé Ballesteros, y la profesora Rosalía Torrent, que imparte clases de Estética y Teoría de las Artes en la Universidad Jaume I. Compartimos a continuación su particular ‘lectura’ de este relato melancólico y a la vez luminoso sobre el valor de los sentimientos, la esperanza y la voluntad de salir adelante.

Presentación de "Agni y la lluvia" en Librería Babel, Castellón

Rosalía Torrent en la presentación de "Agni y la lluvia"

 

Hace tres meses estábamos presentando, en este mismo lugar, un libro de Dora Sales: “Y oyes cómo llora el viento”. En él se trataba la historia de un niño sin nombre, un niño hijo de la violencia, cuya vida (y cuya muerte) nos dejó sin aliento.

El nuevo libro que nos presenta Dora también tiene por protagonista a un niño pero, esta vez, el niño tiene nombre: Agni. Y la dureza de su entorno en un barrio del margen de Bombay no ha podido con él ni con su familia. No ha podido con su sonrisa.

Yo he intentado leerlo con los ojos de quienes van a ser sus principales lectores, los niños y niñas. Seguramente es imposible pero, constantemente, me preguntaba qué ideas extraerían de un libro como este los niños que no conocen ni de lejos situaciones como las que aquí se viven. Me gustaría hablar con ellos, ver cómo lo han vivido. Sus respuestas darían sentido a nuestras constantes preguntas.

Decía antes que, esta vez sí, tenemos un nombre para el protagonista, Agni, que como Dora explica quiere decir «fuego». Dora nos va señalando el significado de buena parte de los nombres propios que aparecen en el libro; nombres que no siempre acompañan a la personalidad de sus portadores (recuerdo aquí el nombre de Abhay, su mejor amigo, cuyo significado, «audaz», poco tiene que ver con el carácter del niño): «Agni siempre ha pensado que los padres de Abhay son muy bromistas, pues Abhay es de todo menos audaz (…) A veces Agni tiene la sensación de ser más abhay que Abhay» .

Pero con los nombres Dora nos ayuda a situarnos en la historia de sus portadores. Éste es uno de los primeros aciertos del libro: dar identidad a un grupo de personas que a veces se autodefinen como invisibles. «Invisibles como los pobres», se nos dice en algún momento del libro.

Esta frase se enmarca en un episodio concreto en el que Agni, que ha viajado con el dedo por un mapamundi que cuelga de la pared de su casa y que le regaló su hermano, descubre que, además de los nombres que figuran en el mapa -Tombuctú, Samarcanda, Machu Picchu, Estambul, Sicilia o Sevilla- hay otros muchos que no figuran en él. Esos son los que él tiene que descubrir: «Cómo le gustaría viajar a lugares que no están escritos en el mapa. Invisibles como los pobres, “Sí, esos son los sitios a los que tendría que ir, piensa a menudo”».

El mapa, por cierto, es un regalo cogido de un cubo de la basura y que, sin embargo, ha sido el mejor regalo que ha tenido nunca Agni, tras los besos de su padre y de su madre. Porque el hermano de Agni y el propio Agni, son pobres, decididamente pobres. El mismo niño trabaja en una jornada que se extiende desde las 7 de la mañana hasta las 6 de la tarde, sábados incluidos. Pero no pierde la esperanza, no pierde la sonrisa.

Y no la pierde porque piensa que algún día podrá viajar.

Y piensa, sobre todo, que algún día, podrá ir a la escuela: «Siente que las cosas, en algún momento, pueden llegar. De forma pausada y tranquila, como el día que sigue a la noche, como el minuto que comienza tras el minuto anterior. O de pronto, como la lluvia en Bombay. ¿Quién sabe? Quizás algún día él también consiga ir a la escuela. Sí, algún día».

Un libro, además de los posibles mensajes que, como en este caso, pueda contener, tiene que atraparte, contarte una historia, y la de Agni se desarrolla a través de un argumento que te va haciendo entrar en esa historia e interesarte por el futuro del niño, de su familia y de sus amigos.

