“A veces íbamos juntas a la ciudad

y era una fiesta.

Yo,

abrigo de alas.

Mi abuela,

corona de higos…”

El idioma secreto” ha viajado también a la ciudad donde la autora de este poemario, María José Ferrada, pasó una etapa reciente de su vida ampliando su formación académica. Y en Barcelona, con la ilustradora de su libro, Zuzanna Celej, los versos de la obra ganadora del V Premio Ciudad de Orihuela de Poesía para Niños se enredaron entre las estanterías de La Central del Raval, anidaron en los bolsillos del público que asistió a la presentación, se detuvieron también ante los escaparates y se perfumaron con el aroma del Mediterráneo.


Poner en circulación relatos que se cuentan de manera oral, sean anónimos o no, fue el objetivo que unió la trayectoria profesional del editor José Manuel Mateo y del ilustrador Andrés Mario Ramírez Cuevas para comenzar a elaborar los libros que forman parte de la colección IdeaZapato, creada en 2010 en el sello editorial ObraNegra. Así surgieron títulos como “La verdadera historia de Juan Soldado, que metió al diablo en un costal”, “Prodigios y maravillas”, y los álbumes de pequeño formato “En este cuento”, “Peces sin pecera” y “El viaje del cordero, la cabra y el perro”, que han tenido una excelente acogida por parte de la crítica, al obtener varios premios en el marco de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil que se realiza en la Ciudad de México.

José Manuel Mateo explicó que está abierta una convocatoria a investigadores, divulgadores y escritores mexicanos para proponer la edición de textos de transmisión oral, a partir de un estudio o de un trabajo de campo previo, cuyo origen que se remonte desde el siglo XVII hasta la actualidad. Por su parte, el diseñador y profesor Andrés Mario Ramírez Cuevas convirtió su primera visita a la FIL de Guadalajara en una ocasión para juntar su talento artístico con su sentido del humor, convirtiendo a los participantes en la presentación en personajes de sus obras gráficas.

De dos creadores mexicanos, a dos chilenas. Del país anfitrión de la FIL, al país invitado. Del álbum ilustrado basado en la tradición impresa marginal y popular, a la poesía intimista y delicada. Del humor a la delicada observación de la naturaleza.

En la presentación de “El baile diminuto“, María José Ferrada hizo una serena reflexión sobre el contraste entre el ritmo apresurado de la vida actual, y la necesidad de detenerse para observar más cuanto nos rodea. La poesía nos proporciona esa pausa que nos permite descubrir lo más pequeño e insignificante que, como los insectos que habitan en el campo, poseen formas y colores fascinantes. Primero fue el grillo, y a este le sucedieron versos sobre otros seres diminutos que, juntos, conforman un poemario delicioso, lleno de musicalidad y sonoridad, con un sutil carácter lúdico. Bichos que al final del libro bailan juntos al ritmo del viento. La ilustradora Sole Poirot volvió a levantar piedrecitas y hojas para redescubrir a los protagonistas de estos versos, darles colorido y aspectos individualizados, dejándose llevar por la libertad creativa que le proporcionaba la poesía.


La Fundación La Fuente, de Chile, ha publicado -con la colaboración de Liberalia Ediciones- una amplia entrevista audiovisual con los editores de Kalandraka, Manuela Rodríguez y Xosé Ballesteros. La función de la imagen en el álbum ilustrado, la temática de los Libros para Soñar, iniciativas como la colección Makakiños para niños con necesidades educativas especiales, o la pervivencia del formato impreso frente al auge de la tecnología digital, son algunos de los aspectos comentados en el video, aderezado con portadas e ilustraciones de varias obras.

“Los letraheridos somos esas personas que, a cualquier lugar del mundo al que vayamos, si pasamos delante de una librería, nos paramos, es como si hubiera una atracción, nos gustan los libros”. (Evocando la figura de la editora, recientemente fallecida, Esther Tusquets).

“El libro es como una medicina que, si no va a curar del todo, si va a mitigar pesares”.

“Desde el punto de vista de la imagen, creemos que un niño puede ver todo, otra cosa es que a veces necesite un mediador, porque se hace preguntas sobre lo que ve y necesita alguien que le ayude a decodificar esa imagen”.

“Los niños no tienen prejuicios como nosotros, ni con el color, ni con las formas; lo único que pretendemos es mostrarles propuesta plásticas diversas para que entiendan que el mundo es diverso”.

“Existe una corriente ñoña y azucarada que tiende a no hablarles a los niños de cosas serias o importantes que tienen que ver con la vida, y eso es un reduccionismo”.

“La vida es un bosque y la literatura te va dando pistas”.

“La propuesta plástica está para ayudar en la educación visual y estética del niño, el álbum es un camino de cultura para que llegue a valorar y disfrutar del arte plástico de los grandes artistas, le va a ayudar a entender mejor cuando vaya luego al museo a ver a los artistas”.

“En el caso del cuento, la propuesta plástica es abierta, que le haga pensar al lector, que le permita imaginar, que cada uno pueda entender el personaje de manera diferente”.

