Esopo

La historia más difundida sobre sus orígenes sitúan su nacimiento en Frigia (actual Turquía) en torno al año 600 a.C. Se cuenta que fue esclavo de Janto de Samos, quien le otorgó la libertad, y que Creso de Lidia le envió a Delfos para consultar el oráculo. Molesto por la ambición de los habitantes de aquella ciudad, Esopo le devolvió al rey las riquezas que le había encomendado repartir a la población. En venganza, le acusaron de robar una copa consagrada a Apolo y la dieron muerte, precipitándole desde lo alto de una roca, una acción de la que se arrepintieron. El monje Máximos Planoudes publicó en el siglo XIV una semblanza de su vida con sus fábulas.