La narración (así lo interpreto), aparece dividida en tres momentos o apartados:

En el primero se nos presenta a Agni, a su familia y a su día a día. Esta es la parte que denominaríamos más «social», en el sentido en que, al presentarnos a los personajes, se denuncia el injusto sistema social que los envuelve. En el segundo, la historia se va envolviendo en un cierto misterio, que él comparte con Abhay, su mejor amigo. La tercera es el desenlace; un desenlace rápido, de una esperanza nostálgica.

No voy a contar el argumento, que cada cual debe descubrir, pero sí los valores que aparecen en ella. En la primera parte, sobre todo.

La solidaridad que tienen entre sí los pobres:

El padre trabaja como lavacoches en las concurridas calles de Bombay. Cuando se acaba la jornada todos reparten lo que han conseguido, puesto que: «Solo es cuestión de suerte que unos consigan limpiar más coches que otros, o que reciban más o menos monedas». Tengo que reconocer que la lectura de este pasaje ha cambiado mi visión de las personas que ejercen esta profesión. Nosotros pasamos por su lado intentando no mirarlos; a veces nos enfadamos de la invasión de nuestros cristales. Pero seguramente la mayoría de ellos son gente como Apu, que significa «virtuoso», el padre de Agni. Su madre se llama Aparna, «sin hojas, quien no tiene que comer». Es explícito.

El segundo valor es la tolerancia (mejor podríamos decir amor humano) hacia personas de otras religiones:

Su madre, con lógica aplastante, hablando de la convivencia entre musulmanes e hindúes, nos dice: «Cada cual cree de una manera, pero todos tenemos hambre, sed, sueño, todos somos gente». Eso dice su madre, y lo mismo piensa Agni. Su padre y su madre contagian al niño su bondad y sensatez. Corroboran lo fundamental que es nuestro entorno para nuestro desarrollo. El niño sin nombre del primer libro de Dora no gozó de este privilegio.

Un tercer mensaje sería el de la igualdad de género:

Porque en la sociedad que el libro retrata, los papeles de hombres y mujeres siguen estando estratificados, como en el resto de países del mundo, pero hay maravillosas personas que dan oportunidad de futuro a las mujeres. Y que se alegran con su suerte, aunque a ellos no les toque.

Y junto a estos mensajes, el del amor: toda clase de amor, y también el de pareja, que la autora resuelve con un símil que esta vez sí voy a desvelar. Porque me resultó muy tierna la sensación que el niño experimenta cuando, en el cine, asiste a la proyección de ‘La Dama y el vagabundo’ de Disney y ve cómo los perrillos, tras comerse un spaghetti, unen sus morritos. En ese momento, él piensa en una niña que un día quedó prendada de unas zapatillas verdes; zapatillas que a él le gustaría poseer por si ella, así, también le mirara.

Todo ello regado con un lenguaje muy poético y con unas reflexiones del niño que incluso a veces nos hacen sonreír, como cuando Agni habla de la importancia de su familia. Todos ellos se dedican a funciones de limpieza: él en un taller de lavar ropa, su padre limpiando coches, su madre limpiando casas. ¿Cómo iba a vivir Bombay sin gente como ellos? Son los necesarios. Invisibles pero imprescindibles.

A la par, Agni es capaz de divertirse con muchas cosas, como con el sonido de las palabras, esas palabas unidas a cosas que ni siquiera ha visto. Sabe, por ejemplo, que en casa de la señora a la que su madre va a limpiar comen algo que se llama gambas, ¡que divertido! «“gam-ba”, suena alegre…»

En la segunda parte, una vez presentados los personajes y su historia, hay una trama que no podríamos llamar detectivesca, pero casi. En ella se produce un pequeño misterio que solo al final se resuelve.

El desenlace es rápido y en él llama especialmente la atención una cosa: el amor sin fisuras del niño hacia su hermana, quien, con su hermano mayor, otro personaje mágico, cierra el cómputo de la familia.

Este libro está ilustrado por Enrique Flores, que ha sabido entender tan bien el contexto, con esa portada de un niño casi invisible, como a veces se consideran los pobres. Está editado por Kalandraka, una editorial necesaria, y se lanza a la vez en castellano, catalán y gallego.