“La colección Makakiños ha sido una apuesta por la integración real de los niños con autismo”.

“Todos podemos contar, es necesario querer contar, querer entregar la palabra”.

“El catalogo de una editorial que desee perdurar está repleto de pequeñas decisiones que se toman en un momento determinado, no vale cualquier cosa, un libro se puede publicar cuando emociona, o divierte, o aporta una mirada absolutamente original sobre algo que ya existía; si no aporta ninguno de esos tres requisitos, es prescindible”.

“El libro como objeto forma parte de los afectos. La importancia del objeto-libro, el cariño hacia objetos que hace propios, mucho mejor si están firmados por el autor o autora, no se puede comparar a lo efímero que puede ser el mismo contenido en un medio electrónico. Sabemos que ese es el futuro, pero vivimos en el presente y sabemos que aporta más a un niños un libro en papel, en cartón, en tela o en madera, que un libro electrónico”.

A partir de esa entrevista, la Fundación La Fuente -a través de su página web- ha recomendado la lectura de varios títulos del catálogo de Kalandraka, como “La historia de Erika“, “El pequeño conejo blanco” o “Frederick“.

Vuelan las plumas” es un programa de radio dedicado a la literatura y la cultura, que se emite desde hace casi 10 años en Radio Universidad de Chile, conducido por la periodista Vivian Lavín. Durante su estancia en el país andino, Manuela Rodríguez y Xosé Ballesteros pasaron también por los micrófonos de este prestigioso espacio de comunicación social, que a lo largo de su trayectoria ha sido galardonado por la Sociedad de Escritores de Chile, la Cámara Chilena del Libro y la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile.

“Fundamentalmente lo que hacemos es álbum ilustrado, y el álbum ilustrado es este tipo de libro donde el texto y la imagen están perfectamente cosidos y, como decía Maurice Sendak, no se le nota los hilvanes. Es un trabajo conjunto del autor y del ilustrador. Nuestro objetivo es que los niños toquen y conozcan temas muy diversos y puedan disfrutar de propuestas de ilustración diversas; porque en el fondo lo que entendemos es que estos libros le ayudan a entender que el mundo es muy diverso y eso es muy enriquecedor, y que poder disfrutar de tanta diversidad les va a ayudar a entender mucho mejor lo que está fuera: la vida con la que se van a encontrar, lo que habita en el bosque que está fuera de la casa, que es el bosque-ciudad en este caso, y también acercarse al mundo de la cultura porque a través de la educación visual y estética, de las imágenes, será más fácil para ellos llegar a entender el arte plástico de los grandes creadores”.

[Descargar AUDIO de la entrevista]

 


La Corporación Cultural Lo Barnechea ha sido otra de las paradas obligadas de los editores de Kalandraka durante su reciente estancia en Chile. El desarrollo y la difusión de las artes y la cultura son el objetivo de esta entidad sin ánimo de lucro, que apuesta de una manera especial por la promoción del libro y la lectura, principalmente entre el público infantil y juvenil. Los editores de Kalandraka participaron en dos encuentros intensos: en uno de ellos, con mediadores y personal del ámbito educativo, explicaron en qué consiste el proyecto de animación a la lectura de Kalandraka, que abarca acciones a través de los centros escolares, bibliotecas y librerías, y el hogar. Desde los cuentos de tradición oral, hasta los libros para primeros lectores, el intercambio de impresiones fue gratificante y enriquecedor.

Procedente de la isla de Chiloé, al sur del país Chile, un grupo de jóvenes se desplazó al Centro Cultural para asistir a una sesión de cuentos. También se empaparon de palabras los niños y niñas del barrio de Barnechea. Y con ellos, profesoras, bibliotecarias y narradores voluntarios de la Fundación Giracuentos, que visitan a los pacientes pediátricos de los hospitales. Historias como la de “Frederick” y su poética cosecha de rayos de sol, el abanico de colores que rodea al “Cocodrilo” de la colección “De la cuna a la luna“, o la misteriosa transformación de “Un bicho extraño“… Pequeños y mayores disfrutaron de esta sesión de narración oral, en la que la voz y el libro fueron el foco de atención.

Precisamente, la Corporación Cultural Lo Barnechea ha editado una guía de literatura, libros y lecturas para niños y jóvenes de la que forman parte algunos de los títulos incluidos en la sesión de cuentacuentos: “Catalina, el oso y Pedro“, “El pequeño conejo blanco“, “Hilderita y Maximiliano“, “Nadarín” y “Las estaciones” son algunas de las recomendaciones del catálogo de los Libros para Soñar de Kalandraka para lectores a partir de 3 años; “¿Quién ha visto las tijeras?” y “El nacimiento del dragón” (Faktoría K) figuran entre las propuestas desde los 6 años; “Frederick” y “La historia de Erika” configuran la selección a partir de 9 años.

Una veintena de expertos -entre los que se encuentran Carmen Lucía Benavides, Verónica Uribe, María Elena Cruz o Cecilia Henríquez- forman parte del comité de evaluación de Literatura Infantil y Juvenil del Centro Lector de Lo Barnechea, responsable de los contenidos.