Gracias a la editorial, a Enrique Flores y por supuesto a Dora, aunque esta intervención tiene que ser cerrada por los sentimientos del mismo Agni, que, como nos dice Dora, sabe ganarle: «terreno a la melancolía a fuerza de soñar. Porque él no olvida ese primer gesto de libertad que consiste en imaginarse libre. Eso es algo que nada ni nadie puede quitarle. Es algo que ningún dinero puede comprar. Agni sigue adelante, mirando al cielo o al mar, donde siempre parece haber más espacio, donde todo parece respirar».

Rosalía Torrent

Xosé Ballesteros, Dora Sales y Rosalía Torrent en la presentación de "Agni y la lluvia"


Libros traducidos

Los poemas de Lorca ilustrados por Gabriel Pacheco ya se pueden leer en chino, o las últimas obras galardonadas con el Premio Internacional Compostela en francés y en griego. Son algunas de las traducciones que KALANDRAKA ha recibido en los últimos meses procedentes de la venta de derechos de los ‘Libros para soñar’ a otras lenguas.

También es posible encontrar libros de KALANDRAKA publicados en árabe, francés, alemán, estonio, esloveno, coreano o japonés, entre otros idiomas.

Esta dimensión internacional es fruto de la presencia de KALANDRAKA en las ferias más importantes del sector del libro que se celebran en el mundo. Precisamente, la conmemoración del Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil este domingo 2 de abril -fecha en la que cumple 19 años de trayectoria- coincide con el montaje del stand de la editorial en la Feria del Libro de Bolonia, el principal escaparate en el segmento de la literatura para niños y jóvenes.

Del 3 al 6 de abril, el stand de KALANDRAKA en Bolonia mostrará a editores, agentes, libreros, bibliotecarios y mediadores de todo el mundo su producción más novedosa, además de organizar actividades propias: firmas de libros con Gabriel Pacheco, Rebeca Luciani, Zuzanna Celej o André Neves, entre otros creadores; presentación en la libraría Trame del libro “Los tres cerditos” con los autores Xosé Ballesteros y Marco Somà; y ya fuera del marco de la feria, un encuentro formativo para educadores con el poeta Antonio Rubio, en el Instituto Municipal de Educación de Bolonia.

OTRAS ACTIVIDADES

Con motivo del Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil, KALANDRAKA ha programado más iniciativas en distintas ciudades: hoy viernes y mañana sábado habrá sesiones de cuentacuentos en la librería LIBROS PARA SOÑAR de Vigo, en la Galería Sargadelos de Santiago de Compostela en el marco de la XVII Campaña Municipal de Animación a la Lectura, en la libraría Abacus de Mataró y en el ESPACIO KALANDRAKA de Madrid.

Durante este mes de abril dedicado al libro y la lectura, el espacio cultural de KALANDRAKA en el Barrio de las Letras ofrecerá una exposición de las ilustraciones de Elizabeth Builes para el poemario “Arroz con leche”, con el que Natalí Tentori ha ganado el IX Premio Internacional Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños y Niñas. También acogerá un homenaje póstumo a la poeta Isabel Escudero con la cantautora Quesia Bernabé, que interpretará algunos de sus poemas

 


 

Libros traducidos a outras linguas

Os libros de autores galegos como Paula Carballeira, Pilar Martínez ou Pinto & Chinto xa se poden ler en chinés e alemán, ou en francés no caso do suízo afincado en Galicia Marc Taeger, ou o recente Premio Internacional Compostela de Álbum Ilustrado en grego. Son algunhas das traducións que KALANDRAKA foi recibindo nos últimos meses procedentes da venda de dereitos dos ‘Libros para soñar’ a outras linguas.

Mais tamén é posible atopar libros de KALANDRAKA publicados por editoras de Estonia, Eslovenia, Corea ou Xapón, entre outros países.

Esta dimensión internacional é froito da presenza de KALANDRAKA nas feiras máis importantes do sector do libro que se celebran no mundo. Precisamente, a conmemoración do Día Internacional do Libro Infantil e Xuvenil este domingo 2 de abril -data na que cumpre 19 anos de traxectoria- cadra coa montaxe do stand da editorial galega na Feira do Libro de Boloña, o principal escaparate no segmento da literatura para nenos e mozos.

Dende o 3 ao 6 de abril, o stand de KALANDRAKA en Boloña amosará a editores, axentes, libreiros, bibliotecarios e mediadores de todo o mundo a súa produción máis novidosa, ademais de organizar actividades propias: firmas de libros con Gabriel Pacheco, Rebeca Luciani ou André Neves, entre outros creadores; presentación na libraría Trame do libro “Os tres porquiños” cos autores Xosé Ballesteros e Marco Somà; e xa fóra do marco da feira, un encontro formativo para educadores co poeta Antonio Rubio, no Instituto Municipal de Educación de Boloña.

OUTRAS ACTIVIDADES

Co gallo do Día Internacional do Libro Infantil e Xuvenil, KALANDRAKA ten programadas máis iniciativas en distintas cidades: hoxe venres e mañá sábado haberá sesións de contacontos na libraría LIBROS PARA SOÑAR de Vigo, no ESPACIO KALANDRAKA de Madrid, na libraría Abacus de Mataró e na Galería Sargadelos de Santiago; esta última, dentro da axenda da XVII Campaña Municipal de Animación á Lectura.

Unha exposición de ilustracións e libros, sesións de contacontos, obradoiros de escrita creativa e de ilustración para escolares e xornadas formativas para o profesorado completan o programa da Campaña, que tamén abrangue a convocatoria do X Premio Internacional Compostela de Álbums Ilustrados, cuxo prazo de presentación de traballos rematará o 12 de maio e o fallo do xurado darase a coñecer na última quincena de xuño.


"Matilde": Sozapato (Kalandraka)

Inquieta y curiosa, la pequeña Matilde se asoma a hurtadillas al estudio de un artista y sale huyendo con uno de sus pinceles, con el que decide dibujar un dragón. Para su sorpresa -y la de los lectores- la criatura trazada salta de la pared y comienza a recorrer la ciudad hasta que se desentiende de la niña y empieza a cometer travesuras. Afortunadamente, el pintor aparece en el momento oportuno y de máximo suspense para ayudar a Matilde, restableciendo la normalidad.

Matilde” es una historia visual, sin texto escrito, que transcurre en una ciudad gris y aburrida, donde la gente camina cabizbaja y ajena a lo que sucede a su alrededor. La presencia del color -que adquiere un valor simbólico- se reduce a la figura de la protagonista, el taller del artista y los personajes que salen de sus pinceles, algunos de los cuales también habitan libremente en las calles.

Con una estudiada narrativa que compensa la ausencia de palabras, “Matilde” está estructurado en grupos de viñetas y en escenas a doble página, incluyendo representaciones de estilo cinematográfico propias del lenguaje de la banda diseñada, que refuerzan el carácter dinámico del relato.

Sofía Zapata Ochoa ‘Sozapato’ (Quito, 1984) presenta una historia actual evocadora de una antigua leyenda sobre un pincel mágico. “Matilde” trata sobre el poder de la imaginación y la creatividad; un poder incluso indómito, si quien lo maneja no sabe controlarlo. En este sentido, se aprecia un guiño al oficio artístico y al papel del maestro como guía. La obra, con un final abierto, no se agota en un primer acercamiento, sino que permite descubrir nuevos detalles y personajes de oculto protagonismo en sucesivas lecturas.

Sozapato es licenciada en Artes Plásticas por la Universidad Central de Ecuador, graduada en Diseño Gráfico en el Instituto Metropolitano de Diseño de Quito y ha completado su formación con un Máster de Libro Infantil Ilustrado en la Escuela i con i, en Madrid. Como ilustradora, ha trabajado con editoriales de Ecuador, Chile, Colombia y España. Ha ganado varios premios de dibujo, pintura y diseño. Su primer libro como autora, “Colorín colorado”, fue seleccionado para representar a Ecuador en la lista de honor IBBY 2014. También ha estudiado artes escénicas en el laboratorio Malayerba y en El Teatro del Cronopio, especializándose en teatro-clown. Actualmente forma parte del colectivo teatral español-ecuatoriano El Gran Ticlop.

Sofía Zapata Ochoa, 'Sozapato'

 

«El arte tiene la facultad maravillosa de evidenciarnos como seres humanos»

 

-KALANDRAKA: “Matilde” es el resultado de tu participación en un Master de Álbum Ilustrado. ¿Cómo ha resultado esa experiencia y en qué medida ha contribuido a la evolución de este trabajo desde su planteamiento inicial hasta su acabado?