“Porque el libro debe movilizar en todo sentido al lector: en su intelecto, en sus emociones, en sus espíritu, en su cuerpo. Debe conmoverlo, debe dejar una huella en él. Y eso se consigue brindando obras de alta calidad literaria y estética. (…) El libro debe sorprender, emocionar, conmover. Evitar ser didáctico y moralista. No olvidar que la buena literatura requiere esfuerzo intelectual, que es perfectamente compatible con el placer de la lectura”. (María del Pilar Echeverría, María José González, Constanza Ried, María Isabel Tenhamm, coordinadoras generales de la Guía).

[“Guía de literatura, libros y lecturas para niños y jóvenes Un libro, una huella“. Corporación Cultural Lo Barnechea, Santiago de Chile. 2012]


Hace más de diez años que los álbumes ilustrados de Kalandraka son conocidos por los lectores latinoamericanos. En las bibliotecas y escuelas de Brasil, México, Colombia, Argentina o Chile los lectores tienen acceso a los Libros para Soñar gracias al trabajo de difusión de los mediadores y, sobre todo, de las empresas de distribución que hacen posible este encuentro. Fruto de esa conversación permanente entre las “dos orillas”, el catálogo de Kalandraka se enriquece con la obra de autores e ilustradores latinoamericanos y se convierte en un verdadero lugar de encuentro. De ahí que la presencia en América del equipo editorial de Kalandraka sea cada vez más habitual.

En esta ocasión, Manuela Rodríguez y Xosé Ballesteros fueron invitados por Liberalia para realizar una serie de encuentros en Santiago de Chile. El objetivo era promover un diálogo con personas interesadas en los procesos de creación editorial y de animación a la lectura.

La directora de Liberalia Ediciones, Berta Concha, y su equipo, fueron los anfitriones y organizadores de una apretada agenda que se inició con una visita a la librería Prosa y Política, referente obligado cuando se habla de libros en Santiago de Chile. Allí, la directora de la librería, Paulina Méndez, recibió a los editores de Kalandraka y les presentó a su equipo.

Posteriormente se desarrolló un encuentro, abierto al público, en la librería Lea + del Centro Cultural Gabriela Mistral. En esta ocasión, la escritora María José Ferrada se encargó de entrevistar a los editores de Kalandraka ante una numerosa audiencia, con la presencia de autores, ilustradores, profesores, bibliotecarios, editores y mediadores de lectura.

La diseñadora gráfica Joanna Mora fue una de las asistentes a este acto en el que Xosé Ballesteros y Manuela Rodríguez tuvieron ocasión de exponer el origen del proyecto de Kalandraka, las claves de un catálogo -“interesante, arriesgado y hermoso”, como lo califica la diseñadora en su blog Canas Verdes– que fue madurando y que también tiene en la animación a la lectura su raíz y su esencia.

Desde que en 1998 surgieron los primeros títulos en gallego -adaptaciones de cuentos tradicionales- hasta que Kalandraka adquirió una dimensión plurilingüística con ediciones no solo en gallego y en castellano, sino también en catalán, euskera, portugués, inglés, y más recientemente también en italiano, el camino ha sido largo y complejo, con aciertos y errores.

“Lo que más me impactó fue su claridad, su conciencia de que los libros de hoy contribuirán a hacer a los ciudadanos del mañana. Hablaron de darles los valores, la inspiración necesaria para el futuro. También que, como decía Rilke, “la infancia es nuestra patria”, así que no importa si hablamos diferente idiomas o hemos vivido experiencias diferentes: todos tenemos como un referente nuestro mundo infantil!”. (Joanna Mora, blog Canas Verdes).

…Porque hasta contar un cuento memorable como el de “Frederick”, de Leo Lionni, puede emocionar desde al más pequeño al más mayor. O porque los libros -como en el caso de la colección Makakiños- también pueden superar barreras para que incluso las personas con discapacidades intelectuales, como autismo o disfasia, puedan disfrutar de la lectura de un relato de manera autónoma. O porque es posible acercársela -aún sin saber leer- a niños y niñas de cero a tres años, como ocurre en las sesiones especiales para bebés que organiza la librería Libros para Soñar.

El futuro, ante la tecnología digital, no tiene por qué presentarse oscuro y frío para los libros. Hay que confiar en la coexistencia entre los e-book y los libros impresos; al menos porque los Libros para Soñar de papel se pueden tocar, oler y besar.


KALANDRAKA participa este mes en la 22ª Feria del Libro Infantil y Juvenil de Buenos Aires, que se clausura este sábado 28 de julio. Forma parte del colectivo Libros para Atesorar que, junto con otras cinco editoriales independientes –Ediciones Iamiqué, Arte a Babor, Ediciones del Eclipse, Pequeño Editor y Libros del Zorro Rojo-, comparte un stand colectivo por el que están pasando lectores de todas las edades.

Por el rincón de los Libros para Soñar se acercaron también ilustradores como Istvan, que dejó su impronta gráfica en el panel de bienvenida.

Seguir leyendo