-SOZAPATO: “Matilde” fue mi proyecto final del Master. Y aunque no terminé el libro en el tiempo que duró el curso, a través de los ejercicios propuestos por mi tutor, Gustavo Puerta,  y los ‘tips’ que recibí en clase, pude entender varios conceptos y resoluciones gráficas que, finalmente, me dieron las herramientas necesarias para terminar el proyecto sola.

-K: La idea de un pincel mágico del que surgen figuras que cobran vida ya tenía cierto recorrido en la literatura oral, escrita e incluso en el campo audiovisual. ¿Qué aporta “Matilde” desde el punto de vista creativo?

-S: Siento que el pincel mágico en “Matilde” es solo el pretexto para hablar de otro tipo de conflictos, quizá un tanto más complejos.  El juego y el color que se desprenden de este pincel, en realidad permiten evidenciar lo que no es mágico: la indiferencia, la rutina, la adultez mal entendida como amargura, el estatismo emocional… Y sin decir una sola palabra, esta historia aparentemente simple, pone en manos del lector reflexiones en varios niveles: ¿Qué representa el color? ¿Por qué algunos personajes son grises? ¿Por qué no pueden ver lo que está frente a sus ojos? ¿Quién es Matilde? ¿Por qué dibuja un dragón?… Hay varias pistas gráficas escondidas a lo largo de la historia, que sin dejar de ser divertidas e inesperadas, evocan nuevos y distintos análisis.

«Esta historia aparentemente simple, pone en manos del lector reflexiones en varios niveles. Hay varias pistas gráficas escondidas a lo largo de la historia que, sin dejar de ser divertidas e inesperadas, evocan nuevos y distintos análisis»

-K: Abundan los elementos fantásticos: desde la sombra con forma de dragón que Matilde proyecta de sí misma en el suelo antes incluso de que comience la historia -como una especie de ‘declaración de intenciones’ de lo que se encontrará el público en las páginas del libro- hasta los personajes ‘imposibles’ que habitan con el pintor y que deambulan por la ciudad, pasando por el propio dragón sobre el que gira la trama. ¿Qué metáfora visual representan?

-S: Creo que el arte tiene la facultad maravillosa de evidenciarnos como seres humanos y, a partir de esa premisa, empiezo a elaborar varios ejes narrativos en esta historia. El dragón, para mí, representa el primer impulso del ser humano que, sin ser “malo”, suele ser visceral, desbordante y torpe. Los personajes oníricos que habitan con el pintor y que sí pueden coexistir en el mundo, representan los impulsos más conscientes y reflexivos. En la escena en la que aparece el pintor en su estudio, si se pone atención, se puede encontrar el dragón (del pintor) capturado en lienzo; ya que él también fue niño inexperto y también tuvo que aprender a controlar su primer y alborotado impulso, como Matilde.

"Matilde": Sozapato (Kalandraka, 2017)

-K: En cuanto al manejo del color, a diferencia de otras obras tuyas en las que la paleta cromática es amplia, intensa y luminosa, “Matilde” sorprende por la sobriedad y el predominio de los tonos apagados excepto en el caso de figuras concretas que centran la atención en el desarrollo de la trama. ¿El valor simbólico del color en esta historia es tal vez lo que sustituye la comunicación convencional a través de las palabras?

-S: No necesariamente. Creo que la historia podría entenderse perfectamente si todos los personajes llevaran colores. Mi decisión de mantener una atmosfera gris fue para dar profundidad extra a la trama principal y, a partir de eso, incitar al niño/a a reflexionar sobre temas más íntimos. En este caso estoy hablando del juego, la curiosidad y la empatía, facultades que abundan en la infancia y que muchas veces, al “adultecernos”, dejamos de desarrollar, para entonces convertirnos en entes neutros, mimetizados en la apatía general.

«Estoy hablando de juego, curiosidad y empatía, facultades que abundan en la infancia y que, al “adultecernos”, dejamos de desarrollar para convertirnos en entes neutros, mimetizados en la apatía general»

-K: La estructura tan meditada de la obra, a través de una suerte de viñetas entre las que se van intercalando ilustraciones a doble página, también forma parte de ese lenguaje no-escrito que utilizas para contar la historia. ¿Qué predominaría más, la influencia del cómic, el lenguaje del cine, o ambos?

-S: Al no tener un texto que narre la historia de Matilde, por un tema netamente comunicacional, tuve que abordar varios tipos de lenguaje. Utilizar viñetas fue de gran ayuda para contraer el paso prologando del tiempo o varias acciones en un espacio reducido. El lenguaje del cine, en cambio, responde más a un tema estético y emocional. Sin embargo, cada decisión se tomó en función de realzar y focalizar la atención en la acción principal que, finalmente, lleva el hilo narrativo de la historia.

-K: Hay dos páginas en las que, aún utilizando la misma estrategia gráfica, el significado es opuesto: la escena en la que Matilde pierde el control del dragón está contada como a cámara lenta, mientras que la escena en la que el dragón hace de las suyas por la ciudad y su figura se multiplica en diferentes poses, parece contada a cámara rápida. ¿Es en detalles como estos donde más se evidencia la complejidad de la obra desde el punto de vista técnico, aunque la trama parezca aparentemente sencilla?

-S: Evidentemente, hay complejidad en la forma de narrar esta historia; pero más que en los detalles técnicos que ejemplificas (cámara lenta y rápida), está en la intención comunicacional que determinó dónde y cómo utilizar estos recursos. “Matilde” pretende ser un viaje íntimo, donde el niño/a pueda reconocerse en verdad, con sensaciones y experiencias vividas. Generalmente, cuando nos pasa algo malo tardamos en encajar  la situación (cámara lenta) y al contrario, cuando nos metemos en problemas casi no notamos el paso del tiempo (cámara rápida), antes de su consecuencia final.

«Matilde pretende ser un viaje íntimo, donde el niño/a pueda reconocerse en verdad, con sensaciones y experiencias vividas»

"Matilde": Sozapato (Kalandraka, 2017)

-K: También desde el punto de vista de la técnica y el estilo artístico, se aprecia en las ilustraciones que conviven trazos con distintos grados de ejecución: manchas de color en las hojas que cuelgan del estudio del artista, borrones en el peinado de la protagonista, líneas detallistas y buenos acabados en el rostro de otros personajes que transitan por la historia… ¿supone tal vez que en “Matilde” confluyen varios registros tuyos como ilustradora?

-S: Sí, pero son registros previamente decididos y pulidos para que habiten esta historia. Matilde tiene quizá lo más íntimo de mi experiencia como ilustradora; mis trazos más vulnerables.

-K: Del trabajo con el story-board o el guión previo en el proceso de elaboración, ¿resultan también efectos que tienen que ver con la creación de tensión narrativa, que imprimen emoción -e incluso momentos de peligro- en el desarrollo de la historia?

-S: Al inicio fue muy importante desarrollar un story-board, principalmente para organizar y visualizar el esqueleto de la historia. Sin embargo, a mitad del proceso, me permití reestructurar y cambiar el libreto tantas veces como lo sintiera necesario, testeando, a mi ritmo y al de Matilde, la historia que iba apareciendo entre mis manos. Gran parte de las decisiones que producen estos efectos de los que hablas (emoción y ritmo), las tomé conforme desarrollaba y confrontaba las imágenes. Estoy siempre abierta a la posibilidad de rehacer ilustraciones, cuantas veces sea necesario, en función de lograr una narración coherente.

«Estoy siempre abierta a la posibilidad de rehacer ilustraciones, cuantas veces sea necesario, en función de lograr una narración coherente»

-K: ¿Es correcta la contraposición entre el carácter pausado y reflexivo del veterano pintor frente a la actitud impulsiva y aventurera de quien se revela como aprendiz?

-S: Sí, claro. Matilde nos muestra la belleza de ser torpes y novatos, en el arte de descubrirse. Sin juzgamientos ni censura, esta historia muestra la locura atropellada (Matilde) y la fluidez pacifica (Pintor) de un mismo tópico; el arte.

-K: Hay un personaje ‘oculto’ cuya presencia los lectores pueden descubrir (o no, quizás algunos no se percaten hasta el final de que ha estado ahí, sin darse cuenta) que cobra protagonismo en el final abierto de la historia. ¿La capacidad de este libro para hacer volar la imaginación del público es una continuación del propio argumento, más allá de las páginas impresas?

-S: La intención es que después de leer este libro, el niño/a se descubra bombardeado/a de reflexiones y preguntas, lleno/a de elementos para completar y continuar su propia historia. El final abierto es solo una invitación explicita para este propósito; el de imaginar.

«Creo que hay una cosmovisión ecuatoriana particular que podría aportar en la forma de contar historias a nivel Iberoamericano»

"Matilde": Sozapato (Kalandraka, 2017)

-K: En “Matilde” hay muchos elementos vinculados al cómic, al cine, o que remiten a la animación. Sin embargo, además de tu faceta como ilustradora, has completado tu formación en el ámbito del teatro. ¿Es una cuestión vocacional o tiene que ver quizás con tu interés por las artes escénicas en un sentido global?

-S: Para mí, el teatro-clown es el deleite absoluto (mi sonrisa), mientras que el trazo plástico es mi cable a tierra (mi respiración); ambos, placeres inseparables e irreemplazables. Encontré el teatro por vocación, pero hoy en día estoy convencida de que es el complemento perfecto para la creación plástica. Creo que hay una relación simbiótica muy fuerte entre el artista y su producción artística, y que solo se puede dotar de real profundidad y emotividad a una obra de arte, en tanto y en cuanto el artista esté en permanente auto-descubrimiento. En lo personal, el teatro-clown me ha permitido ver mi existencia con una integralidad que asusta, y creo que eso aporta significativamente a mi trabajo plástico.

-K: Sobre el panorama de la ilustración o de la edición de literatura infantil-juvenil en Ecuador, ¿en que punto se encuentra en el contexto iberoamericano? ¿Y qué supone, en tu aún breve experiencia, haber logrado representar a tu país en la selección IBBY con el que fue tu primer libro?

-S: En el Ecuador hay propuestas interesantes de literatura infantil y juvenil, desde el texto y también desde la ilustración. Sin embargo, ha sido en estos últimos tres años cuando se han destacado varios nombres de autores ilustradores a nivel internacional y esto me encanta, porque creo que hay una cosmovisión ecuatoriana particular que podría aportar en la forma de contar historias a nivel Iberoamericano. Al ser un poco “desastrosa”, como Matilde, me resultó sorprendentemente extraño saber que mi primer intento de libro-álbum estaba representando a Ecuador en el International Board on Books for Young People (IBBY), pero finalmente asumí ese gran honor como un empujón de la vida, que me hacía saber, de alguna forma, que estoy en la dirección correcta y que sí puedo contar historias desde el formato del libro-álbum. Fue una noticia que me provocó muchas ganas de capacitarme más, descubrir nuevos trazos y nuevas formas de narrar para, en un futuro, intentarlo de nuevo; pero esta vez con más conciencia y pulcritud. Matilde es mi segundo intento y, más allá de si logro representar una vez más a mi país en el IBBY, estoy muy satisfecha con el resultado; siento que es un libro muy honesto.

«Europa y América latina constituyen culturas complementarias y es muy interesante poder tener canales de convergencia para nutrirnos mutuamente»

-K: La publicación de “Matilde” en KALANDRAKA amplía el abanico de ‘banderas’, al ser la primera autora ecuatoriana que se incorpora al catálogo de los “Libros para soñar”. ¿Qué experiencia previa tenías con respecto a la edición en el ámbito europeo y qué visión se tiene desde Ecuador de los “puentes artísticos” entre Europa y América, tan transitados por numerosos ilustradores e ilustradoras iberoamericanos que, al menos en España, son muy apreciados?

-S: Como la gran mayoría de ilustradores, he tenido que auto-educarme y, de hecho, siempre me he nutrido mucho del análisis de libro-álbumes europeos. Sin embargo, creo que hay una cosmovisión latina y andina, intrínseca en mí, que inevitablemente mixtura mi forma de contar historias y me ha permitido encontrar un lenguaje propio. Creo que Europa y América latina constituyen culturas complementarias y es muy interesante poder tener canales de convergencia para nutrirnos mutuamente. Para mí, Europa es la concreción y la elegancia, y América, la emoción y el juego… ¡me encanta pensar en las potencialidades de combinar lo mejor de ambos mundos!